Órganos de los 5 sentidos

Nuestro cinco sentidos funcionan gracias a los órganos encargados de recibir la información que irá hacia el cerebro. Los órganos de cada sentido contienen receptores sensibles a los estímulos que enfrentamos día tras día. Los sentidos funcionan a partir de unidades que comprenden un órgano receptor u órgano terminal periférico.

Los impulsos nerviosos viajan a través de los axones neuronales por el sistema nervioso de manera instantánea, lo que nos hace reaccionar velozmente o incluso, responder involuntariamente, lo que se conoce como reflejo.

Órganos sensoriales

Los antiguos filósofos como Aristóteles llamaban a los sentidos humanos “las ventanas del alma” y este mismo fue quien describió los cinco sentidos que hoy conocemos. Aunque el órgano principal de todos los sentidos es el cerebro, cada uno cuenta con sus órganos especializados.

Los receptores son grupos de células especializadas que detectan cambios en el entorno y los convierten en impulsos eléctricos. Estos cambios también son llamados estímulos. Los órganos receptores son localizados en órganos de nuestros sentidos, como ojos, mucosas, oídos y piel. A estos se les llama exteroreceptores.

Sistema sensorial humano.

Desarrollo de los órganos sensoriales.

Los interoceptores se encuentran en el organismo, es decir, en el interior de cuerpo y recubren la membrana mucosa de los tractos respiratorio y digestivo. Estos son estimulados por movimientos de las vísceras, razón por la que también se le llaman visceroceptores.

Por último, los propioceptores informan al organismo sobre la posición muscular y los movimientos. Estos receptores se adquieren principalmente a partir de la entrada de terminales sensoriales en músculos y tendones y la cápsula fibrosa de las articulaciones combinada con la entrada del aparato vestibular.

Ya vimos que los receptores pueden ser exteroreceptores, interoceptores o propioceptores, pero los receptores también se clasifican de acuerdo a los estímulos que los sensibilizan. Por ejemplo:

Los quimiorreceptores son células receptoras sensoriales especializadas que se activan con estímulos químicos encontrados en el ambiente y generan una señal biológica. Estos estímulos pueden ser tanto externos como internos. Los sentidos del gusto y el olfato son los que más los representan.

Los mecanorreceptores son otro tipo de clasificación que puede involucrar al tacto y el oído. Cuatro tipos principales de mecanorreceptores son especializados para proporcionar información sobre el tacto, la presión, vibración y tensión cutánea al sistema nervioso.

Los fotorreceptores son los más conocidos y estos reaccionan ante la luz y las radiaciones. La capa externa de nuestra retina y la de todos los vertebrados está constituida por fotorreceptores sensibles a la luz y pueden ser de dos tipos: conos y bastones.

Vista

Órganos de la vista.

Los ojos son los órganos de la vista encargados de la recepción de los estímulos visuales y las células de la retina forman el sistema sensorial del ojo. Sin embargo, cada globo ocular está conformado por varias partes que permiten la observación e interpretación.

Las partes más destacadas de un ojo son la córnea, el iris, la retina y el nervio óptico, pero estos son acompañados también por la pupila, la conjuntiva y la mácula lútea.

La córnea es la capa esclerótica y transparente que se encarga de proteger el ojo y de controlar el enfoque y la entrada de luz.

El iris es quien muestra el color de nuestros ojos y se dilata o contrae alterando la pupila para controlar la cantidad de luz ingresada, similar a la función del diafragma de una cámara fotográfica.

El cristalino es un disco transparente que enfoca la luz sobre la retina.

La retina es el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo y que contiene dos tipos de células fotorreceptoras.

El nervio óptico contiene millones de fibras nerviosas que transmiten los impulsos eléctricos enviados de la retina, y los transmite a la corteza visual, que es la parte cerebral responsable de nuestra vista.

Sentido de la vista y partes del ojo humano… 

Oído

En este sentido se destacan dos principales órganos que permiten la audición: órgano vestíbulococlear y órgano de Corti o espiral.

Ambos forman parte del oído interno. El órgano vestíbulococlear incluye al vestíbulo y a la coclea o caracol, en donde el primero permite que se mantenga el equilibrio y el segundo alberga al órgano de Corti, un epitelio sensorial ubicado en la membrana basilar que permite que las vibraciones sonoras se conviertan en señales neuronales.

Pero en general, al oído se le distinguen tres partes:

El oído externo, que está constituido por el pabellón auricular, mejor conocido como oreja, el conducto auditivo externo y el tímpano.

El oído medio se caracteriza por albergar tres huesos pequeños: martillo, yunque y estribo.

El oído interno, que mencionamos al inicio, consta de cóclea (el que tiene forma de caracol), conductos semicirculares que proporcionan equilibrio y el vestíbulo.

Sentido auditivo y partes del oído humano…

Tacto

órganos del sentido del tacto

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y la que se encarga de recibir los estímulos externos que forman parte del sentido del tacto.

Nuestra piel consta de tres capas de tejido: epidermis, que es la capa más externa; la dermis, capa fibrosa que fortalece la epidermis y la hipodermis o tejido subcutáneo, una capa de grasa que suministra nutrientes a las capas superiores y que contiene fibras colágenas.

Sentido del tacto…

Gusto

La lengua es el órgano principal que representa al sentido del gusto. Esta posee una cobertura de conjuntos de receptores sensoriales conocidos como papilas gustativas. Existen entre 2,000 y 5,000 papilas gustativas distribuidas por la parte posterior y frontal de la lengua y cada una de ellas contiene de 50 a 100 células receptoras del gusto. Esto nos permite sentir y distinguir entre ácido, dulce, salado, amargo y umami.

Sentido del gusto…

Olfato

órganos del sentido del olfato.

Los nervios involucrados en el olfato están vinculados al centro emocional de nuestro cerebro. El olfato es 10,000 veces más sensible que el sentido del gusto, por lo que puede ser estimulado por olores poco intensos.

Aquellos que nos permiten detectar olores diferentes se denominan receptores olfativos, quienes se instalan en el techo de la cavidad nasal. De cada receptor cuelgan pequeños pelos hechos de fibras nerviosas y pueden estar cubiertos de moco.

Cuando los receptores olfativos son estimulados, se transmiten impulsos al sistema límbico del cerebro, parte que incluye el tálamo, el hipotálamo y la amígdala cerebral que regula las emociones y la memoria.

Sentido del olfato…

 

 

 

Fuentes:

Aguilar Izquierdo F, Hernández Díaz T, Mesa García M, Medina González ME, Robainas Fiallo I. Linfoma histiocítico nasal. Presentación de un caso. Rev. méd electrón [Seriada en línea] 2006.

Ballatines G. Manual de Otorrinolaringología. Londres: Rev.; 1984. p. 367

http://www.bbc.co.uk/schools/gcsebitesize/science/ocr_gateway_pre_2011/ourselves/3_keeping_in_touch1.shtml

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK10895/

https://www.aao.org/eye-health/anatomy/parts-of-eye

http://medcell.med.yale.edu/histology/sensory_systems_lab/organ_of_corti.php

https://www.britannica.com/science/human-skin

http://www.bbc.co.uk/science/humanbody/body/factfiles/smell/smell_animation.shtml

https://www.britannica.com/science/human-sensory-reception

https://www.britannica.com/science/photoreception/Structure-and-function-of-photoreceptors