Características

El cólera es una enfermedad infecciosa cuya presencia se ha rastreado hasta la Antigüedad. Se adquiere por consumir alimentos o bebidas contaminados, y produce una diarrea acuosa abundante que, de no tratarse, conduce a una severa deshidratación y a la muerte.

Se trata de un padecimiento causado por una bacteria que puede encontrarse en alimentos crudos, incluyendo mariscos, en agua no potable y en las heces de las personas infectadas. Al respecto, no todos los individuos que adquieren la bacteria desarrollan los síntomas de la enfermedad; de hecho, algunos la tienen y ni siquiera se dan cuenta, pero son capaces de infectar a otras personas durante 7-14 días al albergar el microorganismo en sus heces. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), menos del 20 por ciento de los individuos infectados desarrollan el cólera en su forma grave.

La enfermedad no se transmite de persona a persona por estar cerca de ella o respirar las gotitas de fluido que salen de un estornudo o una tos, pero sí es importante extremar la higiene y lavarse muy bien las manos después de evacuar.

El cólera produce una diarrea acuosa muy abundante que, de no tratarse, conduce a una severa deshidratación y a la muerte.

Síntomas

  • Diarrea acuosa que comienza de forma repentina. A menudo se le describe con la apariencia del agua de arroz y con un olor característico, semejante al del pescado.
  • Calambres en el abdomen.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Cólicos.
  • Sed intensa.
  • Deshidratación.
  • Ojos “vidriosos” o hundidos.
  • Pulso rápido.
  • Sensación anormal de cansancio o sueño.
  • Calambres musculares, sobre todo en las piernas.

Factores de riesgo

-Ser de sangre tipo O. Las personas con este tipo de sangre parecen ser más vulnerables a la bacteria, y a desarrollar la enfermedad. Aún no se sabe muy bien por qué.

-Vivir en zonas con mal sistema de saneamiento y mal tratamiento del agua. Por lo general, las personas de estas zonas viven hacinadas, como en los campos de refugiados y áreas azotadas por guerras o desastres naturales.

-Vivir en las regiones con alta proporción de casos de cólera: África subsahariana, Medio Oriente, Centroamérica, México, el Caribe y sur y sureste de Asia.

-Vivir con alguien que tiene cólera.

-Mantener hábitos inadecuados o insuficientes de higiene.

-Tener bajos niveles de ácidos en el estómago. Son más susceptibles los niños y los adultos mayores.

Causas

El cólera es causado por la bacteria Vibrio cholerae, que generalmente se encuentra en agua, frutas, granos y verduras crudos, mariscos crudos y las heces de las personas infectadas. La bacteria puede vivir incluso en agua de mar, ríos salobres y aguas costeras.

Cuando una persona come o bebe cualquier cosa que contiene la bacteria, esta entra en el organismo y se incuba durante un breve período que abarca desde unas pocas horas hasta unos 5 días hasta que los síntomas de la enfermedad se desarrollan. Una vez en el intestino delgado, libera una toxina denominada CTX que se une a las paredes intestinales y obstruye el flujo normal de cloruro y sodio. A continuación, el cuerpo responde con la necesidad de excretar mucha agua, lo que lleva a la diarrea y a la pérdida de sales.

Complicaciones

La enfermedad avanza rápidamente en el individuo. Las complicaciones más frecuentes son la deshidratación severa y, si no se trata, la muerte. La pérdida de potasio y otros minerales afectan la función del corazón y de los nervios, y puede producirse insuficiencia renal cuando los riñones no son capaces de filtrar bien los desechos.

El enfermo también puede experimentar falta de apetito, lo que puede conllevar la disminución del nivel de azúcar en la sangre y así el agotamiento se recrudece. En los niños esto es muy peligroso puesto que es posible que sufran convulsiones o pierdan el conocimiento.

En los casos más graves de cólera, la deshidratación y la pérdida de sales ha provocado la muerte de la persona en unas 2-3 horas. Con rehidratación urgente existe poca probabilidad de que el individuo muera.

La bacteria puede vivir incluso en agua de mar, ríos salobres y aguas costeras.

Diagnóstico

Ante la sospecha de padecer cólera, debe acudirse a un centro de salud lo más pronto posible. Los médicos hacen un examen físico y preguntas sobre los síntomas y sus características, así como las actividades que pudieron causar el contagio. Posteriormente se procede a realizar un cultivo de sangre, de heces o de ambos para buscar la bacteria en las muestras. A veces únicamente introducen un hisopo por el recto. En caso de encontrarla, se diagnostica el cólera y se recomienda un tratamiento.

Tratamiento

El cólera puede curarse, pero la rapidez es esencial. El tratamiento médico consiste en antibióticos para matar las bacterias, y en la ingesta de abundante agua y sales para reponer lo que se ha perdido a través de la diarrea. Por lo general se ofrece a los pacientes una solución de rehidratación que se bebe, pero algunos casos requieren que el líquido rehidratante se administre por las venas.

Existen 2 vacunas orales contra el cólera, pero la OMS indica que la base de la prevención es tener excelentes medidas de higiene al preparar y consumir alimentos y evitar consumir cualquier cosa que no esté pasteurizada o cuya procedencia no sea segura. Durante los viajes internacionales, es preferible tomar bebidas embotelladas y que no requieran hielo.