Narval

Monodon monoceros

Información y características

Toca conocer a uno de los animales más legendarios del reino animal: el narval. Esta especie es una ballena dentada de tamaño mediano, con un cuerno largo en el extremo del cuerpo. Esta condición, al parecer, dio pie a las leyendas sobre los unicornios, aunque no hay evidencia científica alguna.

Descripción del narval

El cuerpo de esta especie mide de 3.95 a 5.5 metros de longitud, con un peso aproximado de 1,600 kilogramos en el macho y 900 kilos en la hembra. Casi un tercio del peso es grasa.

El “cuerno” es en realidad un colmillo crecido, aunque no lo parezca. Todos los narvales cuentan con 2 dientes en la mandíbula superior, encajados en el hueso y carentes de funcionalidad. Sin embargo, resulta que en los machos el diente izquierdo crece muchísimo (hasta alcanzar unos 300 centímetros de longitud) hacia adelante y en forma de espiral. Es usual que los narvales presenten esta singularidad, pero lo raro es que existen algunos pocos individuos a los que les crecen los 2. Esta condición es bastante escasa.

También te puede interesar… Beluga

Su cabeza es pequeña. Posee una aleta pectoral de 30 a 40 centímetros de largo pero está desprovisto de aleta dorsal. En cuanto a la coloración de la piel, se presentan tonos grises y blancos con motas oscuras en la zona superior del cuerpo.

Información sobre narval

Grupo de narvales. Fotografía de Glenn Williams

Distribución y hábitat del narval

El narval se encuentra distribuido en el océano Ártico y alrededor del Círculo Polar Ártico, entre 70 y 80 grados latitud norte en territorios de América del Norte y Europa. Su rango de distribución incluye el norte de la bahía de Hudson, el estrecho de Hudson, la bahía de Baffin, la costa este de Groenlandia y hasta el este de Rusia. En este último país el narval está asentado en Svalbard, la Tierra de Francisco José y Severnaya Zemlya.
Habita las bahías de aguas profundas, los fiordos, las ensenadas y los canales. Cuando el nivel del agua de su hábitat específico disminuye, el narval modifica su asentamiento y acude a zonas más pequeñas pero de mayor profundidad.

Comportamiento del narval

El narval es una especie gregaria y bastante sociable; no suele vérsele sin la compañía de 6 a 20 individuos de su mismo sexo. Permanecen casi siempre cerca de las capas sueltas de hielo para acceder a los agujeros de respiración próximos.

No se sabe con precisión para qué utiliza su largo colmillo, pero las investigaciones apuntan a una función de cortejo o lucha para obtener a alguna hembra.

Alimentación del narval

Utiliza un sistema de ecolocalización para ayudarse a encontrar comida. Su dieta carnívora es principalmente piscívora, pudiendo consumir también crustáceos, moluscos y otras especies marinas. Las presas más usuales del narval son: el bacalao, el arenque, el fletán, la platija y el salmón. En invierno sus presas suelen ser exclusivamente bentónicas.

Como sólo tiene unos pocos dientes funcionales, necesita usar otros métodos para capturar a sus presas. Resuelve su situación lanzando chorros de agua para dañar superficialmente al animal, luego lo succiona y lo consume, en inmersiones que duran entre 7 y 20 minutos.

Reproducción del narval

El narval alcanza la madurez reproductiva entre los 4 y los 7 años de edad. Se desconoce el carácter de su sistema de reproducción, es decir, no hay informes certeros sobre su posible monogamia o poligamia.

El apareamiento se da verticalmente, con los vientres de macho y hembra juntos. Ocurre entre marzo o abril y mayo y el nacimiento en julio o agosto, después de un período de gestación de unos 14-15 meses. Como casi todos los mamíferos marinos, la hembra solo tiene 1 cría que nace con 1.6 metros de longitud y con la piel color gris. La madre amamanta al pequeño hasta los 20 meses, y ambos mantienen un vínculo muy cercano.

Amenazas del narval

Las amenazas más frecuentes para el narval corresponden a depredadores como osos polares, orcas, tiburones y seres humanos. Éstos son regularmente los inuits, a quienes se les permite cazar legalmente a los narvales para su subsistencia. Carne, grasa, huesos, piel y órganos internos son aprovechados para diferentes usos.

Por otra parte, la manera más común de fallecimiento es por asfixia; en ocasiones la superficie del agua se congela y el narval queda atrapado bajo el océano. Además, es uno de los animales más sensibles al cambio climático y su vulnerabilidad aumenta en tanto la temperatura del agua se modifique y la comida escasee.

 Artículos relacionados con el narval

Ballenas