Canis lupus familiaris

“El mejor amigo del hombre”, como se le ha llamado, es uno de los animales domésticos más populares del mundo y probablemente el más antiguo de todos. Inteligente y generalmente dócil y afectuoso, vive en relación con el ser humano, al que acompaña desde hace miles de años. Es común en los hogares como mascota o animal de compañía, pero también se le aprovecha para la caza, la detección militar, la pesca, el control de roedores y como animal de tiro, entre otras actividades.

Todos los perros domésticos descienden del lobo gris (Canis lupus), la especie más grande de la actual familia de los cánidos, por lo que Canis lupus familiaris es una subespecie de Canis lupus. Algunas fuentes lo consideran una especie bajo el nombre científico Canis familiaris.

Orden: Carnivora
Familia: Canidae
Género: Canis

Descripción

La cría selectiva, y en general la intervención humana, produjeron (y seguirán produciendo) múltiples razas y tipos de perros domésticos con diferentes características físicas. La Federación Cinológica Internacional reconoce 400 razas puras de perros, que han sido creadas a lo largo de algunos cientos de años. No incluye los perros mestizos, híbridos o de ascendencia desconocida. De esta amplia variedad de razas se deriva la existencia de características físicas, sobre todo externas, muy variadas.

A grandes rasgos, los perros son mamíferos de patas ligeramente largas, cuerpo relativamente alto, 6 pares de mamas en las hembras y cola cilíndrica en cuya base se localiza una glándula odorífera que puede despedir un tenue olor. El perro más pequeño registrado perteneció a la raza Yorkshire terrier, que medía 6.3 centímetros de altura hasta los hombros y pesaba apenas 113 gramos, mientras que el más grande del que se sepa es un Gran danés de 106.7 centímetros hasta los hombros. La más pequeña raza de perro es la raza Chihuahua.

Canis lupus familiaris

Los perros tienen sentidos muy desarrollados; su olfato y oído son excelentes y tienen un papel elemental en su relación con el ambiente y con los demás seres vivos. El olfato es su principal sentido pues es el más desarrollado al tener en las cavidades nasales unas 220 millones de células olfativas. El tejido epitelial que recubre los huesos turbinales secreta una mucosa que retiene las partículas inhaladas, lo que contribuye a su alta capacidad olfativa. En comparación con el hombre, su olfato es más de 1,000 veces más agudo. Asimismo, su capacidad auditiva es unas 4 veces más desarrollada que la del hombre, al detectar sonidos de hasta 40 kHz. La forma y la orientación de sus orejas le ayudan a localizar el origen de los sonidos. Desde luego, algunas razas tienen oído y olfato ligeramente más desarrollados que otras.

La Federación Cinológica Internacional reconoce 400 razas puras de perros, que han sido creadas a lo largo de algunos cientos de años.

Distribución y hábitat

Canis lupus familiaris o Canis familiaris se distribuye en todo el mundo, excepto en las regiones más frías del hemisferio norte y en la Antártida, debido a la falta de alimentos y agua o de seres humanos que le provean comida. Puede vivir en muchísimos hábitats terrestres y prosperar en hogares; normalmente, aunque se le encuentre viviendo en calles o en sitios relativamente poco habitados, está asociado con el hombre.

Origen

El origen del perro doméstico es complejo y aún se estudia. Se estima que los primeros perros fueron domesticados hace entre 10,000 y 12,000 años o hasta 15,000 años y que sus antepasados, lobos grises, vivieron en regiones continentales del hemisferio norte, incluida Norteamérica y la región paleártica. Estudios genéticos sugieren que el lobo gris, el lobo de Taymyr (extinto) y el perro se separaron hace unos 27,000-40,000 años, posiblemente cuando el ser humano quizá era aún cazador-recolector. Asimismo, algunos científicos creen que todos los cánidos domésticos y salvajes pudieron compartir un ancestro en común con el lobo del sureste asiático.

Ahora bien, ¿por qué el ser humano decidió domesticar a un cánido? Hay muchas hipótesis. Los antepasados del perro pudieron ser los primeros en acercarse al hombre, atraídos por la comida (hay que recordar que los lobos y en general los cánidos, tienden a comer tanto alimentos de origen animal como algunos de origen vegetal), o bien, el hombre pudo capturar primero cachorros de lobo al encontrarlos agradables y mantenerlos como mascotas, hasta que con el paso de los años y por medio de la cría selectiva, los animales perdieron algunas de sus características salvajes y se habituaron a la vida junto con las personas. Al mismo tiempo, estas encontraron utilidad a sus habilidades de caza y los mantuvieron consigo a través del tiempo, por lo que prácticamente se separaron de los lobos y adquirieron los rasgos tanto físicos como psicológicos de un perro.

Si los lobos se acercaron primero al hombre, debieron ser audaces pero no agresivos, de otro modo los humanos los hubieran alejado como aleja a los leones o los tigres. Eventualmente, aprendieron leer los gestos humanos.

Se le considera carnívoro, y en algunas ocasiones omnívoro, debido a su capacidad para adaptarse a una dieta muy diversa.

Alimentación

La dieta de un perro doméstico incluye carne de mamíferos, aves, peces y otros tipos de animales, así como semillas, granos, frutos secos, verduras y frutas; sin embargo, es poco común que consuma materia vegetal. A menudo se le considera carnívoro, y en algunas ocasiones como omnívoro, debido a su capacidad para adaptarse a una dieta muy diversa.

