Un nuevo estudio de los científicos de la Universidad de Durham del Reino Unido,  publicado el 27 de septiembre en la revista Frontiers in Zoology y financiada por Natural Environment Research Council (Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural, NERC) señala que la masa corporal del rebeco (Rupicapra rupicapra) ha disminuido a largo plazo, lo que representa una evidencia del aumento de temperaturas durante primavera y verano.

Es sabido que el calentamiento global induce a la presencia de efectos adversos en las especies animales y vegetales del mundo. Entre otros, modifica el lugar y el tiempo en que se alimentan y reproducen y obliga a especies habituadas a climas fríos a moverse hacia los polos en busca de un hábitat menos cálido. Sin embargo, poco se ha escuchado hablar sobre la reducción del tamaño del cuerpo.

También puede interesarte… De Morsas y otros Animales afectados por el Calentamiento Global

El cambio ambiental y el descenso a largo plazo de la masa del cuerpo en un mamífero alpino (Environmental change and long-term body mass declines in an alpine mammal) asegura que los actuales individuos jóvenes de la especie pesan un 25 por ciento menos que los individuos de la misma edad que vivían hace 30 años, con base en el estudio de 3 poblaciones de los Alpes italianos. Sin embargo, desechan la idea de que la causa directa de la reducción sea la falta de alimentos o la baja calidad de éstos pues no existe escasez de vegetación en el área de estudio. En lugar de eso creen que se debe a cambios en el comportamiento que obedecen a la evasión del sobrecalentamiento en medio de un ambiente más caluroso que el de antaño.

El rebeco es una especie diurna que habita las praderas alpinas pero puede introducirse a los bosques durante el invierno. Acostumbra descansar al mediodía y es capaz de sobrevivir sin alimento hasta dos semanas si la nieve es tan densa que cubre la vegetación. Es, por lo tanto, una de las tantas especies de climas frescos que están experimentando temperaturas más cálidas en su hábitat, con un incremento de 3 a 4 grados centígrados. Stephen Willis, uno de los autores del estudio, dice que los rebecos de hoy pasan más tiempo descansando para evitar el sobrecalentamiento que les produciría la búsqueda de comida y por eso han reducido su peso corporal.

¿Es una afirmación exagerada señalar al calentamiento global como responsable indirecto de la disminución de la talla de este animal? Todos los animales están en constante cambio derivado de múltiples factores, pero la idea suena no suena tan descabellada si se toma en cuenta que no es la primera especie cuyo tamaño se ha advertido más pequeño en comparación con los individuos de décadas atrás. Ya la oveja de Soay (Ovis aries) fue objeto de estudio y en 2009 se afirmó que pesa unos 3 kilogramos menos que en 1986. Apenas en marzo de 2014 un estudio titulado Reducciones rápidas generalizadas en el tamaño del cuerpo de las salamandras adultas en respuesta al cambio climático (Widespread rapid reductions in body size of adult salamanders in response to climate change) concluyó que la reducción del tamaño del cuerpo de anfibios es una respuesta al cambio climático.

La perspectiva de especies más pequeñas por efecto indirecto del cambio climático es un elemento a tomar en cuenta. Este resultado es más que un proceso lineal de causa-consecuencia, pues involucra el conjunto de varios efectos del calentamiento global. Es por ahora un tema llamativo que no ha encendido del todo los focos rojos de los conservacionistas, pero ¿seguirá siéndolo por mucho tiempo?

Fuentes:

http://www.frontiersinzoology.com/content/11/1/69

http://news.nationalgeographic.com/news/2014/10/141022-chamois-mountain-goats-shrinking-climate-change-global-warming/

http://phenomena.nationalgeographic.com/2009/07/02/climate-change-and-the-mystery-of-the-shrinking-sheep/

http://news.nationalgeographic.com/news/2014/03/140327-climate-change-shrinks-salamanders-global-warming-science/

http://wwf.panda.org/about_our_earth/aboutcc/problems/impacts/

Foto: Wikimedia Commons