Definición de huracán

Un huracán es un tipo de ciclón tropical y uno de los fenómenos meteorológicos que más daño puede causar a las poblaciones humanas. Se caracteriza por un sistema de rotación alrededor de un centro de baja presión, con fuertes vientos y acompañado de tormentas eléctricas. El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos define a los huracanes como sistemas tropicales intensos, de circulación bien definida y con vientos sostenidos de 74 millas por hora (mph), es decir, 120 km/h o más.

Hay que recalcar que los huracanes se forman en el mar Caribe, el Golfo de México, el océano Pacífico oriental y el océano Atlántico sur. Otros tipos de ciclones tropicales poseen nombres diferentes en función de su fuerza y su ubicación geográfica, pero son básicamente el mismo tipo de fenómeno meteorológico. En el noreste del océano Pacífico se les conoce como tifones y en el sur del océano Pacífico y en el océano Índico reciben simplemente el nombre de ciclones.

También puede interesarte… Viento

Los huracanes traen consigo perturbaciones climatológicas: lluvias torrenciales, olas altas, vientos enérgicos y hasta inundaciones. Como puede suponerse, ocasionan daños a lo largo de las costas y pueden poner en peligro a los seres vivos debido a que las lluvias y los fuertes vientos derriban árboles, destruyen construcciones y hacen girar los objetos convirtiéndolos en peligrosos proyectiles.

Huracán

Formación de un huracán

Los huracanes se “alimentan” de aire húmedo y vientos convergentes ecuatoriales, es por eso que sólo se integran en regiones cercanas al ecuador. Un huracán se forma de la siguiente manera:

1. El aire cálido y húmedo de los océanos se eleva y se aleja de la superficie del agua, por lo que queda un espacio de baja presión de aire entre el agua y el aire elevado.
2. Aire con mayor presión se coloca en el espacio de baja presión.
3. El aire que llenó el espacio se calienta y también se eleva.
4. Esto sucede continuamente. En tanto el aire se calienta sube y el espacio es llenado de nuevo.
5. Al elevarse, el aire se enfría y se condensa, por lo que se forman nubes.
6. Este sistema de aire se mueve en forma circular acrecentado por el calor del océano y el agua que se evapora de la superficie.
7. El sistema gira cada vez más rápido y en algún punto, se forma un “ojo” en el centro, que se caracteriza por una relativa calma.
El sistema crece mientras asciende a la atmósfera y si el aire de alta presión es aspirado en el centro de baja presión, la velocidad de los vientos aumenta y el sistema se convierte en huracán.

Tipos de huracán

Los huracanes pueden clasificarse de acuerdo con su intensidad o en términos estrictos, de la velocidad sostenida del viento. Para saber esto, se utiliza la Escala Saffir-Simpson, que los divide en cinco categorías:

-Categoría 1. Alcanza vientos sostenidos de 74 a 95 mph (119-153 km/h).
-Categoría 2. Sus vientos se encuentran en el rango 96-110 mph (154-177 km/h).
-Categoría 3. Adquiere vientos entre 111 y 129 mph (178-208 km/h).
-Categoría 4. Alcanza vientos de 130-156 mph (178-208 km/h).
-Categoría 5. Se distingue por vientos sostenidos de 157 mph o incluso más.
A partir de la categoría 3 los huracanes se consideran grandes, si bien todos pueden producir daños.

Ciclo de un huracán

El desarrollo de un huracán puede tomar de horas a días, mientras obtiene poder del aire caliente y húmedo. Pasa por 3 etapas:

-Depresión tropical. Registra vientos que no sobrepasan las 38 millas por hora (61.1 km/h).
-Tormenta tropical. Vientos con velocidades de 39-73 millas por hora (62.7-117.4 km/h.).
-Huracán. Los vientos, más fuertes, registran velocidades que exceden las 74 millas por hora (120 km/h).

Efectos de un huracán

No hay que subestimar el poder de un huracán. Aunque las personas tienen la ventaja de contar con tiempo para prepararse ante su llegada, es importante prever y cuidar todo aspecto para salvaguardar la vida.

Los vientos de un huracán ocasionan olas altísimas, derriban árboles, arrancan estructuras, lanzan proyectiles y causan todo tipo de destrozos materiales. Las intensas lluvias pueden ocasionar deslizamientos de tierra y severas inundaciones varios cientos de kilómetros tierra adentro.

Huracán

En corto

  • El 97 por ciento de la actividad tropical ocurre entre los meses de junio a noviembre.
  • Cada año, se forma un promedio de 5 a 6 huracanes en el océano Atlántico.
  • Al norte del ecuador, los huracanes giran en el sentido contrario a las agujas del reloj. Al sur del ecuador, giran en el sentido de las manecillas del reloj.