Definición de combustibles fósiles

Los combustibles fósiles son fuentes de energía que han estado presentes en la Tierra desde hace millones de años. Se formaron a partir del proceso natural de descomposición anaeróbica de organismos muertos y enterrados.

Para entender mejor este proceso, es necesaria una explicación más detallada: plantas y animales prehistóricos poblaron el planeta hace cientos de millones de años, en medio de un clima más cálido que el actual y acompañados de organismos unicelulares océanicos, llamados protoplancton. Tras la muerte de todos aquellos seres prehistóricos, sus cuerpos obviamente se descompusieron, pero quedaron enterrados bajo capas de lodo, arena y roca, una detrás de otra. Con el paso del tiempo, la exposición al calor y la presión en la corteza terrestre coadyuvaron a la formación de lo que ahora conocemos como un combustible fósil.

También te puede interesar… Combustibles Nucleares

La edad de los combustibles puede alcanzar los 650 millones de años. Su composición incluye altos porcentajes de carbono, pero es la mezcla de hidrocarburos la que otorga las propiedades a cada combustible fósil.Combustibles fósiles - carbón

Tipología de los combustibles fósiles

Existen tres tipos principales de combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas natural.

Carbón. Mayormente, las plantas terrestres forman el carbón, el primer combustible fósil que se usó. Es un recurso abundante en el planeta y está compuesto en su mayor parte por carbono. Se obtiene por medio de la minería de superficie o de profundidad. Tiene varias ventajas, entre las que se encuentra la posibilidad de modificarlo; por ejemplo, puede licuarse para producir aceite crudo sintético, o ser gasificado con la intención de formar un combustible parecido al gas natural.

Petróleo. Está compuesto por una mezcla de hidrocarburos, oxígeno, nitrógeno y una pequeña cantidad de azufre. Se trata de un combustible líquido que incluye a todos los combustibles fósiles de hidrocarburos líquidos y puede referirse al crudo o a los productos derivados hechos del petróleo crudo refinado. Se recupera por medio de la perforación de pozos a través de barreras de roca no porosas, que retienen el petróleo.

Gas natural. Es una mezcla incolora de gases de hidrocarburos compuesta principalmente de metano; fue el último combustible fósil que se consideró una importante fuente de energía. Es necesario perforar las reservas subterráneas para adquirirlo, y después de ello, se almacena en grandes cavernas para usarlo cuando es necesario.

Tecnologías que usan combustibles fósiles

Es imposible resumir en unos pocos párrafos el número de tecnologías, aparatos o máquinas que usan los combustibles fósiles, pues constituyen la principal fuente para producir movimiento u otras fuentes de energía. Mecanismos de extracción y conversión como motores, chimeneas o plantas de electricidad y máquinas útiles como automóviles, barcos, aviones, calefactores, etc. utilizan los combustibles fósiles para funcionar.

Dada su condición de fósiles, se necesita maquinaria adecuada para construir pozos y túneles con los que se puede llegar a las vetas de carbón o reservas de petróleo.

Por otra parte, existen nuevas tecnologías asociadas al uso y obtención de los combustibles fósiles que ofrecen mayor cuidado ambiental. Un ejemplo: el sistema “Captura y secuestro de carbono” o Carbon Capture and Sequestration (CCS), que comprime y transporta el dióxido de carbono despedido antes o después de la quema de combustible, a través de tuberías geológicas y oceánicas, para inyectarlo a la Tierra y reducir el número de toxinas que son arrojadas a la atmósfera.

Aplicaciones de los combustibles fósiles

Se han convertido en sinónimo de la vida industrial moderna por sus múltiples aplicaciones en una enorme variedad de productos y servicios que utilizan las personas en su vida común.

Es fuente de energía básica en el sector industrial. Tienen aplicaciones en la industria del transporte porque proveen energía a los autos, aviones y barcos para moverse, en la industria energética debido a su uso como recurso que genera electricidad y hasta en la industria cosmética, porque muchísimos productos como cremas, jabones, perfumes y otros cosméticos contienen algún derivado de combustibles fósiles. El petróleo puede convertirse en fertilizantes, en ropa, en cepillos de dientes y en gasolina.

Son también útiles en empresas y hogares para calentarse y cocinar. El carbón, ese recurso al alcance de casi cualquier persona, bien se utiliza como fuente de energía para la calefacción de los hogares y hasta para preparar comida.

Combustibles fósiles - Pozo petrolero

Ventajas de los combustibles fósiles

El hecho de que su uso sea extendido, entraña una serie de ventajas importantes para seguir con la extracción y aplicación de los combustibles fósiles. La primera, y quizá más importante, reside en la aún abundancia y accesibilidad de las reservas, por lo que las plantas de energía eléctrica pueden proveer una gran cantidad de electricidad para todo el mundo. También proporcionan bastante energía a un costo relativamente bajo, y su transporte es básicamente poco complicado.

Desventajas de los combustibles fósiles

No es oro todo lo que reluce. Cuando se queman, los combustibles fósiles liberan a la atmósfera altos niveles de dióxido de carbono, que es uno de los principales factores  que conducen a la contaminación del aire y al cambio climático. Uno de los recursos más problemáticos es el carbón, pues la liberación de los contaminantes por causa de su quema caen a la Tierra en forma de precipitación; esto es lo que se conoce como lluvia ácida.

Por otra parte, preocupa su condición no renovable, pues aunque sí se renuevan de forma natural, es por medio de un proceso que tarda millones de años y no puede ser reemplazado para uso de las generaciones más próximas.

Futuro de los combustibles fósiles

En Estados Unidos, el carbón se usa para generar más de la mitad de toda la electricidad que se produce. Esto da una idea del amplio uso, pero también de las consecuencias medioambientales que ocasiona sólo uno de los combustibles fósiles. Por ende, el principal reto de los gobiernos es encontrar nuevos métodos de uso que reduzcan las emisiones de sustancias tóxicas, para el beneficio de la humanidad, de su entorno y su salud.