Definición de erosión

La erosión es un proceso en el cual se desgasta la superficie natural del suelo cuando las partículas de tierra y rocas son eliminadas de encima y transportadas hacia otras zonas. Se produce generalmente por factores naturales, pero las actividades de los seres humanos contribuyen cada vez más al aceleramiento del proceso.

La erosión modifica morfológicamente la tierra y convierte una superficie alta en una que está al nivel del mar, pero también obstruye la formación de los volcanes. En general, puede afectar la calidad del suelo y ocasiona problemas más graves con impacto en los seres vivos, por lo que se trata de uno de los problemas ambientales más importantes.

Causas de la erosión

El proceso de erosión es ocasionado por factores naturales y por factores humanos. Los primeros están constituidos por la lluvia, los ríos y arroyos, el viento y el hielo. Los factores humanos incluyen las actividades de agricultura, ganadería, deforestación y urbanización.

También te puede interesar… Desierto

El principal agente de erosión es el agua, ya sea en forma de precipitación o en forma de cuerpos de agua. La lluvia suele partir en trozos el suelo y lavar los fragmentos de roca, mientras que las corrientes desgastan grandes porciones de tierras, lo que da forma a valles y despeñaderos.

Erosión

El polvo, la arena y la ceniza volcánica transportan los fragmentos de un lugar a otro y en ocasiones, las fuertes ráfagas de polvo o arena se estrellan contra las rocas más blandas, que eventualmente terminan desgastándose.

El hielo también tiene la capacidad de erosionar la tierra en zonas frías, especialmente en las cimas de las montañas. Tan pronto como los glaciares se mueven hacia abajo,  raspan los hielos a su paso y pulen o agrietan las rocas.

Con respecto a los factores humanos, es importante destacar que son una causa importante de erosión, puesto que han aumentado entre 10 y 14 veces la velocidad del proceso a nivel mundial.  Los trabajos agrícolas, por ejemplo, rompen el suelo en partículas más finas. Asimismo, el monocultivo, la agricultura en las laderas pronunciadas y el uso de pesticidas y herbicidas desnutren la tierra.

El pastoreo adelgaza la capa más superficial del suelo y esto facilita que la tierra se compacte o que incluso, se pierda dicha capa superficial. Algo similar ocurre por acción de la deforestación, ya que sin la capa vegetal la tierra pierde su fertilidad y hace el “favor” al viento de ayudar a transportar las partículas.

Efectos de la erosión

La erosión ocasiona que se pierdan tierras cultivables ya que elimina los nutrientes y las propiedades necesarias para el crecimiento de las plantas. Dado que el suelo es el filtro natural del agua, provoca un serio problema de contaminación en ríos y arroyos pues intercepta su curso normal y así, se produce la muerte de especies acuáticas. Además, las partículas de suelo llevadas por el agua o el viento hacia otros lugares son potenciales contaminantes si desde su origen estuvieron en contacto con fertilizantes, herbicidas o pesticidas.

Si grandes extensiones de suelo están erosionadas, son proclives a convertirse en un desierto. Asimismo, implica la pérdida de biodiversidad y fuertes costos económicos en países afectados por esto.

Otra consecuencia de la erosión es la probabilidad del aumento de las inundaciones ya que el suelo degradado no es capaz de absorber el agua de la manera habitual. La debilidad de la capa superior del suelo aumenta considerablemente y es imposible que pueda retener el líquido.

Erosión

Posibles soluciones a la erosión

En primera instancia, es importante tomar precauciones para que el suelo no sea conducido por los humanos hacia la erosión, y esto puede ser traducido a una agricultura sostenible. Pero el proceso más viable para controlar la erosión consiste en aumentar la capa de vegetación del suelo que provee protección contra el viento y el agua. Otros remedios eficaces son:

  • La reforestación.
  • La construcción de terrazas.
  • Los rompevientos, que consisten en la siembra de hileras de árboles alrededor de los campos agrícolas para proteger a éstos del embate del viento. Como “valor agregado”, los rompevientos se convierten en hábitats de especies animales.
  • La instalación de gaviones. Son estructuras metálicas o hechas de piedra que evitan que el suelo sea transportado físicamente.

En corto

  • En los últimos 150 años, se ha perdido aproximadamente la mitad del suelo vegetal.
  • Durante primavera y otoño, el suelo es más susceptible a la erosión, especialmente después de las actividades de labranza.
  • La erosión también ocurre por efecto del proceso de exfoliación, que consiste en la destrucción de las rocas como consecuencia de su calentamiento por el sol y la expansión. Cuando la temperatura de las rocas disminuye, pedazos caen al suelo.