Flamboyán

Delonix regia

Información y características

El flamboyán, framboyán o flamboyant es un árbol de gran tamaño y vistosas flores. Es relativamente común en muchas regiones tropicales y no se encuentra en peligro de extinción, pero en los últimos años comienza a cernirse sobre la especie el peligro que representa la deforestación.

Orden: Fabales
Familia: Fabaceae
Género: Delonix

Descripción

Se trata de un árbol que alcanza 5-12 metros de altura, si bien algunos adquieren unos 15 metros. El tronco es estrecho con una corteza de pálido color gris. Las hojas son verde brillante, miden  de 30 a 50 centímetros de longitud y se disponen en 20-40 pares de folíolos primarios y 10-20 pares de folíolos secundarios. En palabras más simples, imagina la hoja dividida en dos partes, una izquierda y una derecha, cada una de la cual se divide en pares de hojas más pequeñas. A primera vista, las hojas parecen helechos.

Gracias a las flores el árbol es considerado uno de los más hermosos de la flora tropical. Son flores grandes mayormente rojas (una variedad exhibe flores amarillas) formadas por 4 pétalos color rojo intenso y uno un poco más largo y coloreado de blanco, amarillo y rojo. Aparecen en los extremos de las ramas. Las semillas están contenidas en vainas de 40 a 70 centímetros de longitud que se presentan verdes pero que al madurar obtienen un color marrón oscuro.

Flamboyán - Delonix regia

Distribución y hábitat

Naturalmente, la especie es endémica de Madagascar donde crece en el norte y el oeste, pero hoy en día prospera en muchas partes del mundo, sobre todo en los países tropicales y subtropicales. Se ha naturalizado en sitios como Florida (Estados Unidos). Algunos países donde ahora se le encuentra son Argentina, Australia, Belice, Brasil, Japón, Filipinas, Puerto Rico, Venezuela, Singapur, Ecuador, Etiopía, Sudáfrica, Tailandia y México.

En Madagascar su hábitat son los bosques secos pero en general se adapta a diversos tipos de hábitat y suelos, aunque sí requiere crecer a pleno sol.

Reproducción

A pesar de que hay pocas certezas sobre la reproducción de la especie, se sabe que el árbol comienza a florecer en primavera ofreciendo un precioso espectáculo rojo que continúa en verano. Los estambres, propios del género masculino, son de color rojo mientras que el estilo (femenino) es amarillo. Es posible que las flores sean polinizadas naturalmente por los colibríes u otras aves.

Cuando el flamboyán es cultivado, generalmente se propaga por semillas que se plantan en suelo cálido y húmedo, bien drenado. Es importante hacerlo lejos de edificios ya que las raíces suelen levantarse y afectar las construcciones, y las ramas frágiles pueden caer sin motivo aparente.

Usos

El principal uso del flamboyán es ornamental. Es plantado como parte de la decoración urbana de varias ciudades, y puede vérsele en parques y otros sitios públicos donde favorece la vista y el descanso gracias a su amplia sombra. La madera, aunque poco preciada económicamente, es resistente al agua y duradera, por lo que se utiliza como leña y para elaborar postes de cercas.

Flamboyán - Delonix regia

Las vainas pueden servir como alimento para el ganado, pero las semillas también han sido aprovechadas como material de collares, pulseras y otros accesorios. Se han realizado investigaciones sobre la utilidad de la goma que se obtiene de las semillas secas como un aglutinante para tabletas comprimidas.

Amenazas y conservación

Aparece en la categoría “Preocupación Menor” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, pero no está exento de amenazas, de las cuales las más comunes son los incendios forestales y la pérdida y fragmentación de hábitat como consecuencia del pastoreo, la recolección de leña, la agricultura de roza y quema y la producción de carbón.

No está amenazado, pero crece en algunas áreas naturales protegidas y se han hecho recolecciones de semillas que se mantienen en bancos de Reino Unido y Madagascar.