Carica papaya

La planta de la papaya, también llamada papayo, mamao o árbol del melón, es originaria de América. Su fruto tiene múltiples nombres: papayón, papayo, melón papaya, mamón, lechosa, melón de árbol y fruta bomba, entre otros.

Orden: Brassicales
Familia: Caricaceae
Género: Carica

Descripción

La planta de la papaya es un árbol siempreverde con un solo tallo delgado que oscila entre los 8 y los 30 centímetros de diámetro, y sin ramas, a menos que la corteza sea dañada. Se caracteriza por su corta altura: generalmente, de 3 a 6 metros, pero puede alcanzar los 10 metros. Dado que se le considera un árbol, es correcto llamar tronco a su tallo no leñoso. Así pues, este es hueco por dentro, color verde o ligeramente malva o grisáceo, y con cicatrices causadas por la posición de las puntiagudas hojas  sobre él.

Tiene hojas amplias y palmeadas con 7 o hasta 9 lóbulos; miden entre 50 y 70 centímetros de diámetro y poseen un peciolo de 0.3 a 1 metro de longitud. Estas hojas son perennes, es decir, aunque se caen cada 4-6 meses vuelven a salir a lo largo del año, por lo que la planta nunca queda libre de ellas. Su color es verde amarillento o bien completamente amarillo. Tanto las hojas como el tallo liberan una sustancia blanca cuando son lesionados.

Características de la papaya.

Flores del papayo.

Sus pequeñas flores tienen 5 pétalos cuya superficie es de textura cerosa, y despiden una fragancia muy sutil. Algunos árboles son dioicos: poseen flores masculinas que crecen en ramas largas, pequeñas, con estambres y un ovario vestigial, y flores femeninas, más largas y sin estambres. Otros son monoicos con flores hermafroditas que nacen en tallos cortos, pero también hay otros tipos de monoicos con flores hermafroditas y flores femeninas. Los frutos son ovalados y crecen solos o en grupos pequeños. La suave carne anaranjada, rosada o amarilla está protegida por una piel cerosa, generalmente anaranjada o amarillenta.

La papaya es el cuarto cultivo tropical de mayor producción.

Distribución

No se sabe exactamente de dónde es oriunda la papaya, pero se cree que el sur de México o Centroamérica pudieron ser su cuna. Posteriormente se extendió hacia Sudamérica. Los españoles llevaron la planta a las islas del Caribe y España, y en los años siguientes se introdujo en el resto de Europa y en varias islas del Pacífico. Llegó a Asia en el siglo XVIII.

Es una planta que en la actualidad se cultiva en la mayoría de los países tropicales y en muchos subtropicales, ya sea por sus frutos o como elemento ornamental. En estado silvestre crece en bosques tropicales. La papaya es el cuarto cultivo tropical de mayor producción. Entre los productores más importantes de esta fruta están México, India, Brasil, Indonesia y Nigeria.

Reproducción y variedades

El árbol puede florecer durante todo el año en las regiones cálidas, pero en zonas de clima frío el florecimiento ocurre frecuentemente durante verano o a finales de primavera. Las plantas con flores hermafroditas, que corresponden a las variedades cultivadas, se autopolinizan, pero otras en estado silvestre son dioicas. Esto significa que algunos individuos son solo machos o solo hembras, debido a que poseen flores de un solo sexo. La polinización puede producirse por el viento o los insectos. Si la planta es dioica, es necesario que esté cerca de otras para garantizar su polinización.

Variedades de la papaya.

Papaya – Carica papaya.

La reproducción por semillas es el método más usual entre los cultivadores de papaya, pues aquellas son resistentes y germinan rápido: entre 12 y 28 días después de ser sembradas, a un clima de unos 22 ºC. La planta también puede propagarse por esquejes. Entre las variedades más populares están “Solo”, “Maradol”, “Waimanolo Solo” y “Higgins”; esta última es comercialmente famosa.

Usos

La planta de papaya es cultivada por sus frutos, pero también se aprovechan sus hojas, savia y las semillas. La papaya contiene una enzima llamada papaína que mejora la digestión de las proteínas; de hecho, suele recomendarse su consumo para aliviar molestias digestivas, y las hojas y semillas pueden ayudar a eliminar parásitos intestinales. Por su capacidad para degradar tejidos muertos, se usa en las cirugías para disolver astillas de rupturas vertebrales de disco. La papaína de las hojas frescas y los frutos verdes se usa comercialmente como ablandador de carnes, como ingrediente de algunos tipos de goma de mascar, para el control de termitas, para aclarar la cerveza y para evitar que la lana y la seda se encojan. Además, con la pulpa procesada se elaboran muchos tipos de productos cosméticos para hidratar la piel y mejorar su aspecto, desde cremas faciales hasta champús.

Información sobre la papaya.

Semillas de papaya.

La papaya contiene una enzima llamada papaína que mejora la digestión de las proteínas.

La papaína no es el único elemento valioso de la papaya. Es una fuente excelente de vitamina C, vitamina A, folato, calcio, magnesio y potasio, y es más rico en potasio que el plátano. También contiene importantes cantidades de hierro y cobre; en contraste, es pobre en sodio. Por lo regular se consume fresca, sola o en ensaladas, pero puede agregarse a postres y platillos. Las semillas son comestibles y tienen un sabor picante, parecido al berro o a la mostaza. En algunos países estas semillas se usan como condimento de platillos.

El látex blanco que sale de los tallos y los frutos verdes puede causar irritación o dermatitis, así que es preferible manejarlos con mucho cuidado.

Amenazas y conservación

Carica papaya es una planta relativamente resistente y que puede crecer sin recibir grandes cuidados. No se encuentra globalmente amenazada; aun así, no es inmune a las enfermedades provocadas por organismos como los hongos, las bacterias y las orugas. Es un poco más susceptible a infecciones por virus, como el virus de la mancha anular. Asimismo, puede padecer la podredumbre de la raíz, antrocnosis y enfermedades por nematodos. El riesgo aumenta si la planta vive en condiciones de mucha humedad y frío.