Las personas suelen alimentar a los perros con comida seca, carne cruda y alimentos húmedos. La mayoría de la comida seca consiste en productos comerciales, generalmente en forma de croquetas, o en una forma húmeda y suave. Su dieta debe ser adecuada para su tamaño, su raza y sus actividades; debe contener principalmente proteínas, carbohidratos, grasas y agua. Hay que tomar en cuenta que un cachorro necesita el doble de proteínas que los adultos.

Alimentos que no deben ser ofrecidos a los perros son las cebollas, el chocolate y el queso mohoso, pues son ser perjudiciales para su salud a corto o largo plazo.

Comportamiento

A miles de años de su domesticación, aún comparte muchos rasgos de comportamiento con el lobo gris. Por ejemplo, es territorial y, si vive en manada, mantiene una jerarquía social en la que solo hay un líder, el cual es elegido mediante una lucha física. Marca su territorio con orina en rocas, árboles, postes y otros objetos, y puede gruñir o atacar si algún otro perro (o animal) osa acercarse a sus dominios. Al igual que los lobos entierran comida, los perros entierran huesos y juguetes.

Su comunicación es compleja, pues usa los sonidos, los olores y las posturas con diferentes fines. Su postura indica su estado de ánimo; por ejemplo, si su pelo está erizado, su nariz arrugada, gruñe y muestra los dientes, está en una posición de amenaza ofensiva, pero si la parte delantera del cuerpo está baja y levanta la trasera, intenta invitar al juego. Su comunicación vocal se basa en la emisión de sonidos como ladridos, chillidos y gruñidos.

Por lo regular, puede estar activo en el día y en la noche, pero no es un animal nocturno.

Características de los perros.

Reproducción

Los perros son mamíferos placentarios cuyas crías se desarrollan en el útero de la hembra. Es frecuente que su reproducción esté manipulada por el hombre, es decir, que este decida con qué frecuencia puede aparearse, con qué perro e incluso si se aparea o no, ya que puede castrarlos. Por naturaleza, alcanzan la madurez sexual en torno a los 6-12 meses de edad, y entonces las hembras experimentan 2 ciclos de celo 2 veces al año. Los machos que viven de forma independiente pueden competir por las hembras disponibles.

El período de gestación dura entre 58 y 68 días, es decir, aproximadamente 9 semanas, tiempo después del cual la hembra da a luz una camada de 3 a 8 crías, aunque el número puede ser mayor o menor según la raza, la edad u otro factor. La madre cuida pacientemente a sus cachorros, y los alimenta con leche materna. A los pocos días ella es capaz de reconocerlos a todos y darse cuenta si le falta uno. A los 15-20 días de edad, los cachorros abren los ojos, empiezan a oír y a reaccionar a lo que sucede a su alrededor.

Entre los 21 y los 70 días después del parto, los cachorros ya se mueven y trasladan solos, y la madre puede comenzar a destetarlos, antes de lo cual les ofrece alimento predigerido. Los cachorros de perros domésticos que viven en manadas son cuidados por todos los miembros de la misma.

Algunas se extinguieron, tales como el mastín de los Alpes.

Amenazas y conservación

Canis lupus familiaris no está amenazado, pero sí puede convertirse en presa de animales salvajes como lobos, coyotes y chacales. Algunas razas son menos abundantes que otras, y de hecho, algunas se extinguieron, tales como el mastín de los Alpes.

Hay en la actualidad programas y actividades que buscan la defensa de los cánidos, especialmente aquellos que viven en las calles, los que son maltratados, los que se crían para usarlos en actividades como las peleas de perros y hasta los cuales se matan para su consumo. Su protección resulta importante al ser animales domesticados y en gran parte dependientes del hombre.

Razas de perros.

Relación con el hombre

En la cultura actual, sobre todo occidental, el perro es un animal de compañía que encaja perfectamente en los hogares. No suele ser agresivo ni representar un peligro para los niños; en cambio, puede ser cariñoso, noble y leal, y procurar muchos momentos de felicidad a las personas. El vínculo hombre-perro llega a ser tan cercana, que puede ser prácticamente un miembro de la familia.

Además de su papel como compañero o amigo, el perro puede entrenarse para ejecutar tareas específicas, como el pastoreo y la caza, asistir en actividades militares y policiales, participar en espectáculos deportivos o de espectáculos, etcétera. Comer carne de perro se considera tabú en gran parte del mundo occidental, pero se hace en algunas partes de países como China y Corea del Sur.

En las últimas décadas los perros han sobresalido como guías para personas con discapacidades visuales y en las terapias asistidas con animales. Se cree que estar en contacto cercano con un perro puede mejorar el ánimo y la salud de las personas, si bien las investigaciones acerca de estos beneficios aún están en proceso.

 

 
Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Dog

http://news.nationalgeographic.com/news/2013/03/130302-dog-domestic-evolution-science-wolf-wolves-human/

http://animaldiversity.org/accounts/Canis_lupus_familiaris/

http://animals.nationalgeographic.com/animals/mammals/domestic-dog/

https://en.wikipedia.org/wiki/Origin_of_the_domestic_dog

https://en.wikipedia.org/wiki/Gray_wolf

http://www.biokids.umich.edu/critters/Canis_lupus_familiaris/

Vincent M. Degiovine. (2012). Dogs: Biology, Behavior, and Health Disorders. Nova Science Publishers.

Marc Bekoff . (2009). Encyclopedia of Animal Rights and Animal Welfare: Second Edition. Greenwood Press.