La energía eólica se ha impuesto como una de las mejores fuentes alternas de energía, al ser benévola con el medio ambiente y con la economía a largo plazo. Algunos países han apostado por el incremento de su uso para generar energía eléctrica, lo que les ha valido el aplauso de una gran parte de los conservacionistas y otros gobiernos. Tal es el caso de Dinamarca, donde una tercera parte de su electricidad se genera por medio de la energía eólica.

Las ventajas del aprovechamiento del viento para la producción de electricidad, un elemento básico para el funcionamiento de los diferentes sistemas de todo el mundo, son muy claras: es renovable porque el viento es un recurso inagotable, no hace uso de combustibles fósiles y por lo tanto las emisiones de gases de efecto invernadero son nulas, los costos de la generación son bajos al no requerir extracción de gas o carbón y los costos operativos son realmente escasos puesto que no se requiere continuamente personal para poner en marcha las turbinas de viento.

También puede interesarte… Energía Eólica

La opinión favorable de este recurso no parece cambiar con el paso del tiempo. Sin embargo, se han suscitado protestas locales por el establecimiento de parques eólicos con el alegato de que éstos afectan la estética del paisaje, mientras que otros aspectos parecen constituir desventajas importantes, ¿pero trascendentales?

Uno de los grandes problemas vinculados con la energía eólica es la muerte de algunos ejemplares de la fauna. Como sabes, los aerogeneradores son estructuras cilíndricas que en lo alto poseen aspas giratorias por la acción del viento. Estas aspas tienen una longitud de hasta 60 metros, aunque parecen más pequeñas en las imágenes. Bueno, aves como las águilas y los cóndores pueden colisionar contra las estructuras y resultar seriamente heridas o muertas.

De acuerdo con American Bird Conservancy (ABC), una organización con sede en Estados Unidos enfocada en la conservación de las aves, se estima que en 2013 murió un aproximado de 573,000 aves únicamente en Estados Unidos, aunque es un número menor al de las muertes causadas por los cables eléctricos, las torres de comunicación y los edificios altos como los rascacielos.

Dicho problema es mencionado dentro de las amenazas que enfrentan actualmente algunas especies como el águila real. Mientras más altas son las turbinas, más riesgo representan para las aves que vuelan a gran altura. La preocupación por la vida silvestre ha influido en el impedimento de la construcción de algunos parques eólicos.

Fue el caso de un proyecto para ampliar el número de turbinas del London Array, un parque eólico marino ubicado en el estuario del río Támesis, en Londres, el cual es hábitat de una población de colimbo chico (Gavia stellata) durante la temporada de reproducción. El proyecto no pudo ser llevado a cabo debido al largo tiempo que tomaría evaluar el impacto sobre las aves, pero se sospechaba que hubieran sido desplazadas por causa de la invasión del hábitat. En febrero de 2014 se anunció que el plan de amplificación del parque había sido detenido.

Por otra parte, se dice que las turbinas son ruidosas y esto ocasiona molestias a las personas que están alrededor. Quizá un problema mayor es el hecho de que el viento es intermitente y es difícil prever su disponibilidad. Fácil: sin viento o con un viento muy ligero, se dificulta la generación de la electricidad que una población humana necesita. El lado amable es que con la tecnología actual y las mejoras de ésta es posible pronosticar hasta cierto punto la energía eólica que se requiere.

Los puntos débiles de la energía eólica consisten, en su mayoría, en los efectos de las instalaciones, en las estructuras físicas. La principal desventaja de otras fuentes de energía con base en combustibles fósiles y nucleares es la emisión de los gases que favorecen el calentamiento global, lo cual no ocurre con la energía del viento. Los altos costos de la inversión inicial quedan pequeños con el ahorro de costos operativos y desde luego, se compensan con la contribución a un entorno sano.

¿Es tan ventajosa la energía eólica? Con seguridad, sí. Los efectos adversos pueden evitarse si se implementan y siguen directrices de seguridad. Como cualquier construcción humana, las turbinas y los parques eólicos deben establecerse de tal manera que se respete al máximo el paisaje y las especies que ahí se encuentran. No obstante, si bien la muerte de aves por las turbinas representa un porcentaje bajo no debe perderse de vista la intención ecológica. Grupos conservacionistas y gobiernos podrían trabajar juntos para idear formas de evitar las muertes y al mismo tiempo, conservar limpio el aire.