BioEnciclopedia https://www.bioenciclopedia.com Biodiversidad, Animales, Medio Ambiente, Vida Tue, 20 Oct 2020 20:14:46 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.5.3 Ciclos Biogeoquímicos https://www.bioenciclopedia.com/ciclos-biogeoquimicos/ Tue, 20 Oct 2020 19:02:34 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15050 Los Ciclos Biogeoquímicos son de protagonistas en el abasto de los elementos fundamentales para el desarrollo de la vida en el planeta.

The post Ciclos Biogeoquímicos first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Un ciclo biogeoquímico es la circulación de materia entre los elementos bióticos de la tierra, la biósfera, y los elementos abióticos de la misma que incluyen la litósfera, la atmósfera y la hidrósfera.

En términos más comunes sería el intercambio de sustancias entre todo lo que está vivo y la tierra, el aire y el agua existentes en el planeta. Estas permutas incluyen una diversidad de elementos químicos como el calcio, el carbón, el mercurio, el nitrógeno, el oxígeno, el fósforo, el selenio y el sulfuro cada uno de estos en un proceso específico llamados ciclos porque asumen un proceso de consumo y producción de estos elementos..

Adicionalmente a los intercambios de elementos en los ciclos biogeoquímicos, también hay ciclos que emiten y consumen sustancias compuestas por moléculas (dos o más átomos agrupados) como son el agua (Hidrógeno y Oxígeno, H20, y el Sílice (Silicio y Oxígeno, SiO2).

Importancia de los Ciclos Biogeoquímicos.

Desde luego los ciclos biogeoquímicos que incluyen sustancias esenciales para la vida son los más importantes y estudiados ya que su equilibrio es vital para plantas, animales y humanos.

Por ejemplo, ¿qué pasaría si las plantas dejaran de consumir bióxido de carbono y de liberar grandes cantidades de oxígeno en un ciclo continuo? ¿Cuánto tiempo duraría el oxígeno en la atmósfera si no hubiera un sistema que mantuviera el equilibrio del aire que respiramos?

Independientemente del tiempo que resulte de este osado cálculo, la vida se terminaría, al menos para organismos superiores como nosotros.

Tipos de Ciclos Biogeoquímicos

Aunque los más importantes, los relacionados con la vida son los seis primeros, los ciclos más comunes que se han identificado son:

  • Ciclo de nutrientes
  • Ciclo litológico
  • Ciclo del calcio
  • Ciclo del mercurio
  • Ciclo del selenio
  • Ciclo del Sílice

¿Por qué los ciclos biogeoquímicos son fundamentales para la vida?

Las moléculas orgánicas son compuestos químicos que contienen carbono (C), en muchos casos formando enlaces con otros elementos o con otros átomos de carbono.

Entre los otros elementos que se unen al carbono para formar moléculas orgánicas se encuentra principalmente el hidrógeno, el oxígeno, el nitrógeno, el azufre, el fósforo y otros en menor grado.

Estos elementos son imprescindibles para la vida, por lo que su producción y el abasto continuo de ellos a la biósfera terrestre son indispensables e incluso insustituibles para la supervivencia.

Cabe señalar que hay moléculas formadas de carbono y algunos de los elementos mencionados que nos son moléculas orgánicas, como los plásticos por dar un ejemplo y que en muchos casos son creadas por el hombre.

Para darnos una idea de algunos de los compuestos orgánicos creados con estos elementos:

  • Carbohidratos (Carbono, oxígeno, hidrógeno)
  • Lípidos (Carbono, oxígeno, hidrógeno, azufre, fósforo, nitrógeno)
  • Proteinas 
  • Ácidos nucleicos ADN, ARN (Carbono, oxígeno, hidrógeno, fósforo, nitrógeno)

Por lo que podemos apreciar rápidamente que las piezas básicas para la vida, la perpetuación de la misma y la evolución, son creados por estos elementos.

La Tierra es un sistema cerrado.

Pese a que la tierra recibe energía continuamente del sol, e incluso emite cierta energía, la materia existente en el planeta no aumenta ni disminuye, solo se recicla. Por consiguiente para mantener un abasto constante de los elementos básicos para la vida, su recirculación es parte de la maquinaria de la vida misma.

En contraste, los diferentes biomas y ecosistemas que existen en la tierra, son sistemas abiertos que consumen o aportan productos al planeta.

Algunos de los ciclos biogeoquímicos son coadyuvantes o están interconectados, por lo que procesos de uno en ocasiones ayuda a la proliferación o el consumo de sustancias de otro. Por ejemplo, la fotosíntesis conecta al ciclo del oxígeno con el ciclo del carbono a través de este proceso realizado por las plantas que conocemos bien.

El ciclo del agua ayuda igualmente a la distribución de algunos elementos mediante su continuo movimiento en forma de lluvias, ríos y océanos.

Principales Ciclos Biogeoquímicos.

A continuación describimos brevemente los principales ciclos sin entrar en las complejidades de algunos de sus maravillosos subprocesos. Pero que pueden ser encontrados en sus artículos específicos.

Ciclo del agua.

El ciclo del agua comprende la circulación de agua entre los océanos hacia la atmósfera a través de evaporación y su precipitación cuando se condensa, muchas veces esto ya no ocurre sobre el mismo océano sino en la tierra lo que alimenta plantas y reabastece cuerpos de agua. Estos cuerpos de agua pueden ser líquidos donde igual posteriormente sufrirá un proceso de evaporación o sólidos como cuando se encuentra en forma de nieve o hielo. Ver el Ciclo del Agua.

Ciclo del oxígeno.

El ciclo del oxígeno no solo es vital sino fascinante. Empieza con la llegada de energía proveniente del sol donde a través de un proceso maravilloso, la fotosíntesis, mediante el cual las plantas consumen dióxido de carbono y liberan oxígeno hacia la atmósfera. Una enorme cantidad de los seres vivos, principalmente del reino animal, usan este oxígeno para vivir.

Todos estos seres vivos que consumen oxígeno al respirar, a su vez desechan dióxido de carbono como producto de desperdicio, por lo que un claro ciclo entre seres aeróbicos y plantas existe en el planeta. Detalles del ciclo del oxígeno.

Ciclo del azufre.

El azufre posiblemente no sea uno de los elementos más importantes en la composición de los organismos vivos, pero no deja de ser indispensable ya que es fundamental en la composición de las proteínas y de los cofactores enzimáticos. Dos elementos con una importante participación en la conservación de la vida.

Durante el ciclo del azufre, este elemento sufre varias transformaciones a través de combinaciones con diferentes elementos como el hidrógeno y pasando por procesos de oxidación al combinarse con oxígeno.

Trivializando el proceso, el azufre pasa por una etapa de mineralización cuando a partir de fuentes orgánicas se transforma en formas inorgánicas creando minerales los cuales son posteriormente oxidados para ser nuevamente usados por elementos orgánicos.

Este es un proceso largo y complejo que resumimos pero que puede ver el detalle aquí.

Ciclo del Nitrógeno.

Pese a la obsesión e importancia del oxígeno, no debemos olvidar que la atmósfera terrestre está compuesta de 78% Nitrógeno y 21% Oxígeno.

El ciclo del nitrógeno es otro proceso químicamente complejo que pasa por un proceso de descomposición, realizada por bacterias, de ese elemento en forma de gas como se encuentra en la atmósfera en amoníaco que después de un proceso de nitrificación es aprovechado por las plantas de donde pasa a los animales que lo amonifican y lo desechan a para posteriormente ser procesado nuevamente por bacterias y termine liberado a la atmósfera como gas. Ver el ciclo del nitrógeno a detalle.

Ciclo del Carbono.

El carbono es el principal componente de los seres orgánicos. Se considera que hasta un 18% de un ser humano es carbono. En la atmósfera, principalmente se encuentra en forma de dióxido de carbono y metano de donde es absorbido por el proceso de la fotosíntesis realizado por el reino vegetal.

El dióxido de carbono de la atmósfera también es absorbido por los cuerpos de agua, lo que produce su acidificación cuando los niveles son altos o igualmente se adhiere a los diferentes tipos de precipitaciones terminando en la tierra o el océano.

Sin embargo, el carbono se encuentra en una diversidad de formas en la tierra desde el contenido en los seres vivos en toda la biósfera, en el océano tanto disuelto en los mares como en los animales marinos, así como en los sedimentos y depósitos de combustibles fósiles (carbón, petróleo, etc), en minerales como los diamantes y aún incluso en la corteza y el manto terrestres.

Es tan abundante y diverso, que el intercambio de carbono entre estos diferentes repositorios en ocasiones son ciclos completamente independientes y muy diferentes como:

  • Ciclo de carbono atmosférico
  • Ciclo de carbono oceánico
  • Ciclo de carbono de la Biósfera Terrestre
  • Ciclo de Carbono geológico.

Ver el ciclo del Carbono.

Ciclo del fósforo

La importancia del fósforo simplemente se manifiesta cuando sabemos que es el componente principal del ADN.

Posiblemente el ciclo del fósforo sea el más lento comparado con el del agua o del carbono ya que puede durar entre 20,000 y 100,000 años.

Su desarrollo se da cuando plantas absorben fosfatos que son trasladados a los animales consumidores que regresan el fosfato a la tierra cuando mueren y tienen un largo proceso de sedimentación que puede darse en tierra o en los océanos para eventualmente volver a la tierra usada por las plantas nuevamente. Detalle del Ciclo del Fósforo.

Equilibrio de los Ciclos Biogeoquímicos

Los ciclos biogeoquímicos no siempre encuentran el balance perfecto tanto por condiciones ambientales o geológicas o incluso en los últimos siglos por las actividades humanas que trastornan el flujo de sus materiales de muy diversas formas.

Por ejemplo, un exceso de dióxido de carbono en la atmósfera, o un exceso de tala de árboles y bosques, puede alterar el equilibrio del ciclo del oxígeno y del carbono. Una intensa explosión volcánica o una tormenta solar, pueden igual generar cambios irreversibles en algunos lugares.

La complejidad de estos ciclos, hace que hasta pequeños trastornos modifiquen las condiciones y los resultados. Como mencionamos anteriormente factores geológicos, factores extraplanetarios y la influencia de la actividad de los humanos pueden causar mucho daño y su alteración le da forma a la vida en el planeta. Una sequía es un pequeño trastorno del ciclo del agua, sequías de muchos años pueden cambiar la geografía o la demografía de un lugar y la sobrevivencia de las especies que lo habitan. 

El entendimiento de los ciclos biogeoquímicos es vital para la conservación del medio ambiente y la supervivencia de las especies que habitan este planeta, incluidos los seres humanos.

The post Ciclos Biogeoquímicos first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Triglicéridos, Causas y Prevención https://www.bioenciclopedia.com/trigliceridos-causas-y-prevencion/ Fri, 17 Apr 2020 22:43:09 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15010 Los triglicéridos son el tipo de grasa más común en el cuerpo humano.  Se definen como compuestos químicos útiles para proporcionar energía al cuerpo. Son hechos por el hígado pero también se obtienen de los alimentos. Después de cada comida, la energía sobrante o la que se reúne después del consumo de alcohol, se convierte […]

The post Triglicéridos, Causas y Prevención first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Los triglicéridos son el tipo de grasa más común en el cuerpo humano. 

Se definen como compuestos químicos útiles para proporcionar energía al cuerpo. Son hechos por el hígado pero también se obtienen de los alimentos.

Después de cada comida, la energía sobrante o la que se reúne después del consumo de alcohol, se convierte en triglicéridos, los cuales se almacenan en las células que se encuentran alrededor del cuerpo. Este almacenamiento es mucho más común en las caderas y la zona abdominal. Los triglicéridos continúan actuando entre comidas, razón por la que tenemos energía a lo largo del día. 

Lo anterior también significa que si nuestra ingesta diaria es mayor o mucho mayor a la energía que requerimos, la acumulación de triglicéridos será muy elevada, lo que no beneficia a la salud. 

No debemos confundir triglicéridos y colesterol. Los primeros tienen la tarea de almacenar calorías no utilizadas y proporcionar energía al cuerpo, mientras que el colesterol es importante para construir células y algunos tipos de hormonas.

¿De dónde provienen los triglicéridos?

Para hablar sobre triglicéridos, debemos hablar sobre el colesterol y otras grasas.

El colesterol y otras grasas no son dañinos para el cuerpo. La sangre requiere de estos para llevar a cabo varios procesos corporales de importancia. 

