La obesidad es un problema mundial que afecta a niños, jóvenes, adultos o ancianos con incorrectos hábitos de alimentación que no ofrecen las cantidades balanceadas de nutrientes esenciales para mantener la buena salud.

Sin excepciones, una persona obesa es una persona no saludable. Cabe mencionar que no en todos los casos la obesidad es exógena, es decir, no se debe a la causa de un régimen alimenticio deficiente por cuestiones externas, sino a una causa endógena, donde el aumento excesivo de peso proviene de alguna disfunción en los procesos endocrinos o metabólicos. No obstante, la obesidad endógena no es la responsable de las alarmantes estadísticas que reflejan el ascendente número de individuos con pesos fuera de lo normal.

La obesidad puede comenzar desde la niñez y seguir hasta la etapa adulta como consecuencia de la acumulación de grasa en el organismo. Es por ello de la importancia de crear hábitos alimenticios saludables a edades tempranas que podrían salvarlos en un futuro de una vida llena de medicinas y hospitales.

Conozcamos un poco el panorama sobre la obesidad en el mundo.

Alrededor de 2.8 millones de personas mueren cada año por enfermedades relacionadas al sobrepeso y obesidad.

Recientemente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) emitió una alerta al informar que desde el año 1975 hasta hoy, la obesidad se ha triplicado.

Grados de sobrepeso y obesidad.

Sobrepeso y obesidad.

En 2016, más de 340 millones de personas entre 5 y 19 años de edad, tenían sobrepeso u obesidad.

Investigaciones de la universidad de Harvard han llegado a comparar los efectos del tabaco con los de la obesidad, pues los daños a la salud son similares y la calidad de vida disminuye considerablemente al poner en riesgo la salud. Según los estudios, los índices de tabaquismo en los Estados Unidos de América están disminuyendo, pero los de obesidad están aumentando.

Sin excepciones, una persona obesa es una persona no saludable.

Consecuencias en la vida personal

La obesidad nunca viene sola, ya que es un imán de problemas de salud y conflictos sociales y personales. Comenzando por los problemas de salud, en los niños se han identificado mayormente las siguientes consecuencias:

Hipertensión arterial, diabetes tipo 2, niveles altos de colesterol en la sangre, debilidad de huesos y articulaciones, cansancio y dificultad para respirar, alteraciones en el sueño, problemas del corazón, trastornos que pueden derivar en desórdenes alimenticios como la anorexia y bulimia, problemas en la piel y en las niñas, una madurez prematura con menstruaciones irregulares.

La obesidad infantil también se asocia con muerte prematura, discapacidades y resistencia a la insulina.

Consecuencias de la obesidad.

En los adultos el listado no es muy distinto. Las principales consecuencias son:

Diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedad coronaria (afectación de los principales vasos sanguíneos), altos niveles de colesterol y triglicéridos, osteoartritis, reflujo gastroesofágico, cálculos biliares, enfermedades del hígado y vesícula, diversos tipos de cáncer (mama, próstata, hígado, colon y aproximadamente siete tipos más.), accidentes cerebrovasculares, apnea del sueño, artrosis, problemas para respirar, cansancio excesivo, infertilidad y problemas menstruales.

Como podemos ver, muchas de las enfermedades antes mencionadas son mortales, y lo peor es que un solo individuo puede desarrollar una o más de ellas si continúa ganando peso. En 2012, las enfermedades cardiovasculares fueron la principal causa de decesos. El riesgo de contraer estas enfermedades no transmisibles crece con el aumento del IMC (Índice de Masa Corporal).

En los niños y adolescentes, las burlas y agresiones físicas pueden detonar daños psicológicos duraderos.

Aunado a esto, el desánimo, la depresión, la baja autoestima, el aislamiento social y ser víctima de discriminación, son problemas que afectan la vida social, las relaciones laborales, familiares y el rendimiento en las actividades cotidianas.

