Hylobatidae

Los gibones son primates hominoideos que pertenecen a la familia Hylobatidae. Su clasificación ha causado confusión al no saber si deben ser considerados como monos o simios, pero los estudios científicos han revelado que en realidad se trata de simios menores. De igual forma, se debate entre su número de géneros; mientras unos afirman que existen cuatro géneros y 18 especies, otros reiteran que la familia solo contiene un género llamado Hylobates con 11 especies. Otro porcentaje reconocen dos géneros.

El análisis molecular del genoma completo indica que el linaje de los gibones se separó del de los grandes simios hace aproximadamente 16.8 millones de años.

Descripción

Las medidas promedio para los gibones son de 40 a 65 cm de longitud corporal, siendo el siamang (Symphalangus syndactylus) la especie más grande con 90 cm de largo. Los pesos varían de acuerdo a la especie; hay individuos de 5.5 kg, de 7.5 kg y el más pesado de 12 kg, esta última cifra también representada por el siamang. El dimorfismo sexual de estos animales se distingue en el tamaño entre macho y hembra en donde estas últimas son más pequeñas, pero dicha característica difícilmente se percibe a simple vista.

Especies de Gibón.

Gibón – Familia Hylobatidae.

No son considerados monos porque carecen de una peculiaridad importante: cola, pero son similares en tener extremidades largas y delgadas, especialmente los antebrazos y en tener una estructura adaptada para trepar árboles.

Algunos desarrollan un tipo de saco en la garganta que funge como cámara resonante cuando realizan llamados.

La coloración del pelaje de los gibones varía entre negro, marrón, crema o gris, con manchas blancas en algunas regiones del cuerpo como manos, pies y rostro, el cual puede estar enmarcado por un contorno de pelos blancos, haciendo resaltar el área circundante a los ojos, nariz y boca que presenta una coloración negra, pero tal patrón no es obligatorio en todas las especies.

Poseen callosidades isquiales y algunos de ellos desarrollan un tipo de saco en la garganta que se infla y funge como una cámara resonante cuando realizan llamados.

Distribución y hábitat

Se encuentran exclusivamente en el continente asiático, abarcando Sumatra, Borneo, Java y otras islas cercanas.

Son encontrados en hábitats de bosques tropicales de tierras bajas, bosques densos de hoja perenne y semiperenne. Algunos se mueven entre bosques de bambú, plantaciones y zonas montañosas a 1500 metros del mar. Suelen elegir los árboles más altos para descansar y alimentarse.

Distribución del Gibón.

Hábitat natural del Gibón.

Alimentación

Su dieta es considerada vegetariana, pues el 60 por ciento de esta se compone de frutas. Complementan con ramas pequeñas, hojas, insectos, flores, higos, brotes y muy rara vez con huevos de aves.

Su agilidad para saltar entre las ramas con distancias de hasta 9 metros (dependiendo del tamaño del gibón) les da la oportunidad de aprovechar los nutrientes que los árboles aportan.

Comportamiento

Son monos activos y sociables que realizan la mayor parte de sus actividades durante el día, pues tienen una mejor visión para andar entre la vegetación y cuidarse de sus depredadores. Se balancean de rama en rama a velocidades de hasta 55 km/h, lo que requiere de una enorme destreza y precisión, aunque las roturas óseas por ramas débiles son situaciones cotidianas. También pueden caminar en postura bípeda algunos minutos, pero con los brazos levantados para no perder el equilibrio.

Se conocen por ser altamente territoriales y defender sus dominios con movimientos corporales y vocalizaciones agresivas que se escuchan hasta 1 km de distancia. Estos sonidos se realizan comúnmente entre pares, pero algunos jóvenes pueden unirse.

Los sonidos vocales son muy importantes dentro de su comunicación, pues también sirven para llamar la atención de compañeros, anunciar límites territoriales, así como para informar sobre la zona de la que se proviene.

Descripción del Gibón.

Cría de Gibón.

Reproducción

Se reconocen como animales monógamos que viven dentro de pequeñas agrupaciones familiares que van de 2 a 6 individuos, generalmente en la pareja reproductora y sus descendientes; sin embargo, en algunas especies de gibones se ha observado poliginia.

Con cada especie los patrones y comportamientos reproductivos pueden variar, pero por lo general, una hembra da a luz cada dos años y medio o tres a una sola cría que permanecerá en el núcleo familiar hasta los siete o diez años de vida. Cuando la cría llegue a la madurez, el padre se volverá hostil hacia él para expulsarlo del grupo.

Amenazas y conservación

Estado de conservación: “En Peligro de Extinción”

La gran mayoría de las especies se clasifican dentro de la categoría “En Peligro de Extinción” por la UICN debido a la degradación y pérdida de sus distintos hábitats por industrias mineras, petroleras y mineras, así como por la cosecha de bambú. La caza para la alimentación o para la obtención de nutrientes supuestamente medicinales también se aúnan a la problemática.

En el año 2015 se inició con una importante campaña para promover la conciencia sobre el estatus de los gibones. Esto incluyó sesiones educativas donde los habitantes aprendieron sobre las acciones que deben tomar para frenar la situación.