El colesterol llega a las células gracias a las lipoproteínas, complejos macromoleculares encargados de transportar colesterol a todo el cuerpo. Se identifican dos tipos de lipoproteínas principales: las de alta densidad y las de baja densidad. 

Ir a: Colesterol Alto, Causas y Riesgos…

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL), mejor conocidas como “colesterol bueno”, son las saludables para el organismo. Son aquellas que se encargan de producir hormonas, producir vitamina D y bilis, una sustancia necesaria para mejorar la digestión. También ayuda a que el cerebro, la piel, los nervios, músculos y huesos, se mantengan en buen estado y funcionamiento. 

Estas se obtienen de alimentos naturales como aguacates, semillas (ajonjolí, de girasol, chía, etc.), aceite de oliva, cacahuates, nueces, pescados como el salmón y las sardinas, entre otros muchos alimentos.

También están las lipoproteínas de baja densidad (LDL), mejor conocidas como “colesterol malo» y son las responsables de las enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Cuando este colesterol se mezcla con otras sustancias que hay en la sangre, puede formarse placa, la cual se adhiere a las paredes arteriales, lo que conlleva a la aterosclerosis. 

Las LDL se obtienen de alimentos procesados como harinas, cereales, palomitas para microondas, alimentos precocidos, etc., etc., así como de tocinos y otras frituras, lácteos, manteca de cerdo, entre otros alimentos de muy bajo valor nutricional. 

De aquí, se reconocen las lipoproteínas de densidad intermedia (IDL), las de baja densidad (VLDL) y los quilomicrones, que se encargan de que el colesterol y triglicéridos se muevan por el torrente sanguíneo y hacia el hígado y otros órganos y tejidos. 

Riesgos de acumular triglicéridos.

Todos requerimos de triglicéridos para poder disfrutar de una salud óptima, pero una acumulación excesiva es contraproducente, ya que favorece el desarrollo de varias enfermedades y padecimientos, como:

Diabetes tipo 2 o prediabetes

Esto sucede por el aumento de la concentración de triglicéridos debido al aumento de lipoproteínas de baja densidad y la disminución de lipoproteínas de alta densidad. Los niveles de triglicéridos suelen tener una buena correlación con el control glicémico; esto es, que suelen disminuir con un adecuado control de la diabetes mellitus.

Hipotiroidismo

Son los niveles bajos de hormonas tiroideas por problemas en la glándula tiroides. Se manifiesta a través de alteraciones en la frecuencia cardíaca, en la temperatura corporal y en el metabolismo.

Los triglicéridos altos pueden ser un signo de bajos niveles de hormonas tiroideas.

Enfermedad de las arterias coronarias

También se conoce como arterioesclerosis coronaria y es un tipo muy común de enfermedad cardiaca en el que las arterias que suministran sangre al músculo cardíaco, se endurecen y se estrechan debido a la acumulación de la placa formada por colesterol y otras sustancias en la sangre.

Síndrome metabólico (CHAOS). Es grupo de condiciones en la que la hipertensión arterial, la obesidad y la hiperglucemia se presentan juntas, lo que aumenta el riesgo de sufrir enfermedad cardíaca, infarto cerebral y diabetes.

Los triglicéridos altos también pueden ser un signo de afecciones genéticas que afectan la forma en que el cuerpo convierte la grasa en energía.

¿Cuáles son las causas de triglicéridos altos?

Hay varias causas por las que los triglicéridos se disparan a niveles alarmantes. Algunas de estas son:

Sobrepeso y obesidad. 

Proveniente generalmente de una mala alimentación y sedentarismo. 

Diabetes mal controlada.

Que puede derivar en hiperglucemia (niveles muy altos de glucosa), hipoglucemia (niveles muy bajos de glucosa) o cetoacidosis diabética (cuando el cuerpo produce un exceso de ácidos en la sangre, conocidas como cetonas.

Hipotiroidismo.

Una glándula tiroides poco activa al producir insuficientes hormonas tiroideas.

Enfermedad del riñón.

Se relaciona la insuficiencia renal con los niveles altos de triglicéridos en diabéticos.

Porciones inadecuadas en la dieta.

Esto es, comer regularmente más calorías de las que suele desgastar en las actividades cotidianas.

Beber mucho alcohol.

Una copa de cualquier tipo de bebida alcohólica es suficiente para elevar los niveles de triglicéridos. El problema puede ser mucho mayor en personas que ya cuentan con muchos triglicéridos antes de beber.

Medicamentos. 

Ciertos medicamentos pueden aumentar los triglicéridos, como por ejemplo:

Tamoxifeno

Esteroides

Betabloqueantes

Pastillas anticonceptivas

Diuréticos

Estrógeno y progestágeno

Retinoides

Algunos inmunosupresores

Algunos medicamentos para el VIH.

Otros.

Algunos trastornos genéticos y enfermedades de la tiroides.

¿Cómo saber si tengo altos los triglicéridos?

No hay síntomas específicos ni directos que nos indique una elevada acumulación de triglicéridos en el organismo. Así que lo más recomendable es realizarse un análisis de sangre para medir la cantidad de triglicéridos que poseemos.

¿Qué hacer para reducir los triglicéridos?

El primer paso para disminuir y lograr nivelar los triglicéridos, es realizar cambios permanentes en la dieta y en el estilo de vida.

Los cambios podrían ser drásticos si el paciente cuenta con una deficiente alimentación y condición física. Pero si los niveles son ligeramente elevados, solo es necesario realizar ligeras mejoras. Se sugiere acudir a un nutricionista para que elabore una dieta especializada con base a las necesidades y requerimientos del paciente. 

Siga las siguientes recomendaciones:

Llegue a su peso ideal con ayuda de profesionales de la salud. No elabore dietas por su cuenta ni consuma medicamentos para bajar de peso (aunque sea naturales) sin prescripción o recomendación médica.

Limite su ingesta de grasas poco saludables y alimentos azucarados.

Realice actividad física al menos 30 minutos al día. Puede ser entre usar bicicleta, correr, trotar, saltar la cuerda, hacer algún deporte, ir al gimnasio, etc.

Eliminar por completo el cigarro.

Eliminar o reducir el consumo de bebidas alcohólicas.

Realizar análisis de sangre cada año si es mayor de 45 años. Si es joven, puede ser cada 3 o 5 años. Esto es para conocer su condición de salud con base a su nivel de colesterol y triglicéridos. 

Si los análisis arrojan resultados de niveles elevados, es probable que el médico recete medicamentos. Es importante consumirlos al pie de la letra.

Niveles de triglicéridos saludables.

Al igual que el colesterol, los niveles de triglicéridos se miden en miligramos por decilitro (mg / dL).

Para mantener una buena salud, lo más recomendable es que nuestros triglicéridos no superen los 150 mg/dL.

Si los resultados están entre los 200 y 499 mg/dL, se considera alto y aumenta el riesgo de tener problemas cardiovasculares. 

Y si los resultados arrojan una cifra igual o mayor a 500 mg/dL, se considera un nivel muy alto de triglicéridos y en cualquier instante la salud podría colapsar. 

The post Triglicéridos, Causas y Prevención first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Colesterol Alto, Causas y Riesgos https://www.bioenciclopedia.com/colesterol-alto-causas-y-riesgos/ Fri, 17 Apr 2020 22:32:58 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15012 El colesterol es un lípido (grasa) que se encuentra en el tejido adiposo y en todas nuestras células. Es percibido como una sustancia dañina y perjudicial para nuestra salud, pero se trata de una concepción mal construida. El colesterol no es “malo” en sí, sino su acumulación en el organismo.  Así como alguna vitamina o […]

The post Colesterol Alto, Causas y Riesgos first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
El colesterol es un lípido (grasa) que se encuentra en el tejido adiposo y en todas nuestras células.

Es percibido como una sustancia dañina y perjudicial para nuestra salud, pero se trata de una concepción mal construida. El colesterol no es “malo” en sí, sino su acumulación en el organismo. 

Así como alguna vitamina o mineral puede ser tóxica en cantidades excesivas, el colesterol también puede llegar a serlo. No obstante, un amplio porcentaje de la población mundial es más propensa a presentar altos niveles de colesterol que un exceso de vitaminas y minerales. Y esto es por una dieta habitual a base de todo tipo de grasas, carnes y vísceras de animales (riñón de res, hígado de pollo y cerdo, etc.).

Tipos de Colesterol.

El colesterol viaja a través de la sangre en complejos macromoleculares compuestos por proteínas y lípidos llamados «lipoproteínas». Se identifican dos tipos de lipoproteínas encargadas de transportar colesterol a todo el cuerpo: las de alta densidad y las de baja densidad. 

HDL (lipoproteína de alta densidad) o colesterol «bueno».

Esta lipoproteína absorbe cantidades de colesterol y las lleva al hígado para que este lo expulse del cuerpo. Su presencia en el cuerpo reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Se requiere para producir hormonas, vitamina D y sustancias digestivas (como bilis), así como para mantener saludables el cerebro, los nervios, la piel, los huesos, dientes y músculos.

El colesterol HDL es obtenido de alimentos de origen animal como yemas de huevo, quesos y carnes, alimentos que no son dañinos para la salud, siempre y cuando no se coman en exceso ni diariamente. De lo contrario, los problemas de salud aparecerán a través de diversas enfermedades. 

La mejor manera de obtener colesterol “bueno” es consumiendo grasas insaturadas proveniente de aguacates, aceite de oliva, nueces (y/o aceite de nueces), pescados, semillas como chía, linaza y de girasol y alimentos ricos en fibra como avena y frijoles.

Algunos tipos de medicamentos pueden afectar los niveles de colesterol HDL en ciertas personas. Estos medicamentos son: Betabloqueantes para la presión arterial, esteroides anabólicos, progestinas (encontradas en algunas píldoras anticonceptivas) y Benzodiazepinas para la ansiedad y el insomnio.

LDL (lipoproteína de baja densidad) o colesterol «malo».

Los altos niveles de colesterol “malo” aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Si se tiene demasiado colesterol LDL en la sangre, se corre el riesgo de que se combine con otras sustancias que hay en esa misma sangre y se forme placa, la cual se adhiere a las paredes arteriales, convirtiéndose en aterosclerosis. 

Este padecimiento no presenta síntomas, hasta que la placa se desprende o la acumulación es demasiado excesiva y comienza a obstruir la irrigación sanguínea. 

Los alimentos que contienen mayores concentraciones de colesterol LDL, son los quesos, leche entera, margarina, tocino, salchichas, alimentos con mantequilla, alimentos fritos, comidas procesadas, alimentos azucarados, manteca de cerdo y aceite vegetal hidrogenado.

Las grasas trans (AGT), que elevan el colesterol LDL, se encuentran en algunos alimentos fritos y procesados como galletas, harinas procesadas, palomitas para microondas, alimentos precocinados, cereales comerciales, etc.

Los mariscos son alimentos saludables que deben consumirse con control, ya que tienen altos niveles de colesterol que podrían dañar al organismo.

IDL (lipoproteínas de densidad intermedia).

Permiten que el colesterol y los triglicéridos se muevan dentro de la solución a base de agua del torrente sanguíneo.

VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad).

Transportan los triglicéridos, que son el tipo de grasa más común en el cuerpo. 

Los triglicéridos son compuestos químicos hechos por el hígado y también se obtienen de los alimentos. Son útiles para obtener energía y se almacenan en el organismo.

Pero su acumulación en las arterias es peligrosa, ya que puede provocar su obstrucción y elevar el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Quilomicrones.

Son lipoproteínas grandes que tienen la función de transportar los triglicéridos desde el intestino hasta el hígado y otros tejidos. 

Problemas de salud por colesterol alto.

Demasiado colesterol en la sangre provoca problemas de salud ya sea a corto, mediano o largo plazo, de acuerdo al estado de salud de una persona y a sus antecedentes clínicos. 

La calidad de vida disminuye por diversas manifestaciones. Los grandes depósitos de placa en las arterias, llegan a formar coágulos de sangre que bloquean el flujo sanguíneo. Si este flujo bloqueado es el que lleva oxígeno al músculo cardíaco, la consecuencia se manifestará a través de un dolor intenso en el pecho o un ataque cardíaco. 

Toda arteria puede obstruirse por los altos niveles de colesterol, y dependiendo de cuál sea, será el tipo y grado de afectación. Hay arterias que transportan oxígeno al cerebro y a las extremidades, y su bloqueo puede representarse con la enfermedad de la arteria carótida, accidentes cerebrovasculares y enfermedad arterial periférica. Cualquiera de ellas podría complicarse y provocar la muerte.

