Subfamilia Cricetinae

Se llama hámster a los roedores de la subfamilia Cricetinae, originarios del Viejo Mundo. Existen unas 25 especies agrupadas en 6 o 7 géneros, y están emparentadas con los lemmings y las ratas almizcleras.

Los primeros hámsteres fuera de Asia llegaron a Europa Occidental apenas en el siglo XX, y rápidamente se reprodujeron.  A pocas décadas de ese hecho, los hámsteres son animales populares como mascotas, especialmente el hámster dorado o sirio (Mesocricetus auratus).

Orden: Rodentia
Superfamilia: Muroidea
Familia: Cricetidae

Descripción:

Los hámsteres guardan muchas semejanzas con ratones y otros pequeños roedores. Tienen una figura regordeta y compacta con orejas cortas, patas pequeñas y colas más cortas que el largo de todo su cuerpo. Su característica más distintiva son las bolsas dentro de la boca, llamadas abazones, que les permiten guardar alimento. Tienen dientes fuertes que crecen continuamente, pero, dado que acostumbran masticar desde comida hasta ramas y madera, se mantienen cortos.

El tamaño varía entre las especies. Los más pequeños regularmente miden de 5.5 a 10.5 centímetros de longitud, mientras que la especie más grande, el hámster vulgar (Cricetus cricetus), mide cerca de 34 centímetros. La cola mide entre 7 y 10.6 centímetros. El cuerpo está cubierto con pelaje corto o largo, pero generalmente suave. El color puede ser marrón, beige, marrón rojizo o grisáceo en la zona superior del cuerpo, y de tonos más claros en la inferior. Muchos muestran patrones de franjas o manchas oscuras sobre un fondo claro.

Poseen bolsas dentro de la boca, llamadas abazones, que les permiten guardar alimento.

Distribución y hábitat

Los hámsteres son animales nativos de Eurasia, específicamente de la región Paleártica, incluidas Siria, Asia Menor, Irán, Mongolia, Siberia, Corea, el norte de China y otras regiones cercanas. Claro está, en la actualidad se encuentran en casi todo el mundo como mascotas o animales de compañía, aunque en Australia y Nueva Zelanda su acceso está restringido.

Habitan frecuentemente zonas secas en terrenos abiertos. Pueden vivir en estepas, desiertos, llanuras, matorrales, dunas de arena, colinas rocosas, valles de ríos, terrenos agrícolas, huertos y jardines, entre otros hábitats, a elevaciones de hasta 3,600 metros.

Información sobre el hámster.

Hámster – Subfamilia Cricetinae.

Alimentación

Los hábitos alimenticios de los hámsteres son muy variados, pero en general se les considera animales omnívoros. Algunas especies son básicamente granívoras pero complementan su dieta con frutos, raíces, hojas y tallos; otras añaden insectos y algunos vertebrados pequeños como ranas. Ciertos hámsteres del Medio Oriente tienen la curiosa costumbre de cazar en grupo insectos. Pueden comer sus propias heces para recuperar nutrientes.

Sus grandes bolsas en las mejillas les sirven para almacenar alimentos que después guardan en su madriguera.

Comportamiento

Nadan muy bien gracias a que llenan de aire las bolsas en sus mejillas.

Estos son animales poco sociales, y de hecho, algunos se caracterizan por mostrar mucha agresividad hacia miembros de su misma especie. Puede haber jerarquías de dominancia con un individuo a la cabeza. Se estresan fácilmente; si varios de ellos se mantienen juntos en un espacio reducido pueden alterarse y sufrir estrés agudo. En casos graves llegan a luchar entre sí. Otros son más tolerantes ante sus congéneres, y unos más pueden deprimirse si se les separa. Usan señales químicas para comunicarse por medio de marcas de olor con las que informan a los demás su presencia en un territorio.

Son principalmente nocturnos y crepusculares, aunque existen excepciones y algunos no tienen problema en salir de día a realizar algunas actividades. Por lo general nadan muy bien gracias a que llenan de aire las bolsas en sus mejillas, y son excelentes excavadores; sus madrigueras subterráneas son relativamente profundas, con varias entradas y túneles interconectados.

En invierno llegan a entrar en un largo período de letargo, pero no hibernan.

Características del hámster.

Reproducción

A lo largo de su vida, un hámster tiene múltiples compañeros sexuales. La edad de madurez sexual es variable, pero son reproductores estacionales. Esto significa que se reproducen solo durante ciertos períodos a lo largo del año. Algunos se aparean y crían entre febrero y noviembre; en el hemisferio norte la temporada de reproducción abarca de abril a octubre. Las hembras tienen varias camadas al año compuestas por varias crías, las cuales nacen tras un corto período de gestación que puede ser de 15 a 30 días, según la especie. Los pequeños nacen ciegos y desprovistos de pelo.

Amenazas y conservación

Hay personas a las que les gusta mantener hámsteres en cautiverio, generalmente como mascotas, pero es importante conocer bien sus necesidades para evitar que se enfermen y mueran. Las amenazas más comunes de estos roedores son su comercio para el mercado de mascotas o el de las pieles; en ocasiones se les usa en estudios científicos. Tienen muchísimos depredadores, entre los que se cuentan perros domésticos, zorros rojos, cuervos y aves de presa. Con excepción de algunas especies como el hámster dorado (Mesocricetus auratus), cuyo estado de conservación es “Vulnerable” según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, los hámsteres no sufren intensa persecución y no se hallan fuertemente amenazados a nivel global.

 

 
Fuentes

http://animaldiversity.org/accounts/Cricetinae/

http://global.britannica.com/animal/hamster

https://en.wikipedia.org/wiki/Hamster

http://voices.nationalgeographic.com/2014/03/07/hamsters-origins-syrian-aleppo-animals-world-pets/

http://www.livescience.com/27169-hamsters.html

http://www.iucnredlist.org/

Harold Siegel. (1985). The hamster: reproduction and behavior. Plenum Press.