Definición de energía marina

Se denomina energía marina o energía oceánica a toda aquella que es transportada por las olas, mareas, corrientes, salinidad o diferencias de temperatura y que puede aprovecharse a partir de tales recursos. Cualquier movimiento que procede del mar es energía cinética y potencial que se aplica en la vida actual.

El mar es poseedor de una gran cantidad de energía y puede proporcionar cantidades significativas de energía renovable para la población mundial.

También te puede interesar… Energía Eólica

Tipología de la energía marina

Los océanos o mares producen dos tipos básicos de energía: mecánica y térmica. La energía mecánica se produce de acuerdo con la rotación de la Tierra y la gravedad de la Luna, ya que ambas crean fuerzas mecánicas: mientras la primera crea viento en la superficie del océano y en consecuencia se forman las olas, la atracción gravitatoria lunar genera mareas y corrientes costeras. La energía térmica, por su parte, se obtiene cuando el Sol calienta la superficie marina a la vez que las profundidades permanecen frías. Esta diferencia de temperatura permite que la energía se convierta en otro tipo de energía: la eléctrica.

Otra manera de clasificar la energía marina se relaciona con los métodos de conversión, y es una forma de desglosar la primera tipología. Por consiguiente, existen 5 diferentes tipos de energía marina:

  1. Energía de las corrientes. Se aprovecha la energía cinética de las corrientes para, principalmente, generar electricidad.
  2. Energía osmótica. Se obtiene a partir de las diferencias de salinidad entre los flujos de agua dulce en el agua de mar.
  3. Energía térmica. Utiliza las diferencias de temperatura entre la superficie y las profundidades para obtener energía.
  4. Energía de las olas o undimotriz. Captura el transporte de energía de las olas mediante dispositivos que flotan o están sujetos al fondo marino.
  5. Energía de las mareas o mareomotriz. Usa la energía potencial de la diferencia de altura entre la marea baja y la marea alta.

Energía marina - Turbina

Tecnologías que usan energía marina

Existe una gran cantidad de tecnologías que usan la energía del mar o sirven para aprovecharla. Por ejemplo, las boyas son ampliamente utilizadas y conocidas, tienen diversas finalidades pero funcionan gracias a la energía de las olas y pueden ser útiles para comprobar la velocidad de las corrientes marinas.

La electricidad generada a partir del movimiento del mar se obtiene por medio de tres formas: turbinas, diques y dispositivos de energía de las olas. La energía de las olas puede convertirse a través de sistemas de canales que encauzan las olas en embalses, por medio de sistemas de flotadores que impulsan bombas hidráulicas y por medio de los sistemas de columna de agua oscilante, que usan el movimiento de las olas para hacer subir y bajar el nivel de agua de una cámara semi sumergida que acciona una turbina para captar la energía.

Un sistema que convierte la energía térmica en electricidad es el denominado OTEC, por las siglas en inglés de Ocean Thermal Energy Conversion. Éste hace la conversión entre la diferencia de temperatura entre el agua de la superficie y el de las profundidades inferiores a 1,000 metros.

Otras tecnologías que pueden mencionarse son las de Presión Osmótica y Gradiente Salino, basadas en el fenómeno de la ósmosis y de las diferencias de concentración de sal, respectivamente.

Aplicaciones de la energía marina

La aplicación más importante de los tipos de energía del mar es su aprovechamiento para generar electricidad, básica para los hogares, los transportes y las industrias. No obstante, también se aplica en actividades de desalinización del agua o bombeo del agua en embalses.

Ventajas de la energía marina

Constituye una forma de energía de la que el hombre puede disponer en cualquier tiempo, dependiendo del tipo que se utilice. Esto significa dos cosas: una, que es un recurso renovable, y dos, que lo seguirá siendo mientras existan los mares. Además, es una fuente de energía limpia que no contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero y cuyo precio para la generación de electricidad es razonablemente bajo, si se toma en cuenta que el valor del petróleo y de los combustibles fósiles se incrementa cada cierto tiempo.

Energía marina

Desventajas de la energía marina

Es una fuente de generación de energía eléctrica relativamente nueva, por lo que sus impactos acumulativos en el medio ambiente no han sido estudiados profundamente. Por otro lado, no puede ser fácilmente útil para cualquier zona del mundo, ya que no todos los países cuentan con recursos marinos.

Futuro de la energía marina como recurso renovable

En vista de la preocupación por la contaminación ambiental y los altos costos por utilizar fuentes de energía no renovables, el mar representa una opción cada vez más aceptada para generar electricidad, y se visualiza como un recurso que puede reducir la dependencia de los combustibles fósiles. En la actualidad, la búsqueda de nuevas opciones sostenibles genera interés por la energía marina y al parecer, irá aumentando conforme se conozcan sus bondades.