Factores que provocan colesterol alto.

Generalmente, una persona que se alimenta de forma deficiente o inadecuada, tiene un estilo de vida muy poco saludable, lo que representa el principal factor para adquirir y acumular excesivas cantidades de colesterol en el organismo.

Ya vimos que alimentos fritos, grasosos y procesados como el tocino, los lácteos, galletas, alimentos precocinados, etc., etc., son bastante dañinos si no se consumen con mucha moderación. Incluso, aunque las carnes y los huevos son generalmente saludables, también su ingesta debe ser moderada.

La falta de actividad física reduce el colesterol saludable. Es importante evitar estar mucho tiempo en una sola posición y estirar los músculos varias veces al día. 

No es indispensable acudir a un gimnasio. Es válido salir a correr, usar la caminadora, saltar la cuerda, realizar desplantes, o cualquier otra actividad que contribuya al fortalecimiento, al mejoramiento del flujo sanguíneo y a la oxigenación del cerebro.

Fumar disminuye el colesterol de alta densidad o “bueno” y aumenta el LDL en ambos sexos, pero en las mujeres mucho más. 

La genética es uno de los factores que no podemos evitar pero sí controlar. La hipercolesterolemia familiar (FH) es una forma hereditaria de colesterol alto. Esta empieza al nacer y puede causar cardiopatía y ataques cardíacos a temprana edad, incluso en la niñez.

Aunque no es tan común como la causa por alimentación, algunos medicamentos pueden aumentar los niveles de colesterol. 

Mantenga precauciones sí…

Es una persona de la tercera edad. El colesterol tiende a aumentar conforme avanza la edad. Aunque ya vimos que los problemas por colesterol pueden presentarse en cualquier persona de cualquier edad, el envejecimiento es un factor natural de riesgo.

Tiene antecedentes familiares. Realice pruebas cada seis meses para medir y controlar sus niveles de colesterol. Acuda al médico ante cualquier alerta y a un nutricionista para una dieta especializada que mantenga los niveles balanceados.

Tiene sobrepeso u obesidad. Es urgente llegar al peso ideal con base a la estatura, edad y antecedentes clínicos. Esto va a disminuir en gran porcentaje, el riesgo de sufrir consecuencias graves por colesterol; especialmente la obstrucción de arterias importantes dirigidas a órganos vitales.

Tiene ascendencia afroamericana. Se ha comprobado científicamente que los afroamericanos suelen acumular mayores niveles de colesterol, tanto saludable como no saludable. Para evitar que el segundo provoque deficiencias, se recomienda llevar un control médico y de alimentación.

¿Cómo saber si tengo colesterol alto?

Lamentablemente, la mayoría de las personas se enteran que su colesterol es muy elevado cuando sufren algún problema de salud que los obliga a atenderse de forma urgente. Pero un análisis de sangre, arrojará la información necesaria para saber nuestra condición.

No importa si somos jóvenes, delgados y realizamos actividad física. La prevención es mejor que tener que llevar tratamientos de por vida.

Se recomienda que las pruebas para colesterol se realicen cada 5 años en niños y jóvenes sin antecedentes familiares, y cada uno o dos años en personas mayores de 45 años.

The post Colesterol Alto, Causas y Riesgos first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Cómo Desintoxicar el Hígado de forma Natural? https://www.bioenciclopedia.com/como-desintoxicar-el-higado/ Fri, 17 Apr 2020 22:25:27 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15014 Antes de hablar sobre cómo desintoxicar el hígado, debemos conocer algunas de sus peculiaridades más valiosas y entender cómo funciona.  El hígado es uno de lo órganos que pertenece al sistema digestivo y su importancia es esencial para mantener una salud óptima. Seguramente recordarás de los libros educativos, las características anatómicas de este órgano: tiene […]

The post ¿Cómo Desintoxicar el Hígado de forma Natural? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Antes de hablar sobre cómo desintoxicar el hígado, debemos conocer algunas de sus peculiaridades más valiosas y entender cómo funciona. 

El hígado es uno de lo órganos que pertenece al sistema digestivo y su importancia es esencial para mantener una salud óptima.

Seguramente recordarás de los libros educativos, las características anatómicas de este órgano: tiene un tamaño destacado (el peso promedio del hígado es de 1500 g y tiene 26 cm de ancho), posee forma de cuña y es de una coloración entre marrón oscuro y rojizo. Está ubicado en la parte superior derecha de la cavidad abdominal, justo debajo del diafragma y por encima del estómago, así que está protegido por las costillas.

El hígado es delicado pero muy importante, ya que realiza aproximadamente 500 funciones, desde las más vitales, hasta las más simples que son indispensables para facilitar procesos más complejos.

El hígado recibe irrigación sanguínea (circulación de la sangre hacia tejidos y órganos) por medio de dos fuentes: desde la arteria hepática y desde la vena porta hepática. Desde la primera recibe sangre oxigenada y desde la segunda recibe sangre rica en nutrientes.

Cuando se encuentra sano, tiene la capacidad de regenerarse por sí solo; a diferencia de uno enfermo que ya no cuenta con esta función. Y un dato que debe interesarnos más, es que no podemos vivir sin hígado. Solo podemos mantenernos vivos 24 horas después de que deja de funcionar. Por ello la importancia de cuidarlo.

Funciones del hígado.

Sería un poco excesivo mencionar ahora las 500 funciones del hígado, pero sí podemos hablar sobre las principales y las que, básicamente, nos permiten la vida.

  • Regula la mayor parte de los niveles químicos de la sangre.
  • Excreta bilis, un líquido color amarillo verdoso que ayuda a descomponer las grasas y a prepararlas para su digestión.
  • Produce alrededor de 800 a 1,000 ml de bilis por día.
  • El hígado procesa la sangre que sale del estómago y los intestinos, separando sus componentes y logrando que el organismo aproveche sus nutrientes.
  • Metaboliza los medicamentos que hay en la sangre para que sean utilizados fácilmente por el cuerpo.
  • Produce algunas proteínas para el plasma sanguíneo (esto lo hace con ayuda de la vitamina K).
  • Produce colesterol para ayudar a la distribución de grasas.
  • Almacena y libera glucosa con base a los requerimientos del cuerpo.
  • Almacena vitaminas y minerales y los libera a la sangre conforme las necesidades del organismo.
  • Almacena hierro y procesa hemoglobina.
  • Depura sustancias nocivas y desechos de la sangre.
  • Regula la coagulación sanguínea.
  • Equilibra la bilirrubina, un pigmento biliar amarillo que hace que piel y ojos luzcan amarillos cuando se acumula en exceso.
  • Metaboliza, descompone y transforma nutrientes absorbidos por el intestino. 
  • Descompone las células sanguíneas viejas o dañadas.
  • Las células del hígado descomponen las grasas y producen energía.
  • Tras la metabolización de proteínas, se produce amoníaco, un subproducto tóxico para el cuerpo. Las células del hígado convierten ese subproducto en urea, una sustancia con menos toxicidad. La urea es liberada en forma de orina.

Problemas más frecuentes en el Hígado.

Después de conocer todas las funciones del hígado, también debemos saber que puede sufrir daños por diversos factores, como algunos tipos de virus, obesidad y consumo frecuente de alcohol. El daño hepático sin atender adecuadamente produce insuficiencia hepática, que es la pérdida veloz de las funciones básicas del hígado, lo que pone en riesgo la vida.

La enfermedad de Wilson es un trastorno heredado que provoca la acumulación excesiva de cobre en los órganos, que de no atenderse llega a niveles mortales. Similar a ello es la Hemocromatosis, pero por acumulación de hierro. Lo cual puede envenenar los órganos y producir cáncer, cirrosis, entre otros problemas de gravedad.

La hepatitis es la inflamación del hígado generalmente por causas virales, aunque también es posible desarrollarlo por consumo frecuente de drogas y alcohol (hepatitis alcohólica) y cuando el sistema inmune ataca al hígado (hepatitis autoinmune). Si es por virus, se divide por clasificación, entre hepatitis A, hepatitis B, hepatitis C, hepatitis D y hepatitis E.

Y una de las más comunes es la cirrosis hepática, que usualmente ocurre por consumo de alcohol (excesivo o no), lo que lleva a que el hígado forme cicatrices y sufra un daño irreversible en parte de sus funciones. La cirrosis no tiene cura, pero es posible salvar la vida si se deja de dañar el hígado (depende del grado de daño ocasionado).

Desintoxica el hígado naturalmente.

Aunque este maravilloso órgano se depura y regenera de forma natural, se recomienda protegerlo contra elementos que puedan deteriorarlo progresivamente. Esto se obtiene tras el consumo de nutrientes que ayuden a su desintoxicación y al cumplimiento adecuado de sus funciones vitales.

Consume más alcachofa. 

La alcachofa (Cynara scolymus), es una planta herbácea muy nutritiva que fortalece el hígado.

Sus hojas se usan como remedio medicinal debido a que tienen altos niveles de compuestos amargos como la inulina y la cinarina. Las personas con problemas hepáticos crónicos pueden evitar más daños con su consumo regular.

Para los pacientes con ictericia o algún problema agudo del hígado, pueden tomar ¼ o ½ cucharilla de tintura preparada con las hojas y glicerina vegetal cada hora durante 1 o 2 días. La dosis máxima es de 6 cucharadas pequeñas al día. 

(Fuente: https://www.remedios-naturales.org/remedios-caseros-para-problemas-del-higado/)

Prepara este jugo nutritivo.

Para ayudar al hígado a la eliminación de metales pesados, se recomienda el consumo este nutritivo jugo. Solo se requiere 1 taza de agua, 1 plátano maduro, 1 taza de frutos rojos, y naranja en gajos, 1 puño de cilantro, 5 hojas de albahaca y 1 cucharadita de espirulina. Se bebe en el desayuno 2 veces por semana.

Prepara un rico té de boldo.

El boldo es una planta aromática endémica del centro de Chile. Se le atribuyen propiedades que benefician al hígado de diversas maneras: ayuda a su desintoxicación, elimina cálculos biliares, estimula la producción de bilis y ayuda en el tratamiento de la ictericia y hepatitis, además de todos los beneficios que tiene sobre el sistema digestivo.

Solo bastan dos cucharadas de hojas secas o tres hojas enteras para preparar el té. 

El boldo es recomendado incluso por médicos, pero para mayor seguridad, consulta sobre dosis y frecuencias de consumo.

Consume más Cardo Mariano.

El cardo mariano es una planta de hojas espinosas que se usa principalmente para tratar problemas hepáticos. Elimina acumulaciones de medicamentos y metales pesados en el organismo, principalmente. También ha mostrado efectos positivos en pacientes con cirrosis y hepatitis C.

Es importante consultar al médico antes de consumir cualquier tipo de dosis. 

Recomendaciones adicionales.

Cuidar la dieta.

Para hacer una efectiva depuración hepática, es primordial evitar el consumo de alimentos con nitratos, colorantes y conservadores artificiales, que afectan su función al enfocarse en neutralizarlos.

Ningún medicamento químico o natural, servirá para cuidar el hígado si no se modifican los hábitos alimenticios. 

Incluir en los platillos más vegetales.

Como continuación del punto anterior, recomendamos incluir en la dieta buenas cantidades de apio, remolacha, cebada, semillas de sésamo, hojas de diente de león y bardana, manzanas crudas, cebollín, nueces, zanahorias y verduras de hoja verde, que optimizan la salud del hígado gracias a sus minerales.

¿Qué tal una deliciosa ensalada de remolacha con zanahoria, o de lechuga con maíz, aguacate y semillas de sésamo? ¡Deliciosas!

Hacer ejercicio regularmente.

Mejora la circulación sanguínea y la función hepática. Pero cabe aclarar que la actividad física no solo es buena para este órgano en particular, sino para todo el organismo en su totalidad.

Tomar agua con regularidad.

No hay algo más efectivo que el agua para depurar las toxinas de este y todos nuestros órganos. El agua ayudará a que cada elemento del organismo funcione adecuadamente, así que bebe un poco cada dos horas y evita la sed.

Reducir el consumo de alcohol. 

Es una de las recomendaciones más básicas e importantes para mantener la salud del hígado. El alcohol es dañino incluso en pocas cantidades, y no se requiere su consumo excesivo para tener problemas en el hígado. Sin embargo, sí es mucho más probable que los bebedores constantes sufran deficiencias en este órgano. Así que se sugiere eliminar o disminuir su consumo y frecuencia.

