Canis lupus pallipes

La apariencia del lobo indio podría hacernos creer que estamos viendo a un chacal o un coyote, pero se trata de una de las tantas subespecies de lobo gris que existen en el mundo.

Canis lupus pallipes fue descrito por primera vez en el año de 1831 por William Henry Sykes, un ornitólogo (que se dedica al estudio de las aves) de origen británico.

En el año 2004, el portal de la BBC de Londres publicó los resultados de unas pruebas científicas donde se sugiere que el linaje del lobo indio se remonta a 800,000 años de antigüedad, una cifra demasiado primitiva que no se ha encontrado en ningún otro estudio realizado a otras especies del reino animal.

Descripción

Como mencionamos con anterioridad, el aspecto del lobo indio parece una combinación entre la estructura anatómica de un lobo europeo y algunas características de chacal y coyote.

Debido a su hábitat muy caluroso, su pelaje es mucho más corto que el de los lobos septentrionales. El color de los pelos tiene una combinación de marrón claro y cobrizo con destellos dorados desde los costados hasta las patas y pies, negro a lo largo de la espalda y blanco en la zona ventral, pecho y algunas partes de la cabeza. Existen muy pocos ejemplares de color negro producto de una mutación natural. Estos se han visto en regiones de la India e Irán.

Su hocico es largo y cónico y las orejas son grandes y con punta redondeada. Es uno de los lobos más pequeños que existen, con medidas que rondan entre los 90 cm de longitud corporal mas 45 cm de cola y un peso entre 18 y 27 kg.

Se distribuye en la India, Afganistán y Pakistán.

Distribución y hábitat

Se distribuye en la India, en los estados de Madhya Pradesh, Gujarat, Maharashtra, Karnataka, Rajasthan, Haryana, Uttar Pradesh, Maharashtra, Karnataka y Andhra Pradesh. También ocupa regiones del norte de Afganistán y Pakistán.

Aunque supuestamente su rango de distribución abarca Nepal y Bután, ya no ha sido visto por ahí desde hace varios años.

Alimentación

En su hábitat no abundan las presas como en otros biomas del mundo, razón por la que aprovecha de todo alimento que pueda encontrar, tanto especies silvestres como animales domésticos. Aves, ovejas, cabras, antílopes, roedores, liebres y zorros forman parte de su dieta.

Suele cazar solo, pero cuando se trata de presas grandes pueden hacerlo entre dos o más.

Comportamiento

Sus grupos sociales son más pequeños que el del lobo gris, pues raramente exceden de ocho miembros. Una característica general de los lobos es el aullido, pero Canis lupus pallipes es mucho menos vocal y su aullido es poco frecuente.

Características del lobo indio.

Manada de lobos indios. / Autor de la imagen: Pavan Kunder. Este archivo está disponible bajo la licencia Creative Commons Atribución 2.0 Genérica.

Reproducción

Los lobos adultos suelen proteger a sus crías en agujeros o cuevas escondidas para que no estén al alcance de los depredadores. Las camadas varían entre tres a ocho cachorros que nacen de octubre a diciembre generalmente.

Nacen ciegos, con poco pelo, las orejas caídas y audición deficiente, lo que hace que sean completamente dependientes de su madre los primeros meses. En ellos se puede distinguir una mancha color blanco sobre el pecho que se va desvaneciendo conforme crecen.

Amenazas y conservación

Estado de conservación: “En Peligro de Extinción”

Se estima que existen de 2,000 a 3,000 ejemplares de lobo indio en estado salvaje y se cree que podría haber solo 350 en toda la región occidental del Himalaya. Aunque está protegido desde 1972, por su bajo número de población la UICN considera a esta especie “En Peligro de Extinción”. Los motivos tienen que ver en su gran mayoría con cuestiones humanas, siendo la más común la caza y el envenenamiento por el ataque a ganado y niños.

El lobo indio es muy conocido en las regiones donde habita por el ataque frecuente a menores, principalmente en horas de la noche. En Irán y la India los reportes de ataques de lobos hacia pequeños y adultos no son asuntos extraños.

Se dice que esta cercanía y falta de temor hacia los humanos se debe a la invasión del hábitat que cada vez más los deja sin recursos para subsistir.