Tremarctos ornatus

El oso de anteojos es un úrsido poco común, pues es la única especie de oso nativo de Sudamérica, y además, es el segundo mamífero más grande de esta parte del continente. Su rasgo más característico es el patrón de color alrededor de sus ojos, que puede asemejarse a unos anteojos.

También se le conoce como oso andino, oso sudamericano, oso frontino, jukumari, ukuku y ucumari, entre otros nombres.

Orden: Carnivora
Familia: Ursidae
Género: Tremarctos

Descripción

Tremarctos ornatus es un oso de tamaño mediano y constitución robusta. Presenta dimorfismo sexual, ya que los machos superan en tamaño a las hembras y pueden ser el doble de pesados que ellas. La longitud cabeza-cuerpo es de 120 a 200 centímetros, la altura hasta los hombros es de 60 a 90 centímetros y la longitud de la cola oscila alrededor de apenas 7 centímetros. Los machos pesan entre 100 y 200 kilogramos, y sus contrapartes femeninas registran 35-82 kilogramos.

Los individuos de la especie tienen una cabeza redondeada y un hocico más corto que el de otros úrsidos. Sobre la cabeza se encuentran dos orejas redondeadas y pequeñas, y posee un corto cuello grueso. De las 4 patas, las delanteras son más largas que las traseras; esto les permite escalar árboles con mucha eficacia. Su postura es plantígrada, puesto que caminan apoyando su peso en las plantas de los pies y no en los dedos.

El oso de anteojos “viste” una capa de pelaje color marrón o negro, que puede ser rojizo. Como su nombre sugiere, cuenta con marcas de color claro en forma de anillos alrededor de los ojos, que en algunos casos se extienden hasta el cuello y el pecho.

Características del oso de anteojos.

Oso de anteojos – Tremarctos ornatus.

Distribución y hábitat

Es endémico de los Andes tropicales y nativo de Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela. Su rango geográfico abarca toda la cordillera de los Andes desde el oeste de Venezuela hasta el noroeste de Argentina. Ha habido informes de su presencia en Panamá, pero hasta el momento no se ha confirmado.

Muy adaptable, el oso de anteojos prospera en muchos tipos de hábitats terrestres, desde 250 a 4,750 metros de altitud. La lista de hábitats de la especie incluye matorrales desérticos, bosques de niebla, pastizales de alta montaña, bosques secos, desiertos costeros, estepas y páramos. Es posible que se desplace de un tipo de hábitat a otro según la temporada del año, pero no se sabe a ciencia cierta por qué.

Más del 90% de su dieta se compone de materia vegetal y solo un 5-7% de carne.

Alimentación

Aunque puede considerarse el segundo carnívoro más grande de Sudamérica (después del jaguar), en vista de que pertenece al orden Carnivora, en realidad más del 90 por ciento de su dieta se compone de materia vegetal y solo un 5-7 por ciento de su alimentación se basa en carne. Por ende, su dieta es omnívora, y prefiere consumir frutas y plantas suculentas, especialmente de las familias Bromeliacea y Arecaceae.

Entre sus alimentos más comunes se cuentan cactus, maíz, corazones de bambú, frutas caídas, pecíolos de palmas, plantas del género Espeletia, caña de azúcar, miel, orquídeas, musgos, corteza de árboles, aves, insectos, roedores y hasta carroña. Hay que considerar que sus hábitos alimenticios cambian según la disponibilidad de los recursos en su hábitat.

El oso andino tiene un importante papel ecológico, pues funge como esparcidor de semillas a partir de su consumo de frutas y la expulsión de aquellas a través de sus heces.

Comportamiento

Es tímido. Ante un encuentro con un depredador, huye y escala un árbol.

Tremarctos ornatus es una especie mayoritariamente solitaria, si bien las madres conforman un pequeño grupo social junto con sus crías. Además, se ha visto unos pocos individuos alimentándose juntos, pero esto parece ser resultado del encuentro de un sitio abundante en alimentos y no de la cooperación. De hecho, se piensa que estos osos prefieren andar solos para evitar la competencia por los alimentos.

Muestra hábitos marcadamente arbóreos: pasa mucho tiempo sobre los árboles, en donde construye nidos o plataformas de palos y ramas para descansar y desde donde puede acceder a fruta madura. Puede ser nocturno, pero algunos son más diurnos o crepusculares. En realidad, su patrón de actividad parece variar en función de su distribución; por ejemplo, los osos de anteojos de los desiertos de Perú tienden a descansar durante el día, mientras que en los bosques nublados son activos de día o de noche y los osos de Bolivia son exclusivamente diurnos.

Es apacible y tímido por naturaleza. Ante un encuentro con un depredador, su primera reacción es huir y escalar un árbol para ponerse a salvo. No hiberna.

Datos sobre el oso de anteojos.

Reproducción

Es durante la época de reproducción que se puede ver juntos a individuos maduros. Estos osos alcanzan su madurez sexual entre los 4 y los 7 años de edad, según observaciones de ejemplares cautivos. Macho y hembra pueden aparearse en cualquier época del año, aunque la mayor actividad reproductiva se registra en abril y junio. Antes de la cópula, el macho sigue a una hembra receptiva y después ambos permanecen juntos durante un lapso de 1-2 semanas, durante el cual se aparean varias veces.

Típicamente, una hembra da a luz una camada de 2 crías, pero a veces nacen 3 oseznos después de un período de gestación de 5.5-8.5 meses. La madre los alimenta con leche materna y generalmente comienzan a consumir alimentos sólidos justo en la temporada en que la fruta madura está lista.

Se estima que las crías permanecen con su madre un año, y después se independizan.

Amenazas y conservación

Estado de conservación:
“Vulnerable”.

El oso de anteojos aparece como especie “Vulnerable” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Es, por lo tanto, una especie amenazada debido a factores como la destrucción y fragmentación de su hábitat, la caza furtiva y la falta de conocimiento sobre él. Subyace un conflicto entre ellos y los seres humanos: cuando consumen los cultivos o los animales domésticos, los enojados dueños de las tierras toman represalias y los cazan; esto es un problema que resulta de la ocupación del hábitat natural de los osos.

Muchos osos de anteojos viven en áreas naturales protegidas, como reservas o santuarios, pero algunos son demasiado pequeños o están aislados entre sí. La CITES prohíbe su comercio internacional, pero aún falta hacer un trabajo más intenso de concienciación que contribuya a la comprensión de la especie.

 

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Spectacled_bear

http://www.iucnredlist.org/details/22066/0

http://www.arkive.org/spectacled-bear/tremarctos-ornatus/video-08d.html

http://animaldiversity.org/accounts/Tremarctos_ornatus/

http://wwf.panda.org/about_our_earth/species/profiles/mammals/spectacled_bear/

http://animals.sandiegozoo.org/animals/andean-spectacled-bear