The post ¿Cómo Desintoxicar el Hígado de forma Natural? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Sistema Nervioso Central: Funciones y Partes https://www.bioenciclopedia.com/sistema-nervioso-central-funciones-y-partes/ Fri, 17 Apr 2020 22:20:21 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15017 El sistema nervioso es el encargado de organizar, controlar y coordinar las funciones corporales a través de ramificaciones que se distribuyen a lo largo de nuestro cuerpo.  El sistema nervioso consta de tres divisiones básicas: sistema nervioso central, sistema nervioso periférico y sistema nervioso autónomo. Cada uno forma parte de un mismo sistema, pero se […]

The post Sistema Nervioso Central: Funciones y Partes first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
El sistema nervioso es el encargado de organizar, controlar y coordinar las funciones corporales a través de ramificaciones que se distribuyen a lo largo de nuestro cuerpo. 

El sistema nervioso consta de tres divisiones básicas: sistema nervioso central, sistema nervioso periférico y sistema nervioso autónomo. Cada uno forma parte de un mismo sistema, pero se integra de características anatómicas particulares que conforman un funcionamiento singular.

El sistema nervioso autónomo (SNA) controla las funciones involuntarias del individuo como la temperatura y los latidos del corazón. 

El sistema nervioso periférico (SNP) está compuesto por todos los ganglios y nervios  que se ramifican desde la médula espinal.

El sistema nervioso central (SNC) es el más esencial, ya que se compone por el encéfalo y la médula espinal. Se entiende por encéfalo, una masa nerviosa dentro del cráneo que consta de tres partes principales: cerebro, cerebelo y tronco encefálico, entre otras estructuras pequeñas y complementarias.

Funciones del Sistema Nervioso Central.

En el sistema nervioso en general, la información manejada está a cargo de tres tipos de neuronas: neuronas sensoriales, interneuronas y motoneuronas. Estas a su vez, indican las funciones del sistema nervioso. 

Las primeras, las sensoriales, mandan información desde los tejidos del cuerpo y los órganos sensoriales, hacia la médula espinal.

Las interneuronas, también llamadas neuronas integradoras, forman un sistema interno de comunicación entre neuronas; y las motoneuronas o neuronas motoras, son neuronas eferentes (que transmiten sangre o linfa) que proyectan su axón hacia la médula espinal o fuera de esta.

Ahora, hablando de funciones específicas del sistema nervioso central, y considerando sus tres partes primordiales antes mencionadas: cerebro, cerebelo y tronco encefálico, entendemos que cumple numerosas tareas, pues hablamos de que funge como el principal centro de procesamiento del sistema nervioso y coordina cada una de las funciones que realiza el cuerpo.

Cerebro

Es el centro de mando. El cerebro se encarga de procesar, interpretar y coordinar la información que recibe de los órganos sensoriales , y toma decisiones sobre las instrucciones enviadas al resto del cuerpo. Es decir, envía señales a los músculos y las glándulas de “lo que deben hacer”. 

Por lo tanto, el cerebro controla nuestros movimientos voluntarios, los pensamientos, aprendizajes y emociones. Así como la memoria, el habla, la lectura, la comprensión, etc.

El cerebro corresponde a un 85% del peso del encéfalo se observa como una masa compuesta por grasas y tejidos de consistencia gelatinosa. Tiene un peso aproximado de 1.4 kg y está constituido por 2 hemisferios y 4 lóbulos de la corteza. 

Los hemisferios son el izquierdo y el derecho y los 4 lóbulos son:

Frontal

Se ubica en la zona delantera, justo detrás de la frente. Se separa del lóbulo parietal por un surco central y del lóbulo temporal por un surco lateral. Lleva a cabo diversas funciones como el habla, la regulación de emociones, el cálculo, la planificación, el razonamiento, la solución de problemas, el aprendizaje y la conducta.

El lóbulo frontal humano alcanza la madurez completa al final de los 20 años de edad, aproximadamente.

Occipital

Se ubica en la parte posterior del cerebro y se encarga de la visión o interpretación de imágenes visuales para relacionarlas con las imágenes que tenemos almacenadas en la memoria.

Generalmente, cuando este lóbulo se daña, se ve reflejado en pérdida parcial o total de la visión. Y de todos los tipos de epilepsias, las epilepsias occipitales representan entre el 5 y 10% de los casos en humanos.

Parietal

Se localiza en la sección media del cerebro detrás del lóbulo frontal. Interviene en el procesamiento del lenguaje y en la integración de la información sensorial, lo que significa que permite procesar la información sobre temperatura, presión y dolor, así como también disfrutar sabores y aroma, y; sentir texturas y sensaciones a través de la piel.

De acuerdo a investigaciones científicas, este lóbulo también está relacionado con la lectura y la aritmética.

Temporal

El lóbulo temporal se ubica debajo de la fisura lateral en ambos hemisferios, izquierdo y derecho. Interviene en funciones relacionadas a la audición, el lenguaje, el habla, la memoria auditiva y la memoria visual. Gracias a este, podemos reconocer e interpretar sonidos y palabras, así como reconocer rostros de personas y objetos que fueron parte de momentos pasados.

Se comunica con el hipocampo que se relaciona con el almacenamiento de la memoria; es por ello que cualquier daño a esta área, produce amnesia anterógrada permanente o temporal.

Algunos documentos científicos consideran dos lóbulos más: Insular y Límbico.

Insular

El lóbulo insular o de la ínsula, está cubierto por los lóbulos frontal, parietal y temporal. Se relaciona con la conciencia y con funciones vinculadas a las emociones y a la regulación de la homeostasis del cuerpo.

Límbico

Un conjunto de estructuras cerebrales que conforman el sistema límbico y que cuyas funciones están relacionadas con  la emoción, el comportamiento, la motivación, la memoria a largo plazo y el sentido del olfato.

Otras partes importantes del cerebro son los ganglios basales que son responsables del control motor, del aprendizaje motor, de las funciones y conductas ejecutivas, así como de las emociones.

El tálamo, una masa de materia gris situada entre los dos hemisferios que se encarga de transmitir señales sensoriales a la corteza cerebral. Así como de regular la conciencia, el sueño y el estado de alerta.

El hipotálamo se encuentra debajo del tálamo y produce hormonas que controlan el hambre, la sed, la temperatura corporal, el placer sexual, la frecuencia cardíaca y los estados de ánimo.

El hipocampo está presente en cada lado del cerebro y su función más importante es la de consolidar la información de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo. Es decir, que gracias al hipocampo, podemos recordar varios momentos de nuestra niñez.

Cerebelo

El cerebelo se encuentra en la parte posterior del encéfalo y se compone de materia gris y materia blanca.

Se encarga de los movimientos no voluntarios, de la motricidad fina, el equilibrio y la postura, a través de la transmisión de información y señales a distintas partes del encéfalo. Gracias al cerebelo, los movimientos que realizamos son uniformes y coordinados. Así que cualquier daño producido en este, provocará mareo y la pérdida de equilibrio y coordinación.

Hay tres maneras diferentes de dividir el cerebelo: morfológicamente, filogenéticamente y funcionalmente.

Morfológicamente se refiere a que la superficie del cerebelo posee varias fisuras que delimitan sus tres lóbulos: el anterior, el posterior y el floculonodular.

En cuanto a la Filogenética, el cerebelo puede dividirse en arquicerebelo (equilibrio), paleocerebelo (postura) y neocerebelo (movimientos voluntarios).

Y la funcionalidad, tiene relación a que todas sus partes conforman un conjunto de estructuras funcionales que trabajan en conjunto con otras partes del cuerpo.

Tronco encefálico

También se le denomina tronco cerebral y es la parte del encéfalo que se conecta con la médula espinal. Incluye al mesencéfalo, la protuberancia anular y el bulbo raquídeo. Su función radica en el transporte de vías motoras y sensoriales desde el cerebro al cuerpo y desde el cuerpo de regreso al cerebro.

Mesencéfalo: Controla la mayoría de los músculos oculares y es una parte importante del sistema extrapiramidal (habilidades motoras).

Protuberancia anular: También se conoce como Puente de Varolio y se caracteriza por incluir vías y tractos neurales que realizan varias funciones, como por ejemplo, regular la respiración, controlar las acciones involuntarias, así como controlar los roles sensoriales en la audición, el equilibrio y el gusto.

Bulbo raquídeo o médula oblongata: Es una protuberancia de forma redondeada que controla funciones de respiración, de frecuencia cardíaca y presión arterial. También se encarga de regular el ciclo de sueño y vigilia, así como de nuestros reflejos de vómitos, tos, estornudos y deglución.

The post Sistema Nervioso Central: Funciones y Partes first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Qué es la Hipoglucemia? https://www.bioenciclopedia.com/que-es-la-hipoglucemia/ Fri, 17 Apr 2020 22:11:47 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15019 ¿Qué es la Hipoglucemia? La hipoglucemia es el término médico que se refiere a los bajos niveles de azúcar en la sangre. No es una enfermedad en sí, sino un indicador de que el azúcar de nuestra dieta no es suficiente. El azúcar o glucosa es un monosacárido muy importante que debe mantenerse en el […]

The post ¿Qué es la Hipoglucemia? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Qué es la Hipoglucemia?

La hipoglucemia es el término médico que se refiere a los bajos niveles de azúcar en la sangre. No es una enfermedad en sí, sino un indicador de que el azúcar de nuestra dieta no es suficiente.

El azúcar o glucosa es un monosacárido muy importante que debe mantenerse en el organismo a niveles equilibrados, pues representa la fuente principal de energía en el cuerpo y una concentración demasiado alta o demasiado baja, ocasiona problemas graves de salud.

La hipoglucemia podría entenderse en términos más básicos, como un indicador contrario al de la diabetes, ya que se requieren alimentos con alto contenido de azúcar como frutas o jugos de frutas para llegar a la cantidad considerada normal. Existen medicamentos con el mismo objetivo, pero cualquiera que sea la forma de solucionar una hipoglucemia, debe ser controlada y respaldada por un médico. 

Se considera hipoglucemia cuando el nivel de azúcar en la sangre es igual o menor a 70 miligramos por decilitro (mg/dL).

Importancia del azúcar en el cuerpo.

Para comprender mejor la importancia del azúcar, este es para el cuerpo humano, el equivalente a la gasolina de un coche. Es la sustancia que lo logrará su funcionalidad y movilidad a lo largo del día. 

El azúcar es un carbohidrato, y los carbohidratos, también llamados glúcidos o hidratos de carbono, son biomoléculas que contienen carbono, hidrógeno y oxígeno, y están formados por moléculas de azúcar que al descomponerse crean glucosa.

Los carbohidratos se dividen en monosacáridos, disacáridos, polisacáridos y oligosacáridos, y la glucosa o azúcar pertenece a los primeros al ser el más simple. 

Todo sistema humano requiere azúcar para cumplir sus funciones vitales, pero es mucho más importante para los músculos (esto incluye al corazón) y para el sistema nervioso en su totalidad. El cerebro necesita glucosa para “trabajar” de maner óptima cada día. 

Después de cada comida de una persona sana, la sangre absorbe glucosa, y cuando hay más de la normal, se almacena en el cuerpo; tarea que realizan los músculos y el hígado. Entonces, cuando el nivel de azúcar en la sangre comienza a descender, una hormona le indica al hígado que es momento de liberar un poco de esa glucosa que tiene almacenada. Es así como el mismo cuerpo utiliza las reservas a nuestro favor, elevando y nivelando el azúcar en la sangre.

Pero cuando las reservas no son suficientes para compensar la falta de azúcar, significa que los niveles son peligrosamente bajos, lo que representa una seria amenaza para la salud. 

Por esta razón, es de suma importancia medir el azúcar que ingerimos. Si contamos con suficientes reservas y volvemos a consumir azúcar, el almacenamiento será excesivo y los problemas de salud irán manifestándose. O por lo contrario, si evitamos el azúcar en su totalidad, el cuerpo irá debilitándose al no tener fuerza ni tampoco reservas suficientes.

Síntomas de la Hipoglucemia.

Cuando los órganos y músculos no tienen energía, el cuerpo podría manifestarse mediante diversos padecimientos. No obstante, los síntomas podrían no aparecer o ser diferentes en cada persona e ir de leves a moderados.

Síntomas leves – moderados.

