Monstruo de Gila

Heloderma suspectum

Información y Características

El monstruo de Gila es un lagarto venenoso de América del Norte, a menudo temido por los seres humanos. Hay 2 subespecies: el monstruo de Gila reticulado (Heloderma suspectum suspectum) y el monstruo de Gila bandeado (Heloderma suspectum cinctum).

Es el lagarto más grande de Estados Unidos.

Descripción del monstruo de Gila

El cuerpo de este reptil es largo y robusto, con una cola corta pero gruesa. Tiene la piel recubierta de escamas óseas con bordes de color amarillo, naranja, rosa y negro. Su cabeza, barbilla, cuello y patas son color negro; estas últimas son fuertes, pesadas y con poderosas garras. Los ojos tienen pupilas redondas y tiene por oídos unas ranuras estrechas.

También te puede interesar… Dragón de Komodo

Mide aproximadamente 26-36 centímetros de largo (puede alcanzar más de 50 centímetros de longitud) y su peso se encuentra alrededor de los 350-700 gramos.

Distribución y hábitat del monstruo de Gila

El monstruo de Gila se extiende a lo largo del suroeste de Estados Unidos y del noroeste de México, en Norteamérica. En concreto, se pueden encontrar ejemplares desde Utah, el sur de Nevada, en California, en Arizona (E.U.A.) y a través de Sonora y Sinaloa (México).

Monstruo de Gila-Heloderma suspectum

Habita zonas áridas a altitudes desde el nivel del mar hasta los 1,500 metros. Está presente en hábitats de matorrales secos, en desiertos, en colinas rocosas, en las laderas, en el fondo de los cañones y en las áreas cercanas a los arroyos en donde haya cactus, arbustos y hierbas.

Comportamiento del monstruo de Gila

De actividades mayormente diurnas, es un lagarto cuyos movimientos son bastante lentos y que establece una estructura social “relajada”, pero tiende a ser solitario. Puede compartir su refugio con otros monstruos de Gila; los refugios están en zonas cerradas ya que se evitan las áreas abiertas. Los machos también combaten entre sí cuerpo a cuerpo para obtener a una compañera.

A pesar de una terrible reputación, no resulta tan peligroso como para matar a un ser humano adulto. La inexistencia de veneno en las presas indica que el lagarto sólo lo inyecta cuando se siente amenazado.

Alimentación del monstruo de Gila

Aunque suena extraño, este reptil carnívoro sólo se alimenta de 5 a 10 veces al año en vida salvaje pero cuando come, no escatima en cantidad pues es capaz de ingerir hasta un tercio de su masa corporal, o el 50 por ciento. Se alimenta principalmente de huevos de aves y otros reptiles, de las mismas aves, de roedores, de mamíferos pequeños, de insectos y de carroña.

Puede sobrevivir varios meses sin comer pero no muere debido a que almacena grasa en su cola. Para cazar, se guía de sus sentidos del olfato y del gusto. Detecta en el aire y el suelo las partículas de olor y puede localizar huevos enterrados a 15 centímetros bajo la tierra. Cuando encuentra a un animal vivo con potencial para ser comida, se acerca sigilosamente y lo muerde antes de que escape. Si se trata de una presa grande, es aplastada hasta la muerte, pero si el animal es pequeño, es comido vivo. No mastica su comida.

Monstruo de Gila-Heloderma suspectum

El monstruo de Gila es un feroz depredador, que tiene la asombrosa capacidad de trepar los árboles y los cactus para buscar huevos.

Reproducción del monstruo de Gila

Es una especie ovípara que suele aparearse en mayo. El proceso es el siguiente: el macho, después de una búsqueda localiza a una hembra receptiva, se posiciona junto a ella, frota la barbilla en la espalda femenina y copulan entre 30 minutos y 1 hora. Pero si la hembra se opone, trata de morderlo para alejarse, de otro modo levanta la cola.

Después de la copulación, la hembra cava un agujero no muy profundo y deposita entre 1 y 12 huevos ovalados, posteriormente los entierra. La incubación (por efecto del calor del sol) dura 9-10 meses y las crías salidas del cascarón se arrastran hacia la superficie. Miden unos 10 centímetros de longitud y a partir de su llegada al mundo, comienzan a sobrevivir por su cuenta.

Amenazas del monstruo de Gila

El monstruo de Gila es una especie que está “Casi Amenazada”, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Sus poblaciones se ven afectadas por la destrucción de su hábitat como consecuencia de la expansión humana y en la actualidad muchos ejemplares se venden para ser mascotas exóticas.

Por otro lado, el miedo que genera este reptil provocó su caza y captura varios años atrás, aunque en realidad representa poca amenaza en vista de sus lentos movimientos. Actualmente se encuentra protegido en todos los estados en los que se encuentra.