Definición de contaminación hídrica

Todo cuerpo de agua puede verse afectado por diversos tipos de contaminantes, dando lugar a una situación de sobra conocida, llamada contaminación del agua o contaminación hídrica. Ésta se convierte en un factor peligroso para la flora, la fauna y los seres humanos ya que el agua contiene sustancias tóxicas, bacterias y microorganismos que ocasionan males en la salud.

La contaminación hídrica se produce cuando los contaminantes se vierten directa o indirectamente en los cuerpos de agua. La afectación del líquido puede ser evidente cuando hay basura en la superficie, cuando su color es más oscuro de lo normal y cuando tiene un olor desagradable.

En ocasiones es difícil percibir la contaminación hídrica. Por ende, los científicos tienen que valerse de diversas técnicas para comprobar la calidad del agua y medir el nivel de contaminantes. Es importante recordar que no toda agua clara es limpia.

También te puede interesar… El agua

Causas de la contaminación hídrica

Del mismo modo que en el caso de la contaminación atmosférica, existen dos fuentes básicas de contaminación hídrica: naturales y antropogénicas. Las primeras contaminan con una frecuencia menor, pero pueden tener impactos igual de importantes como las acciones del hombre. Por ejemplo, el petróleo y el gas natural son potenciales compuestos contaminantes que se filtran en los océanos y los lagos a través de fuentes subterráneas naturales. La proliferación de algas y los desastres naturales también contribuyen a contaminar el agua con partículas extrañas.

Contaminación del agua

Las actividades humanas, por su parte, afectan el agua a mayor escala. Las industrias (fábricas, refinerías, plantas de tratamiento de residuos, etc.) y operaciones agrícolas suelen verter sus aguas cargadas de sustancias químicas peligrosas. También es común que se desechen las aguas residuales humanas hacia ríos y mares, que se desechen hacia aquellos los excrementos animales, que se tire basura visible o que se viertan accidentalmente miles de litros de petróleo.

Los principales contaminantes son los fertilizantes y pesticidas agrícolas, los residuos del procesamiento de alimentos, la escorrentía agrícola, los metales pesados y otras sustancias que se encuentran en los productos de uso cotidiano.

Efectos de la contaminación hídrica en el medio ambiente

Los productos químicos de la escorrentía agrícola crean un ambiente tóxico para la vida acuática y en ocasiones, producen su muerte.  Esta escorrentía es caldo de cultivo para las cianobacterias o algas verdeazules, que se reproducen de forma acelerada y crean una capa de algas nocivas para plantas y peces. Las zonas en las que se presentan son lugares donde hay poca o nula vida por debajo de la superficie.

En conjunción, se rompe el equilibrio de los ecosistemas acuáticos, los animales pueden enfermarse o morir intoxicados y la diversidad biológica se reduce en un área en específico.

Efectos de la contaminación hídrica en el ser humano

Toda agua contaminada afecta la salud de quienes están en contacto con ella y de quienes la beben. Por ejemplo, si el agua contiene metales pesados puede frenar el desarrollo de los fetos o bebés, ocasionar defectos de nacimiento y desencadenar algunos tipos de cáncer. De la misma manera, si una persona consume mariscos envenenados con sustancias tóxicas, enfermará.

Contaminación del agua

Algunas toxinas tienen efectos en la salud relativamente leves, como  inmunosupresión e intoxicación. Otras veces pueden ocasionar problemas para lograr la reproducción. Las enfermedades más comunes por causa del consumo de agua contaminada son el cólera y la fiebre tifoidea, causas cardinales de la mortalidad infantil.

Posibles soluciones a la contaminación hídrica

Algunos países desarrollados tienen regulaciones vigentes acerca del tema y han restringido al sector agrícola e industrial los vertidos químicos en ríos, lagos y lagunas, y han instalado plantas de purificación así como “techos verdes” que filtran los contaminantes de forma natural.

Pero las soluciones siempre implican prevención. Algunas medidas útiles para evitar contaminar incluyen el desecho seguro de pinturas, aceites y líquidos tóxicos o hasta basura sólida. Arrojar estos desechos por el fregadero es un peligro, puesto que acaban en las aguas; lo mejor es envasarlos y llevarlos a depósitos especializados en ello o en sitios de reciclaje, o bien, pueden desecharse (envasados) junto con la basura inorgánica. El abuso de fertilizantes o abonos químicos también está contraindicado ya que los residuos pueden escurrir hacia fuentes de agua cercanas.

Es importante reemplazar los productos o bienes de la vida cotidiana por otros que sean ecológicos o biodegradables, en especial aquellos utilizados para la limpieza doméstica. No está de más realizar limpiezas periódicas a las aguas más cercanas, y por supuesto, evitar el arrojo de basura a dichas aguas.

En corto

  • Aproximadamente, 2,000 millones de personas alrededor del mundo beben agua contaminada.
  • Cada año se utilizan 45 millones de kilogramos de fertilizantes y químicos en las industrias.
  • Cerca de 4,000 niños beben agua contaminada todos los días.
  • La presencia de lombrices es indicador de agua contaminada; la presencia de camarones de agua dulce indica agua limpia.
  • Los residuos radioactivos son contaminantes peligrosos que dañan a los seres vivos.