Género Ribes

Las grosellas son dulces frutos de un género que contiene alrededor de 150 especies de plantas propias del hemisferio norte. Se consumen desde hace miles de años, pero su cultivo comercial data apenas del siglo XX. Anteriormente no eran muy populares en las despensas; de hecho, en algunas zonas se creía que las grosellas negras ¡criaban lombrices en el estómago!

De los cientos de especies del género Ribes sobresalen solo algunas, de las cuales las más importantes son el grosellero rojo (Ribes rubrum), que produce frutos rojos, y el grosellero negro (Ribes nigrum), de frutos más bien púrpura.

Orden: Saxifragales
Familia: Grossulariaceae
Género: Ribes

Descripción

Los groselleros son arbustos caducos pequeños y medianos, aunque sus características varían según la especie y variedad. En general, los arbustos consisten en múltiples tallos de 1-1.5 metros de altura y una medida similar de anchura. Las hojas son lobuladas y de forma similar a las del arce, y las flores crecen en grupos de unas 20 a partir de un delgado tallo de 12-15 centímetros de longitud, hasta formar un pequeño racimo inclinado hacia abajo. Los frutos son bayas redondas de piel brillante que se desarrollan en racimos.

Grosellero rojo: Arbusto caducifolio de 1.5 a 2 metros de altura. Sus hojas de color verde claro exhiben generalmente 5 lóbulos; crecen sobre delgados tallos unidos a un tallo más grueso. Desarrolla racimos de flores de un tono amarillo o verdoso, y posteriormente frutos de 8 a 12 milímetros de diámetro que crecen en racimos de 3-10. Maduras, las grosellas de Ribes rubrum, también llamadas zarzaparrillas rojas o corintos, son de un vivo tono rojo traslúcido y guardan en su carne varias semillas.

información sobre el grosellero.

Grosellas – Género Ribes.

Grosellero negro: Esta planta es similar a la anterior. El grosellero negro crece hasta convertirse en un aromático arbusto mediano, de aproximadamente 1.5 metros de altura. Tiene hojas simples (sin folíolos) de 3-5 centímetros de longitud con 5 lóbulos y bordes dentados. Los racimos de flores registran cerca de 8 centímetros de longitud; cada uno alberga entre 20 y 20 pequeñas flores de unos 8 milímetros de diámetro, con 5 pétalos de un suave tono rosado o violeta. Sus grosellas (o casis, zarzaparrillas negras y parrillas negras) son bayas redondas de color púrpura oscuro, de aproximadamente 1 centímetro de diámetro, con muchas semillas diminutas en su interior.

Distribución

Los groselleros están distribuidos naturalmente en las regiones templadas septentrionales e incluso en zonas de clima frío. Las especies crecen de forma silvestre en el norte de Europa, el norte de Asia y Norteamérica. El grosellero rojo es nativo de partes del oeste de Europa que comprenden Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Suecia, Noruega, Alemania, Países Bajos, Portugal, Polonia, el norte de España y el norte de Italia. Por su parte, el grosellero negro es nativo de las regiones templadas del centro y norte de Europa y el norte de Asia.

En general, el cultivo de las grosellas se realiza en Europa desde el siglo XVI, pero no a gran escala sino hasta hace algunas décadas. En dicho continente, Ribus nigrum es la más cultivada y de mayor importancia económica, mientras que en Estados Unidos esta especie no es muy común ya que es muy vulnerable a una enfermedad conocida como tizón de los pinos. En vez de ella, se cultiva el grosellero rojo.

Reproducción y variedades

Por lo general, los groselleros florecen en primavera. El grosellero rojo abre sus flores de abril a mayo; son hermafroditas y abejas y algunos otros insectos se aprestan a polinizarlas. El grosellero negro también florece regularmente de abril a mayo y sus flores también son hermafroditas; sin embargo, Ribes rubrum es autopolinizable (las flores femeninas reciben el polen de las flores masculinas en la misma planta), en tanto que Ribes nigrum suele requerir polinización cruzada, esto es, polen de otra planta.

 

Gran parte de los cultivares actuales de groselleros fueron desarrollados por institutos de investigación tras la II Guerra Mundial.

Prefieren suelos duros y arcillosos. Crecen bien en zonas de veranos húmedos, pero necesitan un período de frío para completar su desarrollo. Pueden propagarse asexualmente por semillas, esquejes e injertos, y es mejor hacerlo en otoño para que en la primavera comiencen a crecer.

Gran parte de los cultivares actuales de groselleros fueron desarrollados por institutos de investigación tras la II Guerra Mundial, pues la escasez de alimentos obligaba a la búsqueda de otras fuentes alimenticias. Variedades de grosellero negro son “Ben Sarek”, “Goliath”, “Brodtorp” y “Blacksmith”. Del grosellero rojo destacan “Fay”, “Red Lake”, “White Imperial” y “Gloire des Sablons”.

Características de las grosellas.

Canasta con grosellas recolectadas.

Usos

Las grosellas contienen potasio, hierro, calcio, manganeso y flavonoides.

Una característica distintiva de las grosellas es el toque ácido de su carne, pero bien maduras son más dulces. La grosella negra tiene un sabor agrio. Se comen frescas o cocidas, en bebidas, postres, mermeladas, conservas y platillos, aunque, por el coste de su producción, casi nunca se consiguen frescas. Con algunas grosellas de especies de Ribus se elabora un vino de buena calidad; con las grosellas negras se hace un brandy conocido como noir de Bourgogne.

Las grosellas son excelentes fuentes de vitamina C. Contienen además potasio, hierro, calcio, manganeso y flavonoides. Tienen propiedades laxantes, depurativas, digestivas y diuréticas, por lo que su jugo puede ayudar a calmar molestias estomacales. De las hojas se consigue un colorante amarillo y de los frutos uno oscuro. Las semillas son ricas en ácido gamalinoleico, que se agrega a productos cosméticos.

Amenazas y conservación

Los groselleros no parecen estar globalmente amenazados, pero son objeto de numerosos tipos de plagas, como el mencionado tizón de los pinos y la roya. El virus de la regresión es transmitido por ácaros en Europa, y puede destruir cultivos completos ya que carece de cura. Áfidos y ácaros son capaces de deformar las hojas y afectar el desarrollo, y las raíces pueden afectarse por organismos de los géneros Armillaria y Phytophthora.