Temblores o nervios

Dificultad para hablar

Sensación de ansiedad o debilidad

Sudoración

Ritmo cardíaco irregular

Fatiga

Irritabilidad

Piel pálida

Hambre

Sensación de hormigueo alrededor de la boca

Dolor de cabeza

Visión borrosa

Somnolencia o cansancio

Mareo o aturdimiento

Confusión o desorientación

Falta de coordinación

Conducta o personalidad cambiante

Problemas para concentrarse

Síntomas severos: 

Incapacidad de comer o beber

Ataques o convulsiones

Pérdida del conocimiento

Síntomas en pacientes con diabetes que bajan demasiado sus niveles de azúcar:

Tener hambre o la sensación de “punzadas” en el estómago.

Temblores

Ritmo cardíaco acelerado

Sudoración o la piel fría y húmeda

Palidez

Dolor de cabeza

Irritabilidad

Cambios de humor

Somnolencia y debilidad

Mareos y vértigos

Falta de coordinación al caminar

Visión doble o borrosa

Confusión

En casos graves, convulsiones y desmayos

Síntomas durante el sueño:

Llantos repentinos

Pesadillas

Sudoración excesiva

Cansancio, irritabilidad o confusión al despertar.

Causas de la Hipoglucemia.

Existe más de una razón por la que los niveles de azúcar en la sangre llegan a ser muy bajos, pero la mayoría de los casos ocurren en personas que padecen diabetes. 

Las causas más comunes de hipoglucemia son:

En personas con diabetes: 

Medicamentos.

La causa más frecuente de hipoglucemia es parte de un efecto secundario del consumo de medicamentos para tratar la diabetes. La insulina y otros medicamentos ayudan a disminuir la glucosa, pero una dosis que rebase los límites, puede disminuir abruptamente los niveles, causando hipoglucemia.

Mala alimentación.

También se presenta cuando el paciente no se alimenta adecuadamente o lo suficiente después de tomar medicamento para tratar la diabetes.

Mucho ejercicio.

Realizar más ejercicio de lo normal, ocasiona descensos en el nivel de glucosa en la sangre hasta por un tiempo de 24 horas después del ejercicio o actividad física.

En personas sin diabetes:

Medicamentos.

Hay medicamentos que pueden provocar este padecimiento en niños o en personas con insuficiencia renal. 

Consumo de alcohol.

El alcohol no es saludable en ninguna cantidad, pero beber en exceso impide que el hígado funcione adecuadamente y presente problemas al liberar la glucosa que ha almacenado. 

La hepatitis, otro problema del hígado, puede ocasionar hipoglucemia. Y los trastornos renales impiden que los desechos y toxinas sean liberados normalmente, por lo que la acumulación de medicamentos podría afectar los niveles de glucosa.

Deficiencias hormonales. 

Algunos trastornos de las glándulas suprarrenales y la hipófisis, podrían llegar a afectar a las hormonas que se encargan de transformar los carbohidratos en glucosa. 

Hambre prolongada.

No es bueno evitar el desayuno ni comer a destiempos todos los días. Los malos hábitos, así como la anorexia nerviosa, disminuye la acción del organismo para producir glucosa, simplemente porque no hay nutrientes de dónde obtenerla. 

¿Cómo prevenir la hipoglucemia?

Como mencionamos anteriormente, la hipoglucemia es mucho más común en personas que padecen diabetes, ya sea niños o adultos, y existen algunas medidas de prevención que también pueden aplicar las personas que no padecen dicha enfermedad.

Para evitar episodios de hipoglucemia, se recomienda seguir las siguientes indicaciones:

No saltar ninguna comida.

El desayuno es la comida más importante del día y por ningún motivo debe saltarse. Pero esto no significa que los demás alimentos deban ignorarse. Cada comida es importante y debe realizarse a horas adecuadas y constantes.

No realizar ejercicio en exceso.

Si se va a realizar más ejercicio de lo normal, es importante compensar con refrigerios adicionales.

En pacientes con diabetes no se recomienda darse baños fríos o calientes después de aplicaciones de insulina. 

Revisar niveles de azúcar con constancia.

Conocer los niveles de azúcar brinda información sobre dosis de medicamentos, qué tipos de alimentos consumir y evitar, así como cuánta actividad física realizar. 

Un médico recomendará cada cuanto tiempo hacer chequeos de sangre con base al estado de salud e historial clínico. 

Las personas sin diabetes también deben realizarse análisis sanguíneos, pues recordemos que la hipoglucemia puede ser asintomática. Si se conocen las condiciones de salud a tiempo, es más fácil tomar medidas de prevención.

Recomendación adicional.

Para cualquier persona con hipoglucemia, niño o adulto, se recomienda portar una pulsera o collar de identificación médica donde se indique su condición diabética.

En caso de peligro, cualquier persona conocida o desconocida, sabrá que tiene que pedir ayuda médica de inmediato. Obtener ayuda a tiempo impedirá complicaciones que puedan poner en peligro la vida. Más si se trata de niños y ancianos. 

The post ¿Qué es la Hipoglucemia? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Tipos de Cáncer https://www.bioenciclopedia.com/tipos-de-cancer/ Fri, 17 Apr 2020 22:05:25 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15021 ¿Qué es el cáncer? El cáncer es una enfermedad donde células anómalas crecen sin control sobrepasando a las células normales y destruyendo tejidos corporales, impidiendo que el cuerpo funcione correctamente. Un cáncer, donde sea que se desarrolle, afecta todos los sistemas, ya que órganos, glándulas y tejidos trabajan en conjunto. Estas células suelen ser aquellas […]

The post Tipos de Cáncer first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una enfermedad donde células anómalas crecen sin control sobrepasando a las células normales y destruyendo tejidos corporales, impidiendo que el cuerpo funcione correctamente. Un cáncer, donde sea que se desarrolle, afecta todos los sistemas, ya que órganos, glándulas y tejidos trabajan en conjunto.

Estas células suelen ser aquellas células viejas que en vez de morir, comienzan a reproducirse sin control, “desobedeciendo” el mecanismo de control que siguen todas las demás células. 

Las células generadas son nuevas, pero anormales, sin ninguna función que beneficie al cuerpo. Su formación puede ser tan acelerada, que crean conjuntos de tejidos llamados tumores. El tamaño de los tumores depende del tamaño de las células y su nivel de concentración. 

Más información sobre el cáncer…

No obstante, no todos los tipos de cáncer se manifiestan a través de tumores. Algunos no forman protuberancias, pero sí ocasionan muchas deficiencias, como la leucemia, que es mejor conocida como cáncer en la sangre.

Un cáncer puede iniciar en cualquier parte del cuerpo y llevar un tratamiento exitoso si el problema se detecta en etapas tempranas. Pero cuando se detecta en estados avanzados, las probabilidades de supervivencia disminuyen en un amplio porcentaje.

A rasgos generales, algunos datos que debemos saber sobre el cáncer, son:

  • Las células donde se inicia no son de un solo tipo.
  • Afecta a personas de cualquier edad.
  • Aunque todos son peligrosos, algunos son comunes y otros muy raros.
  • No todos crecen rápidamente. Ciertos tipos de cáncer se desarrollan muy lento.
  • Los síntomas son variables. Pueden aparecer varios, pocos o ninguno. Muchas personas que observan o sienten síntomas, desconocen que son manifestaciones de un cáncer y dejan pasar el tiempo.
  • La experiencia de un cáncer no es la misma para todas las personas.

Algunas veces, el cáncer parece haber sido vencido con ayuda de los tratamientos, que generalmente incluye cirugías, quimioterapias y radioterapias, pero meses o años más tarde, vuelve a aparecer, casi siempre de forma más agresiva. 

Tal situación suele deberse a que el tumor que alguna vez invadió el tejido circundante, hizo metástasis en una o varias partes del cuerpo. Es decir, el cáncer fue vencido en una zona, pero ahora está presente en otras áreas agravando el problema. 

¿Qué es la metástasis?

La metástasis es cuando varias de las células que forman un tumor, se separan de este para irse hacia otras partes del cuerpo. Entonces, el cáncer comienza a diseminarse. 

Las células cancerosas se transportan a través del sistema linfático o a través del sistema sanguíneo; y una vez que se instalan, forman su propio grupo de células que comienzan a realizar el mismo proceso: multiplicarse e invadir y romper tejidos.

El nuevo tumor creado, es el mismo tipo de cáncer que el tumor de donde provino. Es decir, que un cáncer de páncreas que hizo metástasis en el pulmón, tiene células anómalas de cáncer de páncreas y no son células de cáncer de pulmón. 

Las células que se separan del tumor inicial, tienen pocas probabilidades de sobrevivir e iniciar un nuevo tumor, pero existen tantas células cancerosas en un tumor, que en algún intento se completará el objetivo.

Cuando ocurre metástasis en un organismo, el cáncer ya es muy difícil de vencer. Por esta razón, es la causa de la mayoría de las muertes por cáncer.

El cáncer en el mundo.

El cáncer es la segunda causa de muerte en todo el planeta, solo después de la cardiopatía isquémica.

De acuerdo a datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), el cáncer ocasionó la muerte de 8.8 millones de personas tan solo en el 2015, y cerca del 70% se registró en países de ingresos de nivel medio y bajo. 

Los cinco principales factores detectados son: 

Sobrepeso y obesidad.

Deficiencia de vitaminas y minerales procedentes de frutas y verduras.

Sedentarismo o falta de actividad física.

Consumo de tabaco.

Consumo de alcohol.

Otro factor menos frecuente es el envejecimiento. La incidencia de la enfermedad aumenta con la edad, probablemente por sedentarismo y deficiente absorción de nutrientes, en combinación con algunas posibles enfermedades.

Según datos de la misma fuente (Organización Mundial de la Salud), son cinco tipos de cáncer los que causan un mayor número de fallecimientos:

Pulmonar (1.7 millones de defunciones)

Hepático (788 000 defunciones)

Colorrectal (774 000 defunciones)

Gástrico (754 000 defunciones)

Mamario (571 000 defunciones)

De acuerdo al estudio del cáncer en distintas partes del mundo, este varía según la región. Esto es, que la probabilidad de desarrollar cáncer o morir por sus complicaciones, depende en cierta medida, del lugar donde residen las personas. 

Se ha hallado una mayor incidencia y mortalidad por la enfermedad en Asia, continente que alberga al mayor número de habitantes en el mundo, equivalente al 60% de la población global. 

América es un continente con graves estadísticas de cáncer. A pesar de concentrar el 13.3% de la población mundial, hay una incidencia del 21% y 14.4% de muertes por diversos tipos de cáncer.

Europa, que concentra el 9% de la población del planeta, representa el 23.4% de los casos de cáncer y el 20.3% de las defunciones.

Con dichos datos y estudios a lo largo de los años, se ha estimado que uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres, van a desarrollar algún tipo de cáncer durante su vida. Pero eso no es todo. Uno de cada ocho hombres, y una de cada once mujeres, morirán por dicha enfermedad. (Datos obtenidos de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud 2018.)

Es un hecho que el cáncer está aumentando en la población mundial por varias razones: 

  • Alimentación a base de productos procesados con altos contenidos de químicos y colorantes tóxicos.
  • Poca preocupación por la protección de la piel hacia los rayos UV.
  • La exposición a químicos en el aire y en el agua.
  • Entre mayor población, más casos de cáncer.
  • En varios países hay un elevado número de ancianos, y el riesgo de padecer cáncer aumenta conforme avanza la edad.

¿Cuáles son las causas del cáncer?

Hay varias causas por las que aparece el cáncer.

Los factores de riesgo antes mencionados, aumentan la posibilidad del comportamiento anormal de las células. Tales alteraciones se categorizan en:

  • Factores genéticos. (Familiares con antecedentes de cáncer).
  • Tres categorías de agentes externos.

Carcinógenos físicos: radiaciones ultravioletas e ionizantes.

Carcinógenos químicos: amianto, componentes del humo de tabaco, aflatoxinas, arsénico.

Carcinógenos biológicos: determinados virus, bacterias y parásitos.

Los virus de la hepatitis, así como el de papiloma humano y el VIH, por mencionar algunos, aumentan el riesgo de diversos tipos de cáncer.

Cabe mencionar que los factores genéticos no son determinantes. Es posible que un individuo con antecedentes de cáncer no lo desarrolle a lo largo de su vida, y también, que un individuo desarrolle cáncer sin haber tenido antecedentes familiares, o al menos, no recientes.