En los niños y adolescentes, las burlas y agresiones físicas pueden detonar daños psicológicos duraderos. Un estudio realizado en la Universidad de Michigan, Estados Unidos, reveló que la obesidad aumenta la probabilidad de ser intimidado o atacado por otros niños hasta en un 63 por ciento. La falta de amigos o la falta de inclusión a la vida infantil o juvenil, genera falta de habilidades sociales, confianza en sí mismo, impotencia y posiblemente, agresión con la familia.

Por si fuera poco, existe otro tipo de aumento de peso que incluso modifica la morfología de una persona. Esta es la obesidad mórbida.

La obesidad mórbida, también llamada obesidad de clase 3, es una enfermedad muy grave en el cuál una persona tiene más de 45 kg de peso por encima de lo normal. Esto se calcula con base a la estatura y peso del individuo. Un obeso mórbido tiene tanta cantidad de grasa acumulada, que funciones básicas como respirar o caminar se vuelven un problema. La obesidad mórbida no solo causa afectación al enfermo sino a toda la familia.

Calcule su IMC.

Es muy importante que atienda su salud y tome medidas preventivas en caso de observar que sus medidas quizá no sean las más saludables. Para saber si su peso es el ideal, basta con calcular su IMC (Índice de Masa Corporal), donde un resultado dentro del rango entre 18.50 y 24.99 se considera normal.

Si su resultado da entre 18.50 y 24.99, su IMC se encuentra dentro de lo normal.

En el caso de los niños y adolescentes, el IMC se calcula con base a la edad y el sexo debido a su continuo crecimiento y desarrollo corporal.

Pero si se trata de averiguar el IMC de un adulto, es necesario conocer las medidas de estatura y peso. Este proceso puede realizarse en casa con ayuda de una báscula y una cinta métrica. El IMC se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros.

Pongamos un ejemplo con una mujer de 1.60 m de altura y 75 kg de peso. Primero se multiplica 1.60 x 1.60 = 2.56 y después se divide el peso entre el primer resultado. 75 / 2.56 = 29.3

El IMC de esa mujer es de 29.3, lo que se traduce como una persona con sobrepeso, muy cerca de la obesidad.

Calcular Índice de Masa Corporal.

Medición de cintura.

Mida su cintura

Si no conoce su peso y no tiene una báscula a la mano, puede tomar una cinta métrica y medir su cintura. En los hombres no debe medir más de 100 cm de circunferencia y en las mujeres no debe superar los 88 cm, pues de lo contrario, estaríamos hablando de un riesgo muy alto de obesidad.

Una vez conociendo el resultado, es importante acudir con un especialista en nutrición para comenzar un plan de alimentación permanente. Una dieta temporal no resolverá el problema; lo que se necesita es un cambio de hábitos alimenticios que permitan una vida más saludable.

Mejore su dieta

Disminuya su ingesta de comidas fritas como papas a la francesa y platillos cubiertos con pan molido. Evite comer con frecuencia hamburguesas procesadas, pizzas, pastas, aderezos, mayonesas, embutidos, refrescos gaseosos, panes blancos, leche entera, postres y otros alimentos azucarados. ¡Ojo! Esto no significa que forzosamente deba eliminarlos de su dieta por completo, aunque sí se recomienda, pero hacer una reducción considerable para mantener un peso saludable, es primordial.

Dieta para perder peso.

Opciones saludables.

Opte mejor por semillas, frutas, vegetales, tés sin azúcar, hamburguesas de granos, salsas elaboradas en casa y aderezos orgánicos.

Por mucho tiempo se ha creído que los componentes de este último listado son aburridos y saben mal, pero no es así. La publicidad ha sido parte de nuestra percepción hacia los alimentos desde la niñez. Pues un comercial de una hamburguesa con obsequios de juguetes siempre será más atractivo que un puñado de pistachos, pero ahí inicia el trabajo de los adultos para ser creativos y captar la atención hacia lo que se creía imposible.

 

 

Referencias

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

https://medlineplus.gov/spanish/obesity.html

https://www.cdc.gov/obesity/adult/causes.html

www.hsph.harvard.edu/obesity-prevention-source/obesity-consequences/

https://www.urmc.rochester.edu/highland/bariatric-surgery-center/questions/morbid-obesity.aspx