Cabe decir que los homínidos antecesores del hombre se encontraban en desventaja con los animales carnívoros. La dieta de estos, consistente en alimentos crudos y en mucha carne, les provee la suficiente energía para realizar sus actividades. Los herbívoros suelen pasar mucho tiempo alimentándose y masticando su  comida, algo que sin duda resultaba poco práctico para los homínidos que cada vez adquirían nuevas características y habilidades.

Hace unos 2.5 millones de años, ya existían unas 4 o más especies de homínidos. Algunos de ellos comenzaron a elaborar rudimentarias herramientas mediante el astillado de rocas, gracias a lo cual estas adquirían un borde afilado útil para cortar. Homo habilis es considerado el primero o uno de los primeros miembros del género Homo y por ende, es el menos parecido a los humanos modernos.

Homo habilis y Paranthropus boisei fueron probablemente los primeros en alimentarse de carne.

La primera especie en considerarse un humano “verdadero”, o más parecido físicamente a uno, fue Homo ergaster, que vivió hace menos de 2 millones de años. En ese entonces el planeta atravesaba un período de enfriamiento, y el clima del norte de África se secaba más. Las selvas se redujeron y un gran desierto apareció en la región norte del continente. Se cree que estas condiciones influyeron en los cambios de la dieta de los ancestros humanos, puesto que necesitaban buscar nuevas fuentes de alimento que las selvas ya no les ofrecían. Homo habilis y Paranthropus boisei probablemente fueron contemporáneos, y quizá los primeros en alimentarse de carne.

Homo habilis

Reconstrucción del Homo habilis. Museum für Archäologie / Autor de la imagen: Lillyundfreya.

Una teoría indica que el consumo de carne favoreció diversas adaptaciones: como materia fácil de digerir y rica en calorías, liberó una gran cantidad de energía que se dirigió hacia muchos órganos, entre ellos, el cerebro. Esta condición propició el agrandamiento de dicho órgano y de la adquisición de nuevas características. Pero, ¿por qué ellos evolucionaron y no otros animales que consumen carne? La verdad es que los felinos, por ejemplo, son veloces, muy fuertes y armados con afiladas garras y dientes, algo que los primeros humanos no poseían, por lo que estos tenían que ingeniárselas para sobrevivir.

En el caso de Homo ergaster, tuvo que caminar mucho para conseguir el alimento requerido para su cuerpo y su cerebro más grandes. La especie adquirió una pelvis más estrecha para compensar la energía necesaria para su postura erecta, por lo que los nacimientos se verían complicados. Para facilitar el parto, los bebés debieron nacer con un cerebro hasta cierto punto inmaduro, hecho que ocasionó que su dependencia hacia la madre fuera más fuerte.

Los restos más antiguos de Homo sapiens datan de 195,000 años atrás.

1.5 millones de años atrás, los homínidos se expandieron hacia Europa y Asia. Homo erectus vivió durante el Pleistoceno y se extendió hasta el medio y el lejano oriente; se distingue por un cuerpo más similar al del humano moderno, con brazos más cortos y con la brillante capacidad de controlar el fuego. La costumbre de cocer los alimentos, método que permite la liberación de los azúcares, por ejemplo, fue notablemente ventajoso para obtener mayor energía y mejor sistema inmune, ya que el cocimiento desactiva toxinas y elimina microorganismos de los vegetales y la carne.

Homo erectus

Cráneo de Homo erectus, Museum of Natural History, Ann Arbor, Michigan. / Autor de la imagen: Thomas Roche de San Francisco, USA.

Los parientes extintos más cercanos al hombre fueron los neandertales y los denisovanos, que vivieron hace 35,000-200,000 años en Eurasia. Tenían un cerebro casi del tamaño de Homo sapiens. Los humanos anatómicamente modernos vivieron en África y quizá al mismo tiempo que Homo neanderthalensis.

Los restos más antiguos de Homo sapiens corresponden a los encontrados en unas colinas cerca del río Omo, en Etiopía (África). Datan de 195,000 años atrás. Hace unos 50,000 años los humanos ya elaboraban pinturas rupestres y hacían ritos funerarios, rasgos clave de la naciente cultura. Hace 25,000 años, ya las otras especies de Homo estaban extintas, dejando el terreno completo a Homo sapiens.