El cáncer infantil es aquel que se presenta en niños menores de 15 años. La afectación a niños tiene un promedio entre 50 y 200 por cada millón.  

¿Cuántos y qué tipos de cáncer hay?

El cáncer es una enfermedad que se diversifica en más de 100 tipos, pero en algunas fuentes señalan que son casi 200. Hablar de cáncer es hablar de algún área específica del cuerpo e iniciar con un tratamiento especializado. No todos se tratan de la misma manera, ni se obtienen los mismos resultados en el paciente. 

El cáncer se denomina generalmente por el tipo de órgano que ataca. Por ejemplo, el cáncer de mama comienza en los senos; el cáncer de vejiga comienza en la vejiga, etc.

Se identifican cinco categorías principales de cáncer:

  • Carcinomas
  • Sarcomas
  • Leucemia
  • Linfomas y mielomas
  • Del sistema nervioso central

Carcinomas.

Un carcinoma es un tipo común de cáncer que se manifiesta a través de un tumor maligno que comienza en la piel o en el tejido epitelial de los órganos.

Existen diversos tipos de tejidos epiteliales, así que los carcinomas cuentan con algunas clasificaciones:

Adenocarcinoma: es un tumor maligno que crece en un epitelio glandular. Es decir, un tumor que se origina en las células epiteliales que producen fluidos o mucosidades. Algunos ejemplos son el cáncer de seno y de próstata.

Carcinoma de células basales: es un cáncer que comienza en la capa basal, la parte inferior de la epidermis (la capa más exterior de la piel). Aproximadamente 8 de cada 10 casos de cáncer en la piel, son parte de este tipo de carcinoma. 

Generalmente se desarrolla lentamente en áreas del cuerpo expuestas al sol, como los brazos, la cara, la cabeza y el cuello. Pero la falta de tratamiento a tiempo puede hacer que se extienda a otras áreas cercanas, e incluso, invadir los huesos.

Carcinoma de células escamosas: Alrededor de de 2 de 10 diez casos de cáncer de piel, pertenecen a este carcinoma. Se forma en las células epiteliales que están en la parte externa de la epidermis.

Aparece comúnmente en cara, orejas, labios y la zona dorsal de las manos, pero también es posible que crezca en cicatrices o llagas crónicas.

Carcinoma de células de transición: También es llamado carcinoma urotelial y es el tipo más común de cáncer de vejiga. Crece en el tejido epitelial que cubre a la vejiga y otras partes del tracto urinario, como la pelvis renal (la parte del riñón que conecta con el uréter), los uréteres y la uretra.

Además del cáncer del cáncer de vejiga, el cáncer de los uréteres y de riñones, son otros ejemplos comunes de este tipo de carcinoma. 

Melanoma: Se considera el tipo más grave de cáncer de piel que tiende a crecer y propagarse si no se trata. Se origina a partir de los melanocitos, células que producen un pigmento marrón llamado melanina, la cual produce la coloración de la piel, el pelo y los ojos de los mamíferos.

Pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo y se manifiesta mediante una mancha irregular y oscura que puede confundirse con un lunar. Pero la diferencia, es que el melanoma crece con el paso del tiempo.

Otros ejemplos de carcinoma:

Carcinoma adenoide quístico – Se inicia en las glándulas salivales.

Carcinoma broncogénico – Se inicia en el tejido que reviste las vías respiratorias de los pulmones.

Carcinoma colorrectal in situ en estadio 0 – Se inicia en la mucosa de la pared del recto.

Carcinoma coriónico – Se inicia en las células trofoblásticas, aquellas que ayudan a formar la placenta.

Carcinoma tímico – Se inicia en el timo, un órgano del sistema linfático.

Sarcomas.

Es el cáncer que se inicia en los huesos, cartílagos y tejidos blandos como grasas, músculos, vasos sanguíneos y otros tejidos conectivos. 

Existen diferentes tipos de sarcomas de acuerdo a la zona de cuerpo donde se inicia:

Osteosarcoma: El formado en los huesos. 

Liposarcoma: El formado en la grasa.

Rabdomiosarcoma: El que se forman en el músculo.

Sarcoma de células claras: Formado en los tendones de los brazos o las piernas.

Sarcoma cardíaco: Formado en los tejidos del corazón.

Leucemia.

Es el cáncer que se produce en las células sanguíneas y la médula ósea. Se conoce comúnmente como cáncer en la sangre.

En esta enfermedad se generan grandes cantidades de glóbulos blancos anómalos que entran al torrente sanguíneo e impiden que el cuerpo combata infecciones. 

Se identifican varios tipos de leucemia:

Leucemia mieloide aguda o leucemia mielógena aguda: Es un tipo de cáncer hematológico y de la médula ósea con exceso de glóbulos blancos inmaduros. Su evolución es rápida.

Leucemia linfocítica crónica: Cáncer de crecimiento lento que suele afectar a personas de la tercera edad. Se caracteriza por la presencia de glóbulos blancos inmaduros en la sangre y la médula ósea.

Leucemia de Burkitt: Tipo de cáncer en la sangre de rápido crecimiento y diseminación. Puede comenzar en los ganglios linfáticos como linfoma, y terminar como leucemia en la médula ósea, la sangre y el sistema nervioso central. Es más frecuente en personas que padecen VIH.

Leucemia linfoblástica aguda: Puede aparecer de modo instantáneo y afecta principalmente a los niños. Inicia cuando una célula de la médula ósea presenta errores en su ADN.

Leucemia neutrofílica crónica: Se caracteriza por la presencia de numerosos neutrófilos que pueden agrandar el tamaño del bazo y el hígado. Tiende a progresar a un tipo más agresivo de leucemia, como la leucemia mieloide aguda.

Linfoma y Mieloma.

El linfoma es un tipo de cáncer que se origina en las células del sistema inmune. Y el mieloma inicia en las células plasmáticas, un tipo de glóbulos blancos.

Los principales tipos de linfoma son el de Hodgkin y el de No Hodgkin.

El linfoma de Hodgkin generalmente comienza en los linfocitos B, células que producen anticuerpos para combatir bacterias y virus. Se reconocen dos tipos: linfoma de Hodgkin clásico y linfoma de Hodgkin con predominio linfocitario nodular.

El linfoma de No Hodgkin se inicia en el sistema linfático, sobre glóbulos blancos llamados linfocitos. Este tipo de linfoma depende del tipo de linfocito afectado y de cuán maduras son las células cuando se transforman en cancerosas.

Por su parte, el mieloma o mejor conocido como mieloma múltiple, comienza en las células plasmáticas de la médula ósea.

Cáncer del sistema nervioso central. 

Son los que se desarrollan en el cerebro y en la médula espinal. Pero también ocurre que algunos tipos de cáncer en otras áreas del cuerpo, oprimen un nervio periférico provocando síntomas. 

Como ejemplos podemos mencionar:

Meduloblastoma: es un tipo de cáncer que comienza en el cerebelo, parte del encéfalo que se encarga de los movimientos no voluntarios, de la motricidad fina, el equilibrio y la postura.

Glioma: Se inicia en las células gliales (o neuroglias) que rodean a las células nerviosas.

Los síntomas de un glioma incluye dolor de cabeza, convulsiones, irritabilidad, vómitos, dificultades en la visión y debilidad o entumecimiento de las extremidades.

Se identifican tres tipos de glioma:

Astrocitoma: Tumor cerebral primario que se forma en los astrocitos, células que proporcionan sostén físico y metabólico a las neuronas. Los del cerebro provocan convulsiones, dolores de cabeza y náuseas.

Ependimoma: Son tumores neuroepiteliales muy comunes en niños, que se originan de la capa de células ependimarias del sistema ventricular y del canal central de la médula espinal.

Oligodendroglioma: Se originan a partir de los oligodendrocitos del cerebro o de una célula precursora glial. Se desconoce su causa exacta, pero se ha relacionado con causas virales.

¿Cómo detectar el cáncer?

No hay una manera específica de detectar el cáncer en general,  ya que este puede ser de varios tipos. Pero sí podemos poner atención a los síntomas más comunes en algunos de ellos, que son:

Protuberancias duras. 

Hundimientos en la piel. 

Cambios en el color de la piel.

Manchas o lunares crecientes.

Dolor en alguna zona del cuerpo.

Pérdida de peso sin razón aparente.

Heridas que demoran en cicatrizar.

Sangrado sin razón aparente. Entre otros. 

Las pruebas básicas de sangre, las biopsias, ecografías, tomografías, endoscopias, etc., pueden hallar anomalías en el comportamiento celular que determinen algún tipo de cáncer. 

En caso de detección, es muy importante iniciar con un tratamiento de inmediato.

The post Tipos de Cáncer first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Por qué los Mosquitos solo Pican a Algunas Personas? https://www.bioenciclopedia.com/por-que-los-mosquitos-solo-pican-a-algunas-personas/ Fri, 17 Apr 2020 21:59:44 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15023 ¿Es cierto que existe la sangre “dulce” que atrae a los mosquitos? ¿Es verdad que su atracción tiene que ver con lo que comemos?  Cuando hablamos de mosquitos no podemos evitar pensar en aspectos negativos. Pues a pesar de que tienen la valiosa importancia dentro de la naturaleza de servir como abundante alimento para muchos […]

The post ¿Por qué los Mosquitos solo Pican a Algunas Personas? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Es cierto que existe la sangre “dulce” que atrae a los mosquitos? ¿Es verdad que su atracción tiene que ver con lo que comemos? 

Cuando hablamos de mosquitos no podemos evitar pensar en aspectos negativos. Pues a pesar de que tienen la valiosa importancia dentro de la naturaleza de servir como abundante alimento para muchos tipos de animales, para nosotros significa un problema. 

Y es que podemos comenzar mencionando a aquellos mosquitos que no nos dejan dormir; a aquellos que no nos dejan disfrutar la estancia al aire libre, o esos mosquitos que pueden transmitirnos graves enfermedades y amenazar nuestra vida, tal y como ocurre con millones de personas.

Más información sobre los Mosquitos…

Para resolver el mito, te diremos que los mosquitos sí tienen una ligera atracción hacia ciertos tipos de personas y esa es la razón por la cual hay humanos que no se inquietan demasiado con la presencia de estos insectos, mientras otros no dejan de ser atacados directamente una y otra vez, imposibilitando su tranquilidad y permanencia.

Ahora, veamos por qué sucede esto.

¿Cómo eligen los mosquitos a sus víctimas?

Para empezar, todo depende de su paisaje químico detectado. De forma generalizada, los órganos sensoriales de los mosquitos actúan como detectores de lo que sucede en el entorno que los rodea y nuestro cuerpo está involucrado en ello.

Cada vez que exhalamos como parte de nuestro proceso de respiración, emitimos más de 100 mg de dióxido de carbono; por lo que se calcula que se produce alrededor de 1 kg de CO2 cada día.

El CO2 liberado se mantiene suspendido un breve momento antes de mezclarse con el aire. Es en ese instante cuando los mosquitos se sienten atraídos, pues consideran a las partículas de CO2 como efluvios; es decir, emisiones pequeñas y “agradables” que se desprenden de un cuerpo.

Los mosquitos pueden detectar cantidades de CO2 a distancias de hasta 50 metros, así que es muy probable que numerosos mosquitos se concentren en lugares con más presencia de personas.

Para seleccionar qué personas son las más adecuadas a picar, requieren aproximarse a una distancia de alrededor de 1 metro de la víctima potencial, ya que tomarán en cuenta la temperatura, la presencia de vapor de agua (humedad), el estado de salud y el color de la ropa. ¡Sí, el color de la ropa sí es importante para los mosquitos!

Sienten una mayor atracción por los colores oscuros, como el azul marino, el rojo oscuro o el negro, así como por los aromas florales o cítricos. Es por ello la insistencia de protegerse con repelente cuando se visita un campo o cualquier lugar abierto con vegetación.

La cantidad de dióxido de carbono también varía en función del tipo de alimentación y del ejercicio físico que haga la persona.

Pero hay un factor que los científicos creen que es el más importante para determinar si un humano puede atraer más mosquitos o no; y esto depende de los compuestos químicos que las bacterias producen en la piel.

Lo que hacen las bacterias es convertir las secreciones de las glándulas sudoríparas en compuestos volátiles muy atractivos para estos insectos. Lo interesante es que dichos compuestos volátiles varían en cada persona de acuerdo a su genética y al entorno. Se identifican alrededor de 300 compuestos distintos.

