¿Qué es la Obesidad?

En pocas palabras, la obesidad es el exceso de grasa corporal acumulada en el organismo. En otras formas, es el desequilibrio que se produce cuando las calorías consumidas son mucho más elevadas que las calorías que se gastan en las actividades cotidianas. Suena simple pero involucra muchas variables de acuerdo a la persona.

Algunos autores manejan a la obesidad como una enfermedad, y otros como un estado patológico. Lo cierto es que la persona que lo padece no lleva un estilo de vida normal y corre el riesgo de desarrollar múltiples enfermedades, siendo la mayoría de ellas, mortales.

La obesidad es un problema mundial que enfrentan más de 1,900 millones de adultos y más de 340 millones de niños y adolescentes entre 5 y 19 años de edad, de acuerdo a las cifras de la OMS (Organización Mundial de la Salud) modificadas en 2017.

Temas sobre obesidad:
Causas de la Obesidad
Consecuencias de la Obesidad
Obesidad Infantil
Obesidad Mórbida

El sobrepeso, la obesidad y la obesidad mórbida se determinan de acuerdo al resultado de Índice de Masa Corporal (IMC) del individuo. Algunos países no aplican el IMC hacia los niños, solo hacia adultos, pues en los pequeños los números pueden ser cambiantes debido al crecimiento y desarrollo constante. Sin embargo, calcular su peso mediante el IMC tampoco queda totalmente descartado.

La Organización Mundial de la Salud establece que cualquier persona adulta que tenga un IMC igual o superior a 25, tiene sobrepeso, y si este es igual o superior a 30, tiene obesidad. Por su parte, la obesidad mórbida es aquella que da como resultado con IMC de 40 o más. Lo adecuado, es tener un IMC entre 18.50 y 24.99.

Salud vs Obesidad

La obesidad va más allá de un problema estético donde las proporciones corporales no son las adecuadas. La salud se ve seriamente afectada ante múltiples trastornos, dolencias y enfermedades que pueden desarrollarse por una acumulación excesiva de grasa.

Causas de la obesidad.

Tener un peso elevado es sinónimo de una disminución en la calidad de vida, pues los procesos naturales del cuerpo van deteriorándose por falta de nutrientes importantes y por obstrucciones de elementos grasos en las vías de conexión de nuestro cuerpo, como venas y arterias. De igual forma, la obesidad ocasiona debilidad en los huesos, pues aparte de no contar con los nutrimentos que los hacen fuertes, deben soportar un peso que no corresponde a la de una morfología normal. Es por ello que personas con grados serios de obesidad tienen limitaciones para caminar.

Podemos seguir enumerando un listado muy amplio de enfermedades donde se compromete la vida. Los problemas del corazón, el colesterol alto, la hipertensión y la osteoartritis, solo por mencionar algunos, se vuelven parte del día a día y las visitas al médico y hospitales son cada vez más frecuentes.

Sociedad

Adaptarse a la sociedad es otro desafío que enfrenta una persona obesa. No vamos a enfocarnos en las exigencias de la moda por figuras delgadas y de ciertas características como forma de aceptación social, sino en las posibilidades que una persona con sobrepeso u obesidad tiene hacia su familia, amistades o medio laboral.

Muchos se preguntan por qué una persona con sobrepeso siempre está cansada. El proceso de digestión de una persona con este problema se vuelve lento y requiere un mayor desgaste de energía. Esto hace que casi todo el día tenga fatiga, cansancio y muy poca energía para otras actividades cotidianas. Por supuesto que esto crea problemas en el trabajo y en la convivencia con los seres queridos.

Entre más peso menos posibilidades. Correr, caminar, sentarse, pararse y hasta respirar, implica un esfuerzo anormal. Un individuo obeso, al verse imposibilitado, es vulnerable a la depresión, ansiedad y a una baja autoestima que irá empeorando el contacto social.

Entre más peso menos posibilidades. Correr, caminar, sentarse, pararse y hasta respirar, implica un esfuerzo anormal.

Causas

No podemos hablar de una sola causa de obesidad. No siempre es por comer mucho y no ejercitarse, aunque sí es la causa más común y la que mantiene al tope las estadísticas, pero existe otras razones menos frecuentes por la que una persona sube de peso sin control: por trastornos endocrinos o por síndrome metabólico. Este último se refiere a un grupo de condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes tipo dos. Estas condiciones son: hipertensión arterial, glucosa, altos niveles de triglicéridos, bajos niveles de colesterol bueno y exceso de grasa alrededor de la cintura.

Comida rápida vs Salud

Alimentos fritos, causa de problemas en la salud y obesidad.

Los trastornos endocrinos son aquellos que afectan la producción hormonal y que impiden que un paciente pueda perder peso aún con dieta profesional y actividad física, aunque puede controlarse con un tratamiento adecuado.

La calidad de la alimentación y el tiempo de actividad física al día, determinará nuestro nivel de salud.

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, los problemas de salud no son las razones principales de esta epidemia mundial, sino una pobre cultura de alimentación. América es un gran consumidor de frituras y refrescos gaseosos. En 2015 se dio a conocer un estudio en el que se revela el alto consumo de bebidas carbonatadas a nivel mundial. México ocupó el cuarto lugar, Argentina el tercero, Estados Unidos el segundo y Chile el primero. Hablar de comida frita también enfoca hacia Norteamérica y América Latina, por lo que el panorama no es alentador.

La calidad de la alimentación y el tiempo de actividad física al día, determinará nuestro nivel de salud. Las comidas procesadas, los alimentos grasosos, las carnes rojas, los postres y bebidas azucaradas, deben constituir una mínima parte de nuestra dieta anual, si no es que nula. El ejercicio o actividad física debe ser parte de la vida de cualquier persona a cualquier edad, pues, esto mantendrá en balance las calorías liberadas y adquiridas en cada comida, además de activar nuestro metabolismo, reforzar nuestras defensas y fortalecer músculos y huesos.

Actividad física contra la obesidad.

Ejercítate diariamente.

¿Se puede evitar la obesidad?

A pesar de que existen causas hereditarias y de cuidado pre y postnatal que influyen en el peso de una persona, estas no son determinantes. La obesidad sí puede prevenirse siempre y cuando no se trate de cuestiones endógenas.

Para evitar la obesidad deben eliminarse malos hábitos que en algún momento de nuestra vida podrían desencadenarla, como dormir pocas horas o saltarse los desayunos. Modificar hábitos de alimentación y hacer movimientos físicos son indispensables para estar en forma.

¿Es tratable la obesidad?

La obesidad también puede tratarse. Si se padece, lo mejor es acudir a un profesional en nutrición para que valore el caso y pueda elaborar un tratamiento con base al estado de salud y forma de vida del paciente.

Si se trata de obesidad mórbida, lo recomendable es consultar con un médico, un psicólogo y un nutriólogo para que valoren su estado de salud general, ya que no solo se debe enfrentar una situación de peso sino posibles trastornos mentales generados a raíz de una vida aislada e imposibilitada.

Comer bien no es difícil, en cambio, perder peso podría serlo si la fuerza de voluntad no es suficiente. Modifica tus hábitos de alimentación.