La palma datilera

Phoenix dactylifera

Información y características

Existe una leyenda que dice que fue la palma datilera, y no la manzana como comúnmente se piensa, el árbol del conocimiento del bien y el mal que se menciona en la Biblia.

Phoenix dactylifera es una de las plantas de más antiguo cultivo en el mundo; hay registros de que ya se cultivaba en 4,000 a. C. y que se utilizó en la construcción de templos y casas de las culturas sumeria, acadia y babilónica.

Orden: Arecales
Familia: Arecaceae
Género: Phoenix

Descripción

Esta es una planta monocotiledónea de hasta 21-23 metros de altura, con uno o varios tallos que comparten un sistema de raíces y no una raíz principal. El tallo no presenta tejido leñoso, es decir, no se trata de un tronco duro como el de las secuoyas o los manzanos, pero es lo suficientemente fuerte como para sostener toda la palma. La corteza del tallo es fibrosa y exhibe un patrón en espiral.

Tiene hojas rígidas muy largas, de 4 a 6 metros de longitud, cada una con unos 150-200 folíolos de unos 30 centímetros de longitud, de color verde grisáceo y con espinas en su tallo. Las hojas superiores suelen apuntar en dirección hacia arriba, pero las inferiores tienden a curvarse hacia abajo.

Las inflorescencias masculinas y femeninas exhiben coloraciones blancas a amarillentas. La masculina es más grande y más fragante. El fruto, llamado dátil, es una baya ovalada o de forma cilíndrica de 3 a 7 centímetros de largo y alrededor de 3.2 centímetros de diámetro, con una sola semilla. Conforme madura adquiere un tono marrón o naranja oscuro. Es muy rico en azúcares y agua.

La palma datilera - Phoenix dactylifera

Distribución

Es posible que haya tenido origen en una región cercana a lo que hoy es Irak, en torno a la Península Arábiga, el noroeste de la India y el Golfo Pérsico, al norte de África. La dificultad de determinar su área de distribución natural reside en el hecho de que su cultivo se haya extendido a varias partes del oriente desde hace miles de años atrás. Actualmente crece casi sin cuidados en el sur del Medio Oriente y en la región del Sahara, pero se cultiva en muchas partes de Asia, en el sur de Estados Unidos, en las islas Canarias, la zona norte del Mediterráneo, en el norte de México y en algunas islas de África, el Caribe y el Pacífico. En 2009, los principales productores de dátiles fueron Egipto, Irán y Arabia Saudita.

Crece en suelos fértiles y bien drenados, preferentemente en sitios con amplia exposición solar. Tiene buena tolerancia a la sal, por lo que puede crecer en zonas cercanas a las costas.

Reproducción y variedades

Es una angiosperma dioica, así que las inflorescencias masculinas y femeninas crecen en plantas diferentes. Puede ser polinizada naturalmente por el viento, pero los cultivos suelen ser polinizados a mano y propagados mediante esquejes (gajos de plantas que pueden producir raíces) o semillas. Las palmas datileras cultivadas por esquejes producen frutos unos 2 o 3 años antes que aquellas a partir de semillas.

Existen cientos de variedades de la palma datilera, pero existen 3 grupos principales de cultivares: suave, semiseco y seco. Por mencionar algunas variedades, se tiene a “Thoory” (seco), “Dayri” (semiseco) y “Medjool” (suave).

Usos

De Phoenix dactylifera se usan principalmente los frutos, la corteza y las hojas. Estas dos últimas proporcionan material para la construcción de casas y cercas; las hojas se usan para el Domingo de Ramos en el contexto del cristianismo y a veces se cocinan  y consumen como si fuera un vegetal. Las flores también pueden ser consumidas, mientras que con la savia se prepara azúcar de palma y hasta bebidas alcohólicas.

Por su sabor y su contenido en nutrientes, los dátiles son el producto más preciado de la palma. Se pueden comer frescos, en conservas, en mermeladas y en una gran variedad de postres. Han sido un alimento muy importante para los pueblos de Medio Oriente y para aquellos que viven alrededor de los oasis. El dátil se compone de un 70 por ciento de carbohidratos y un 15-30 por ciento de agua, además de ser una rica fuente de potasio, hierro y calcio.

Amenazas y conservación

No ha sido clasificada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) pero se sabe que sus amenazas más frecuentes son las infecciones por hongos y las plagas a partir de otros microorganismos. Hasta el momento, la planta no se considera amenazada ni ha sido objeto de medidas especiales de conservación.