Entre más microbios, o más bien, entre más variedad de microbios tenga un ser humano sobre su piel, menor cantidad de picaduras tendrá. De acuerdo a estudios, las bacterias de los grupos Pseudomonas y Variovorax, son las más abundantes en los humanos con más microbios en la piel.

Sin embargo, estudios holandeses determinaron que los mosquitos buscan ecosistemas equilibrados de bacterias; es decir, que buscan a personas que no alberguen demasiada diversidad de bacterias en su epidermis, ni tampoco que tengan una escasa variedad.

Sudor y otros factores que atraen a los mosquitos.

El ácido láctico que se produce al respirar o al sudar, atrae indiscutiblemente a los mosquitos. Así que las personas que acaban de realizar ejercicio físico, son muy atractivas; y más si van vestidas de colores oscuros.

Las personas altas y las mujeres embarazadas producen mayores cantidades de ácido láctico y dióxido de carbono, convirtiéndose en víctimas perfectas para los mencionados insectos. Por esta razón es muy importante que una mujer en estado de embarazo no se exponga a las picaduras simultáneas de mosquitos. Podría poner en riesgo su salud y la del bebé.

Según ciertas fuentes científicas, los mosquitos tienden a elegir pieles más delgadas y suaves como las de las mujeres. Los niños, que por lo general también tienen piel suave, no suelen ser blancos tan comunes porque no emiten grandes cantidades de CO2; pero tampoco hay que desatender su cuidado de los insectos.

Investigaciones realizadas en Japón, comprobaron que las personas con grupos sanguíneos O, son más atractivas que aquellas que pertenecen a los grupos A y B.

¿Es verdad que solo las hembras pican?

Así es. Las hembras de mosquito son las únicas responsables de las picaduras, ya que los machos solo se alimentan de néctar.

La razón es sencilla: las hembras requieren de los nutrientes de la sangre humana y de otros animales para alimentar a sus huevos y lograr que lleguen al estado larvario. Es sorprendente enterarnos que contribuimos al desarrollo de los insectos que tanto nos molesta.

Picar puede llevar unos minutos, pero ese tiempo es sumamente provechoso. Las hembras introducen en la piel su probóscide, un apéndice delgado y tubular que contiene seis agujas para diferentes funciones. Dos de ellas penetran en la piel; otras dos separan la piel; una se encarga de succionar la sangre de las venas hasta por 4 minutos (si es que no los descubrimos antes) y la última cumple con la tarea de liberar toxinas en la pequeña herida. Por ello es que observamos una leve inflamación enrojecida después de cada picadura. La acción de la toxina produce picor y es la razón por la que rascamos impulsivamente.

Cuando la hembra succiona la sangre, va eliminando el exceso de agua que contiene; se cree, que para obtener una sustancia con más concentración de nutrientes que beneficie a sus huevos.

La succión es lo suficientemente fuerte como para provocar la ruptura de los pequeños vasos sanguíneos. Cuando esto ocurre, la sangre se esparce en los alrededores y los mosquitos succionan directamente de los “charcos” o acumulaciones creadas. 

¿El zumbido tiene relación con las víctimas?

Es común escuchar o leer que cuando los mosquitos encuentran a una posible víctima, comunican a sus compañeros por medio del zumbido. O bien, que zumban para dar aviso a sus víctimas sobre el peligro. Pero es lo último que harían. Al mosquito no le conviene que nos enteremos de su presencia y es imposible que su sonido esté creado hacia nosotros, ya que es realmente imperceptible durante la mayor parte del día.

Los mosquitos emplean el zumbido con un único objetivo: llamar la atención de otros compañeros para aparearse. Ambos sexos pueden zumbar, pero aquel sonido que escuchamos mientras intentamos dormir, es muy probable que provenga de una hembra, ya que por alguna razón está muy cerca de nosotros. Quiere picar y atraer a otros mosquitos. 

Los machos ignoran a las hembras silenciosas. En un artículo publicado por el Dr. Louis M. Roth, biólogo entomólogo, se mencionó que los machos ignoraban a las hembras en descanso; es decir, a las que no zumbaban. Tan pronto detectan el zumbido de una hembra, van tras su vuelo para lograr el apareamiento. 

El porqué debemos cuidarnos de las picaduras de mosquitos.

La mayoría los conoce como mosquitos o zancudos, pero científicamente fueron denominados como culícidos, una familia de dípteros nematóceros de patas largas y probóscide tubular.

Los mosquitos son diversos en población y en variedades de especies. Se identifican 39 géneros y 135 subgéneros, que juntos albergan más de 3,500 tipos de mosquitos. 

Algunos de los géneros más estudiados son Anopheles, Culex, Psorophora, Ochlerotatus, Aedes, Sabethes, Culiseta y Haemagoggus. Siendo Anopheles y Aedes los más peligrosos para el ser humano.

Los animales más mortíferos del mundo.

Casi todos pensamos en tiburones, leones, cocodrilos o serpientes cuando se trata de animales peligrosos. Por sus características y fácil manera de matarlos, los mosquitos no parecen ser ese tipo de fauna que representan una amenaza. No obstante, matan a más seres humanos que todos los animales antes mencionados, juntos.

Los tiburones matan alrededor de 12 personas al año; los leones alrededor de 100; los cocodrilos 1000 y las serpientes 50,000. Incluso, los propios seres humanos matan a otros humanos en cantidades que se estiman alrededor de 475,000. Pero todas esas cifras no cubren la alcanzada por los mosquitos: de 600,000 a 725,000 muertes cada año. ¿Las razones? Las enfermedades que transmiten.

Enfermedades por mosquitos.

No todas las hembras de mosquito provocan enfermedades. Pero tampoco podemos saber cuáles son peligrosas y cuáles no. Lo más recomendable es la protección con repelente cuando nos expongamos a entornos al aire libre.

Los mosquitos albergan virus y parásitos en su interior. Al momento de liberar las toxinas poco antes de abandonar el cuerpo de la víctima, depositan el agente infeccioso o el organismo parasitario sobre la herida, lo que rápidamente se pone en contacto con la sangre. 

Lo curioso es que los virus o parásitos no causan daños en el mosquito, sino que solamente lo usan como transporte para llegar al ser vivo que les interesa.

El mosquito del género Anopheles habita mayormente en zonas tropicales y subtropicales alrededor del mundo, y es el mayor responsable de las muertes humanas por malaria, también conocida como paludismo. 

La malaria es una enfermedad parasitaria que provoca muchas deficiencias en el organismo. Aunque es prevenible y curable, las poblaciones más vulnerables son las que carecen de recursos para la protección y la atención temprana.

Por su parte, el género Aedes es conocido por ser el transmisor de dengue, fiebre amarilla, chikunguña y fiebre de Zika, principalmente; enfermedades que pueden llevar a la muerte ante falta de atención médica o complicaciones por débiles estados de salud previos al contagio.

Dichas enfermedades son las que en su conjunto, provocan la tan elevada de cifras de muertes cada año: de 600,000 a 725,000.

The post ¿Por qué los Mosquitos solo Pican a Algunas Personas? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Tipos y Clasificación de los Hongos https://www.bioenciclopedia.com/tipos-y-clasificacion-de-los-hongos/ Fri, 17 Apr 2020 21:46:53 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15025 Conociendo a los Hongos. Los hongos son organismos vivos heterótrofos y eucariotas que pertenecen al reino Fungi y que tienen una diversidad de aproximadamente 144,000 especies diferentes. Esto incluye mohos, levaduras y setas.  La especialidad de la biología que estudia a los hongos se llama micología, donde se emplea el sufijo mycota para las divisiones […]

The post Tipos y Clasificación de los Hongos first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
Conociendo a los Hongos.

Los hongos son organismos vivos heterótrofos y eucariotas que pertenecen al reino Fungi y que tienen una diversidad de aproximadamente 144,000 especies diferentes. Esto incluye mohos, levaduras y setas. 

La especialidad de la biología que estudia a los hongos se llama micología, donde se emplea el sufijo mycota para las divisiones y mycetes para las clases.

Tanto macrohongos como microhongos, viven alrededor del mundo y ocupan diversos tipos de ecosistemas. Muchos tipos de microhongos se encuentran en la tierra y el agua, pero los macrohongos crecen generalmente sobre la tierra.

De igual forma, hay hongos que viven en áreas más limitadas o en hábitats restringidos, mientras que otros se adaptan con éxito a una amplia variedad de entornos, desde húmedos, tropicales o templados, hasta calurosos y áridos.

Las zonas montañosas también cuentan con la presencia de algunos tipos de hongos, pero tampoco soportan las temperaturas de frío extremo, razón por la que no se ha hallado ningún ejemplar en el continente antártico. Lo que se ve son algunos musgos y hepáticas pero son parte del reino de las plantas.

Anatómicamente hablando, no todos los hongos tienen exactamente las mismas partes. Se dividen en dos clases: superiores (que son posibles de ver a simple vista) e inferiores (que son posible de ver por microscopio). Pero los más comunes como las setas, se conforman de píleo (también llamado sombrero), láminas y laminillas que forman el himenio (la parte fértil), estipe (lo que sostiene al sobrero) y micelio (conjunto de filamentos cilíndricos llamados hifas que se encargan de la nutrición de los hongos).

Todos los hongos requieren materia orgánica para su alimentación. Las especies que obtienen nutrientes de materia orgánica muerta se conocen como organismos saprótrofos, y los que se alimentan de otros seres vivos son organismos parásitos. 

No obstante, los hongos no son tan simples como parecen. Los hay de alimentación específica, ya sea que siempre sean parasitarios o siempre sean saprótrofos, pero también están aquellos que cambian de comportamiento parásito a consumir materia orgánica, o viceversa. Esto depende de la disponibilidad de sus fuentes de alimento.

Un grupo de hongos denominado como hongos micorrícicos, forman asociaciones simbióticas con algunas variedades de plantas para obtener parte de los alimentos que las plantas producen a través del proceso de la fotosíntesis. Los organismos micorrícicos no deben confundirse con los hongos parásitos, ya que no ocasionan daños en los seres vivos vegetales, sino todo lo contrario. Pueden ser importantes y esenciales para la supervivencia de las plantas. Por tal motivo, es muy importante la conservación de los hábitats naturales de todo el mundo.

Hongos comestibles, extraños y venenosos.

No todos los tipos de hongos son dañinos. Hay algunos comestibles y seguramente conocerás algunos de ellos: champiñones, portobellos, huitlacoche, shiitake o setas chinas, entre otros. 

Su forma es de las más conocidas y verlos es algo común, pero existen hongos muy extraños que no denotan confianza para acercarse. Calocera viscosa es un ejemplo de ello. Como su nombre lo dice, posee una textura gelatinosa que pocos se atreverían a tocar, pero en sí, luce muy llamativo y hermoso en su hábitat natural. 

Hay hongos poco atractivos como Clathrus archeri u hongo estrella, que posee una apariencia bastante aterradora pero interesante. Hydnellum peckii y hongo Cagarria tampoco son los más bellos.

Por otro lado, hay hongos muy extraños pero de apariencias muy hermosas, como Lacaria amatista, una especie comestible de color púrpura; o Schizophyllum commune, conocido como nanacate, un hongo arbóreo que se asemeja a una concha marina. 

También están los peligrosos para los humanos: los hongos venenosos. Los hongos de la especie Falsa oronja (Amanita muscaria), son uno de los más conocidos culturalmente, ya que representan a la imagen colectiva que tenemos sobre los hongos. Pero es venenoso y posee propiedades psicotrópicas. En realidad, el género Amanita es conocido por tener a los “hongos de la muerte”.

Otros hongos venenosos son: Galerina marginata, Gyromitra esculenta, Lepiota helveola y Boletus pulcherrimus, por mencionar algunos ejemplos. 

Los hongos venenosos ocasionan diversos daños a la salud dependiendo la especie. Algunos provocan de leves a severos malestares gastrointestinales, pero otros contienen potentes sustancias que dañan principalmente hígado, riñones y órganos del sistema nervioso central. 

Clasificación de los Hongos.

Existen algunas discrepancias y variaciones en cuanto a la clasificación de los hongos, ya que no ha sido tarea sencilla separarlos de acuerdo a sus características e historias evolutivas. 

Algunas peculiaridades que se consideran para agruparlos, son su heterotrofismo, formación de esporas, la forma y la estructura interna de los esporangios, la presencia de quitina en sus paredes y la falta de cuerpos complejos con órganos, principalmente.

