Definición

Contamina ríos, daña edificios y afecta la capacidad de absorción de nutrientes de los árboles. Sin duda, la lluvia ácida es hoy un problema ambiental importante, sobre todo en los países altamente industrializados.

Se le define como cualquier forma de precipitación, incluyendo lluvia, nieve y niebla, cuya característica principal es que tiene una acidez mayor de la normal, debido a que contiene una alta cantidad de componentes ácidos, como el ácido sulfúrico y el ácido nítrico.

Otra característica importante es que posee un bajo pH; de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), la lluvia corriente tiene un pH de alrededor de 5.6, mientras que el pH de la lluvia ácida está, por lo común, entre 4.2 y 4.4, aunque las mediciones pueden ser de hasta 5.0-5.5.

En un sentido amplio, la lluvia ácida puede ser:

Húmeda. Cuando los componentes ácidos se mezclan con la lluvia, niebla, granizo y nieve.

Seca. Cae a la tierra sin precipitación; generalmente en forma de partículas de polvo ácidas.

Causas

La lluvia ácida se forma cuando el agua, el oxígeno y otras sustancias de la atmósfera tienen una reacción química al entrar en contacto con dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOX), unos gases contaminantes acarreados por el viento. Esta reacción produce ácido sulfúrico y ácido nítrico, que se mezclan con otras partículas y luego caen al suelo.

El dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno son resultado de fenómenos naturales y, sobre todo, de actividades humanas. Una pequeña cantidad de estos gases proviene de las expulsiones volcánicas y de la descomposición de las plantas, pero la mayor parte es resultado de la quema de combustibles fósiles.

Por ejemplo, la producción de energía eléctrica muchas veces implica la quema de grandes cantidades de petróleo y carbón, lo que libera mucho dióxido de azufre en el aire. Otros gases provienen del tubo de escape de los millones de automóviles del mundo, de la actividad de las plantas de fundición y de las refinerías de petróleo y de las industrias manufactureras.

Efectos

La lluvia ácida es problema serio para el medio ambiente. Uno de sus efectos más notorios es la corrosión que produce en la piedra caliza al disolver los carbonatos de calcio, en la pintura y en otros materiales de los edificios, las estatuas y los monumentos de ciudades y pueblos.

Pero claro, esto no es lo peor. La lluvia cargada de ácidos que cae al suelo fluye a través de las aguas y llega hasta ríos, lagos, arroyos y pantanos, introduciendo sus componentes contaminantes. La acidez puede modificar la composición química del océano.

La acidez afecta la biota de los cuerpos de agua, sean plantas o animales acuáticos. Algunas especies tienen una mayor tolerancia a los ambientes ácidos, pero otras son incapaces de tolerarlos y entonces su salud se ve resquebrajada y pueden morir o no salir del huevo, lo cual afecta las cadenas alimentarias de los ecosistemas. Una alta cantidad de componentes químicos puede causar terribles estragos sobre la fauna y flora de los cuerpos de agua.

Por otra parte, sobre la superficie acuática, los ácidos dañan la capa cerosa de las hojas de las plantas e impiden el crecimiento de los líquenes. El exceso de aluminio en el suelo, que conlleva la caída de lluvia ácida al suelo, elimina nutrientes importantes y obstruye la absorción de agua a los árboles, por lo que dificulta su óptimo crecimiento, desarrollo y reproducción. A menudo, los árboles situados en altas elevaciones son débiles y tienen las hojas marchitas o muertas.

Posibles soluciones

La búsqueda de soluciones viables al problema de la lluvia ácida ocupa un lugar importante en las agendas de organizaciones enfocadas en el medio ambiente. Además de dañar el patrimonio material de muchas ciudades, compromete la salud de las aguas y de las especies de una región.

Algunas plantas de energía eléctrica usan tecnologías para eliminar el dióxido de azufre de sus emisiones, y muchos gobiernos aplican un sistema de control de emisiones vehiculares para reducir el nivel de contaminantes que tienden a liberarse de los escapes. Sin embargo, la solución idónea para disminuir tanto la contaminación atmosférica como la lluvia ácida es la reducción de la quema de combustibles fósiles.

No es nada fácil de lograr, dado el grado de industrialización que existe en muchas partes. Por ello, se ha incentivado el uso de energías alternas que no requieren quema de combustibles fósiles, un menor uso de automóviles y el ahorro de la energía eléctrica, entre otras medidas.

En corto

– Es también conocida como deposición ácida, ya que, como se mencionó, su forma no se limita a la lluvia.

-Norilsk es una ciudad de Rusia que ha sido incluida entre las ciudades más contaminadas del mundo, debido a la fundición de níquel. Es un lugar frecuentemente afectado por la lluvia ácida, y en sus terrenos los árboles son algo extraordinario.

 

 
Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Acid_rain

http://environment.nationalgeographic.com/environment/global-warming/acid-rain-overview/

https://www.epa.gov/acidrain/what-acid-rain

https://www.epa.gov/acidrain/effects-acid-rain

http://water.usgs.gov/edu/acidrain.html