La difusión de alcance mundial sobre los peligros que entraña el cambio climático y en especial el calentamiento global, no ha despertado la alarma de un sector escéptico de la población. Al respecto, muchas personas tienen opiniones diversas que discrepan con la información que los científicos transmiten acerca del riesgo inminente que se cierne sobre el planeta debido a las temperaturas cada vez más cálidas.

Los debates públicos entre informadores y recelosos dan pie a la controversia sobre el calentamiento global, cuya estructura se fundamenta en las siguientes sentencias:

-Los datos que proporcionan información no muestran tendencia al aumento de las temperaturas de todo el mundo.

-No hay suficientes datos históricos que avalen un calentamiento sin precedentes.

-Se tiende al sesgo en la interpretación de los datos, es decir, no hay objetividad.

También te puede interesar… Calentamiento global

Existe un consenso general entre gran parte de la comunidad científica, que manifiesta que las temperaturas globales sí han aumentado durante los últimos años y que esto probablemente es consecuencia directa de las emisiones de gases de efecto invernadero a causa de las actividades humanas. En contraste, muchos organismos no gubernamentales desacuerdan con tal visión general y se preguntan: ¿Es la tendencia al calor una variación normal y natural del clima o constituye un hecho magnánimo? ¿Las perspectivas son objetivas o se basan en mediciones erróneas?

Con respecto a la última cuestión, hay que añadir que algunos científicos manifiestan dudas sobre las interpretaciones que otros pueden dar a las investigaciones sobre el tema, pues cabe la posibilidad de que los científicos busquen intencionadamente evidencia en las estadísticas, en vez de analizarlas objetivamente y sacar conclusiones a partir de su análisis. Esto es sesgo.

Por otra parte, algunos informes gubernamentales, grupos ambientalistas y ecologistas y medios de comunicación de muchos países, han expresado que prácticamente no existe un consenso simultáneo por parte de la comunidad científica acerca de la confirmación del calentamiento global causado por actividades antropogénicas como un peligro real y una preocupación muy grave. Sin embargo, los detractores sí consideran las evidencias de los efectos humanos en el clima.

Pero de hecho, la controversia sobre los peligros del cambio climático y las consecuencias del calentamiento global es acrecentada por los medios de comunicación populares, los cuales confirman sin lugar a dudas que las temperaturas han aumentado durante las últimas décadas debido a las altas emisiones de gases tóxicos hacia la atmósfera, sin que hasta el momento, como se mencionó, se haya confirmado la verdad absoluta.

En definitiva, la situación es un asunto político sobre todo en Estados Unidos, en donde los miembros del Partido Republicano se oponen a cualquier acción o legislación que implique hechos a favor de un problema sin pruebas contundentes, mientras que el Partido Demócrata está de acuerdo en tomar acciones que pueden reducir los efectos del calentamiento global, con base en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. En el caso de modificar las políticas de la emisión de gases, se perderían cuantiosos empleos sin que otros países dejen de causar problemas ambientales. Como  una suerte de lucha en el ring, ambos Partidos aumentan el impacto de la controversia.

Información sobre Controversias del calentamiento global

¿En verdad las temperaturas están aumentando a un ritmo sin precedentes?

El escenario demuestra que aún los debates no se terminan. Sin embargo, mientras la población mundial se truena los dedos expectante, una cosa sí es segura: los humanos contribuyen a la causa de problemas medioambientales y en alguna medida, a las variaciones del ambiente. No está de más modificar los hábitos y las actividades que dañan la naturaleza, antes de que no se pueda hacer algo, antes de llegar a un punto sin retorno.