Necesidades de nutrición

El hombre es un ser vivo que necesita nutrirse para sobrevivir, crecer y desarrollarse. La comida es la fuente que le proporciona los medios necesarios para esto, pero además de ser una necesidad, la comida es un placer.

La dieta humana ha variado a lo largo de su historia evolutiva. Desde luego, lo que no ha cambiado es su condición heterótrofa, ya que el hombre depende de la materia de otros seres vivos para nutrirse.

¿Qué comen los humanos?

El humano es omnívoro: puede consumir alimentos de origen animal y de origen vegetal, siempre y cuando estos sean comestibles. Sin embargo, esto no fue siempre así. Los primeros ancestros de Homo sapiens probablemente se alimentaban de materia vegetal y algunos insectos. Una teoría actual sugiere la posibilidad de que el cerebro humano haya aumentado su masa cerebral como consecuencia de la inclusión de carne a su alimentación habitual, y quizá, al cocer los alimentos, pudieron obtener mayor energía.

Los primeros ancestros de Homo sapiens probablemente se alimentaban de materia vegetal y algunos insectos.

Los primeros seres humanos mantenían una dieta obtenida a partir de la caza, la recolección y la pesca. Posteriormente desarrollaron la agricultura y domesticaron animales, y sus posibilidades de alimentación se basaron en cómo organizar el alimento que tenían disponible. A través del tiempo, los habitantes de las diversas regiones del mundo construyeron gastronomías particulares en función de los recursos de la región y de sus necesidades. Por ejemplo, se sabe que los inuit del Ártico consumen más alimentos crudos que las personas de las sociedades occidentalizadas.

Las personas consumen alimentos que contienen componentes que resultan útiles para el cuerpo humano: grasas, azúcares, hidratos de carbono, sales minerales, etcétera. A su vez, estos componentes están formados por sustancias, como los aminoácidos, que se encuentran en el cuerpo y que son necesarias para el crecimiento, la protección, el mantenimiento, la reparación y el suministro de energía del cuerpo. Un hombre puede sobrevivir sin comer de 20 a 40 días aproximadamente, según su salud, su peso corporal, sus niveles de grasa y otros factores. Lo que queda claro es que nadie es capaz de vivir sin comer.

Si bien cada región del planeta se caracteriza por una gastronomía particular, el cuerpo de todos los seres humanos necesita nutrientes o nutrimentos básicos. Estos son componentes de los alimentos y se dividen en orgánicos e inorgánicos. Los primeros, como las vitaminas, las proteínas y los hidratos de carbono, se forman por compuestos orgánicos en tanto los inorgánicos, claro, están formados por compuestos inorgánicos; por ejemplo, el agua y los minerales.

Por otra parte, se denomina macronutriente a todo aquel nutrimento que el cuerpo requiere en grandes cantidades, como:

-Proteínas. Estos nutrientes se constituyen de oxígeno, carbono e hidrógeno, y nitrógeno y azufre en menor proporción. Coadyuvan en la reparación y el crecimiento del cuerpo. Producen enzimas digestivas y ayudan a sustituir tejidos dañados.

-Hidratos de carbono. Son la mayor fuente de energía para gran parte de la población mundial. Son hidratos de carbono  el almidón, la lactosa y la sacarosa.

-Grasas. Proporcionan energía y son necesarias para una salud óptima.

Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento.

Hipócrates.

Los micronutrientes son necesarios en pequeñas cantidades, como las vitaminas y los minerales. Ahora bien, el agua es desde un punto de vista el componente más importante de la dieta, ya que permite la función del metabolismo y la regulación de la temperatura. Sin agua, un humano compuesto en un 60 por ciento por ella no puede sobrevivir más de unos días.

La fibra es un componente de la dieta no digerible por el intestino, pero sustancial debido a que ayuda a eliminar los residuos alimenticios y ejercer como vehículo para otros nutrientes.

Piramide_nutricional_de_Harvard

Pirámide nutricional propuesta por la Universidad de Harvard.

Una dieta balanceada

La dieta de una persona debe ser suficiente y balanceada, capaz de proporcionar la energía para la realización de las actividades diarias y para mantener el organismo saludable. La carencia o exceso de nutrimentos es un problema que conlleva a diversos padecimientos como la diabetes, la obesidad, la anemia y un sinfín de enfermedades más.

¿Has escuchado el dicho “Somos lo que comemos? ¿Y la frase atribuida a Hipócrates de Cos, “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”? La salud humana está íntimamente ligada al tipo, la cantidad y la calidad de los alimentos, por lo que la dieta de una persona debe estar en concordancia con su edad, sus actividades y sus necesidades específicas. Un atleta de alto rendimiento requiere mayor cantidad de carbohidratos, mientras que una mujer sedentaria debe bajar su consumo de grasas para evitar la obesidad.

Una dieta balanceada incluye productos como carne, vegetales, frutas, lácteos, legumbres, cereales y derivados. Considera conocer la pirámide alimentaria, que indica los grupos de alimentos necesarios para mantener la salud.