Después de las últimas modificaciones hechas en el Congreso Internacional de Micología de 1994, los hongos generalmente se clasifican en cuatro divisiones: Chytridiomycota (quitridios), Zygomycota (mohos de pan), Ascomycota (levaduras y hongos de saco) y Basidiomycota (hongos superiores). 

Phylum Chytridiomycota

Los quitridios son uno de los grupos más primitivos, pues los primeros reconocibles aparecieron hace más de 500 millones de años, lo que correspondía al período precámbrico.  

Son hongos unicelulares en su mayoría, principalmente acuáticos con pocas especies en tierra; algunos son parásitos o saprofitos. Poseen quitina y pared celular de glucano y su reproducción es principalmente asexual por medio de esporas móviles o zoosporas.

Tiene dos clases: Quitridiomicetos y Monoblepharidomycetes.

Phylum Zygomycota

Se conocen aproximadamente 1,060 especies de zigomicetos y los mohos que crecen sobre frutas, verduras y panes son los más representativos. 

La mayoría viven del material orgánico en descomposición pero unos cuantos son parásitos, particularmente de insectos. Su reproducción es generalmente asexual y producen esporangiosporas, pero la reproducción sexual es posible en condiciones desfavorables.

Este tipo de hongos pueden crecer en diversos entornos. La mayoría de ellos son mesofílicos; es decir, que crecen entre 10 y 40 °C con una temperatura óptima de 20 a 35 °C). Otros son

termofílicos, lo que significa que crecen a temperaturas mínimas de 20 °C y máximas de hasta 60 °C. Solo algunos tipos crecen a grados bajo cero. 

De igual forma, ciertos zigomicetos, específicamente algunas especies del orden Mucorales, crecen en condiciones anaeróbicas, es decir, son capaces de vivir o desarrollarse en un medio sin oxígeno. Pero la mayoría necesita condiciones aeróbicas.

Phylum Ascomycota

Los ascomicetos pertenecen al filo más grande de hongos, con más de 64,000 especies y se caracterizan por la formación de un ascus, que es una estructura similar a un saco que contiene ascosporas haploides. De ahí su nombre “hongos de saco”.

Su reproducción asexual es por fisión y su reproducción sexual es por diversos medios que dan como resultado la producción de ascosporas.

Algunas levaduras benefician al humano en la elaboración de cerveza, en la fermentación de vino y como trufas. Otras se requieren para la fermentación del arroz para la producción de sake.

Sin embargo, también se conocen por parasitar plantas y animales, incluido el hombre. Un ejemplo de ello es la neumonía micótica, una infección en los pulmones que puede ser mortal en sistemas inmunes debilitados.

Phylum Basidiomycota

Junto con Ascomycota, constituye el subreino Dikarya. Generalmente son parásitos de plantas e insectos. Son hongos filamentosos compuestos de hifas y tienen micelio de dos tipos: primarios que consisten en células uninucleadas, y secundarios que consisten en células dicarióticas.

En este grupo también se incluye a los hongos de plataforma, que crecen aferrados a la corteza de los árboles.

También se identifican dos grupos convencionales que no se reconocen como grupos taxonómicos formales: Deuteromycota (hongos imperfectos) y los líquenes.

Los líquenes son organismos que surgen de la simbiosis entre un hongo, y un alga o una cianobacteria, y por lo tanto, ha sido difícil clasificarlos.

The post Tipos y Clasificación de los Hongos first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Cuáles son las Enfermedades del Sistema Endocrino? https://www.bioenciclopedia.com/enfermedades-del-sistema-endocrino/ Fri, 10 Apr 2020 23:53:23 +0000 https://www.bioenciclopedia.com/?p=15003 ¿Qué es el Sistema Endocrino? Antes de comenzar a hablar sobre las enfermedades relacionadas al sistema endocrino, nos pondremos en contexto sobre la definición, función y partes que forman parte de este sistema.  El sistema endocrino, es el encargado de producir hormonas a partir de glándulas. Las hormonas son mensajeros químicos que transportan información e […]

The post ¿Cuáles son las Enfermedades del Sistema Endocrino? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>
¿Qué es el Sistema Endocrino?

Antes de comenzar a hablar sobre las enfermedades relacionadas al sistema endocrino, nos pondremos en contexto sobre la definición, función y partes que forman parte de este sistema. 

El sistema endocrino, es el encargado de producir hormonas a partir de glándulas. Las hormonas son mensajeros químicos que transportan información e instrucciones de un conjunto de células a otro, con el fin de controlar funciones importantes en el cuerpo, como el crecimiento, el desarrollo, el metabolismo y la reproducción sexual. Con esto se entiende, que el sistema está involucrado en casi todas las células, órganos y funciones del cuerpo.

El sistema endocrino o endocrinológico, comprende la hipófisis, también llamada glándula pituitaria; el hipotálamo, la glándula pineal, la glándula tiroides o tiroidea, las glándulas paratiroides, las glándulas suprarrenales, el timo, el páncreas, los ovarios y los testículos. Durante el embarazo incluye la placenta.

¿Con qué otro sistema trabaja el sistema endocrino?

El sistema endocrino también se identifica como el inicio del sistema neuroendocrino, en el que se incluye también al neurológico. 

El endocrino se encarga de procesos que requieren mayor tiempo; pero los procesos más inmediatos como la respiración y el movimiento muscular, se controlan por el cerebro, el órgano principal del sistema nervioso. No obstante, ambos sistemas trabajan en conjunto para coordinarse y otorgar al cuerpo una función adecuada y equilibrada.

Por su parte, el páncreas pertenece a dos sistemas: endocrino y digestivo, ya que produce y segrega hormonas, pero también segrega enzimas para la digestión.

Funciones del Sistema Endocrino.

Para conocer qué hace el sistema endocrino, pensemos en el interior de nuestro cuerpo. Las glándulas del sistema se encargan de liberar hormonas en el torrente sanguíneo, lo que permite que lleguen a cada rincón de nuestro cuerpo. 

El sistema endocrino regula el funcionamiento de órganos, el metabolismo y la reproducción a través de las siguiente funciones:

Controla el crecimiento.

Controla el estado de ánimo.

Controla la liberación o inhibición de las hormonas.

Regula el estrés, las infecciones y la cantidad de líquidos y minerales de la sangre.

Regula la función sexual y los procesos reproductivos.

Cada hormona del cuerpo, trabaja de manera equilibrada con base a las necesidades. Una hormona que trabaje de manera excesiva o poco suficiente, ocasiona deficiencias que se traducen en enfermedades. 

Enfermedades del Sistema Endocrino.

Insuficiencia suprarrenal y enfermedad de Addison.

La insuficiencia suprarrenal es un trastorno poco frecuente que incluye a la enfermedad de Addison y se produce cuando las glándulas suprarrenales, las que se encuentran en la parte superior de los riñones, producen hormonas sexuales y regulan las respuestas al estrés al producir cortisol, no producen las suficientes hormonas para sus funciones.

Esto se traduce en síntomas como irritabilidad, fatiga, debilidad muscular, falta de apetito, y en el peor de los casos, puede derivar en una enfermedad autoinmune. 

Enfermedad de Hashimoto.

La enfermedad de Hashimoto, también conocida como tiroiditis autoinmunitaria, es un trastorno inmunitario que puede causar hipotiroidismo y deficiencia en la función de la tiroides, debido a que este recibe “ataques” del sistema inmunitario. Una tiroides dañada, no produce suficientes hormonas tiroideas.

Es una enfermedad que afecta principalmente a mujeres de mediana edad, pero también se presenta en adolescentes, niños y mujeres de todas las edades. En los hombres es posible, pero los registros son más bajos. 

Las personas con enfermedades con otros trastornos autoinmunes como lupus, anemia perniciosa y artritis reumatoide (por mencionar algunos ejemplos) tienen mayor posibilidad de padecerla.

Hipogonadismo masculino.

Es cuando el cuerpo no produce la hormona del crecimiento y desarrollo masculino durante la pubertad. Esto es, la testosterona. También puede afectar en la cantidad de espermatozoides producidos. 

La deficiencia de andrógenos en el hipogonadismo masculino, puede afectar de manera adversa la función de múltiples órganos y la calidad de vida del individuo.

La afección se presenta desde el nacimiento o más tarde por lesión o infección. Una variedad es el hipogonadismo de inicio tardío que se asocia al envejecimiento y se caracteriza por la disminución de los niveles séricos de testosterona, comparado con los niveles séricos de un hombre joven y sano.

Hipogonadismo hipogonadotrópico.

Es la deficiente secreción de gonadotropinas, hormonas que juegan un papel fundamental en la reproducción humana y están implicadas en los procesos de ovulación y embarazo, así como en la formación de espermatozoides.

En esta afección, los testículos en los hombres y los ovarios en las mujeres producen escasas o ninguna hormona sexual.

Insuficiencia hipofisaria.

Esta afección se presenta cuando la hipófisis no produce cantidades suficientes o normales de algunas o todas sus hormonas. Esta carencia de hormona o de hormonas, impide que las glándulas y órganos que dependen de esta o estas, no funcionen de manera correcta, derivando en otros problemas de salud.

Es un problema sin cura, pero es posible controlarlo con medicamentos que reemplazan las hormonas faltantes.

Las síntomas o manifestaciones de la enfermedad son muy variados, ya que dependen del tipo de hormona causante.

Hiperinsulinemia.

Aunque suele confundirse con diabetes, no son lo mismo, pero la hiperinsulinemia está relacionada con la diabetes que es de tipo 2.

Básicamente, la hiperinsulinemia es cuando la insulina se “dispara”; o bien, eleva a cantidades mayores que las normales o saludables. 

Generalmente se debe a la resistencia de insulina, donde el cuerpo no responde bien a sus efectos y por ende, el páncreas intenta compensar produciendo una mayor cantidad. Tal exceso es lo que con el tiempo deriva en diabetes tipo 2. 

Neoplasia endocrina múltiple (NEM).

Enfermedad donde una o más glándulas endocrinas forman un tumor al ser hiperactivas. Es decir, la presencia de tumores involucran a una, dos o más glándulas de una misma persona, ya sea al mismo tiempo o en diferentes momentos.

Ocurre a cualquier edad y afecta a ambos sexos por igual. Es una condición hereditaria.

Síndrome de Zollinger-Ellison.

Es una afección poco común que puede presentarse en cualquier momento de la vida. Es cuando uno o más tumores se forman en el páncreas o en el duodeno; es decir, la parte superior del intestino delgado.

Los tumores producen cantidades excesivas de hormonas gastrinas, lo que hace que el estómago produzca mucho ácido. El ácido en exceso genera úlceras, diarreas, entre otros síntomas de importancia.

Síndrome de McCune-Albright.

Es una enfermedad no hereditaria que afecta huesos, piel y sistema endocrino. Produce cambios hormonales y puede adelantar la pubertad.

Generalmente se identifica por manchas color café en cara, tronco, espalda, glúteos, genitales externos y muslos.

¿Cómo puedo mantener sano mi sistema endocrino?

Estas son algunas sugerencias para mantener sano el sistema endocrino:

Actividad física.

No tiene que ser en un gimnasio. Es válido salir a correr, hacer bicicleta o cualquier otra actividad que implique movilidad muscular y oxigenación del cerebro. 30 minutos diarios es suficiente. 

Dieta nutritiva.

Aleja las grasas saturadas, las bebidas gaseosas, azúcares refinadas, harinas comerciales y alimentos procesados que acumulan “basura” en el organismo. Opta por un plan de nutrición a base de los siete tipos de alimento que conforman la pirámide alimenticia. Acude a un experto en nutrición. 

Realiza análisis médicos.

Cada año, revisa tus niveles generales con revisiones médicas o básicos análisis de sangre. Esto no sirve para detectar enfermedades en sí, sino para atender cualquier disminución o incremento excesivo de algún tipo de célula o sustancia en el organismo.

Antes de ello, se recomienda hablar con el médico sobre antecedentes clínicos propios y familiares.

Señales de una posible enfermedad endocrina:

Acude a tu médico si tienes:

Mucha necesidad de beber agua aún después de hacerlo en abundancia.

Frecuentes ganas de orinar.

Debilidad y cansancio todos los días.

Dolor de estómago.

Náuseas frecuentes.

Pérdida o incremento de peso.

Sudor o escalofríos.

Estreñimiento.

Algún problema en el crecimiento o desarrollo.

The post ¿Cuáles son las Enfermedades del Sistema Endocrino? first appeared on BioEnciclopedia.

]]>