¿Qué son los mecanismos de la evolución?

Se conoce como mecanismos de la evolución a varios procesos a través de los cuales se produce el cambio evolutivo, debido a que ocasionan cambios en las frecuencias de los genes de los individuos de las poblaciones.

¿Cuáles son los mecanismos de la evolución?

Selección natural

Es el mecanismo más conocido de todos y el que Charles Darwin describió para explicar su teoría de la evolución en el siglo XIX. Según Darwin, los individuos de una población con variabilidad, que se adapten mejor a su entorno, tienen más probabilidades de sobrevivir, reproducirse y tener descendencia. Ésta, naturalmente, hereda los genes de sus progenitores así como los rasgos que los caracterizaron. Por el contrario, los individuos que no se adaptan al entorno son menos propensos de sobrevivir, reproducirse y transmitir sus genes.

Darwin expuso que la selección natural es el principal mecanismo que conduce a la evolución de los seres vivos.

Charles Darwin: la selección natural es el principal mecanismo que conduce a la evolución de los seres vivos.

Deriva genética

Para entender esto, hay que saber que un alelo es una de las formas alternativas que un solo gen puede tener; por ejemplo, el gen que determina el color de los ojos de una persona puede tener un alelo para el color marrón y un alelo para el color azul. Un alelo es recesivo si está presente en los dos cromosomas de un par, pero es dominante si se encuentra en uno o los dos cromosomas de un par. El primer alelo es dominante y el segundo es recesivo. Si una persona hereda uno o dos alelos para el color de los ojos azules, tendrá ojos azules, pero sólo podrá tener ojos marrones si hereda dos copias del alelo para ojos marrones.

Fijacion_de_alelo_Anjile

Ejemplo de deriva genética. Fijación de alelos. / Imagen de Anjile.

Ahora bien, la deriva genética ocurre cuando una población tiene un pequeño tamaño y la frecuencia de los alelos varía por azar, por eventos que no están relacionados con la adaptación o algún proceso genético mayor. Esto ocasiona que algunos alelos se pierdan o que otros predominen y queden fijados en la población.

Imagina que a una isla pequeña y aislada llega un grupo de 50 colonos de piel oscura y se asienta prósperamente ahí. Los descendientes de los colonos tendrán la mayor parte de las características de sus ancestros, y la población tendrá poca variabilidad genética. Esto no implica la adaptación a su entorno, ni la competencia con otros individuos, ya que hipotéticamente no llegan personas de otras partes del mundo. Entonces, la población tiende a tener piel oscura por deriva genética.

Selección natural y deriva genética no ocurren a menos que exista variabilidad genética en una población, esto es, que los individuos presenten aspectos que los diferencien unos de otros, en cuestión de formas, tamaños, colores, etcétera.

Los mecanismos de la evolución que se conocen son: selección natural, deriva genética, mutación y migración.

Mutación

Son cambios permanentes en el material genético que son visibles cuando los descendientes de individuos tienen características diferentes a los de sus progenitores. Las causas de las mutaciones están relacionadas con errores durante la división (reproducción) celular y el contacto con agentes químicos y radiación.

Un gen que ha mutado puede conseguir una nueva función, pero también existen posibilidades de que el individuo presente efectos adversos. Esto último está vinculado con la modificación de la proteína del gen que mutó.

Migración

Se le conoce también como “flujo de genes” y consiste en la transferencia de genes de una población a otra. En este caso, puede suceder que los individuos de una población se trasladen a otra región con una población y se reproduzcan con los individuos de ésta, lo que resultaría en el cambio en las frecuencias de los alelos y nuevas variantes genéticas en la población.

Autor de la imagen: Anjile