Cocos nucifera

Se llama cocotero o palma de coco a una especie de palmera que produce los inconfundibles cocos. Es la única especie de su género, si bien hace muchos años existían otras. Es posible que la referencia más antigua que se conoce sobre el cocotero sea la de un viajero egipcio llamado Cosmas, que en el siglo V d. C. escribió notas sobre un fruto que llamaba “nuez de la India” o “nuez india”.

Gracias a sus múltiples usos, que van desde alimenticios hasta cosméticos, se le ha dado el mote de “árbol de la vida”.

Orden: Arecales
Familia: Arecaceae
Género: Cocos

Descripción

La figura del cocotero es la de una típica palmera asociada a las playas tropicales. La planta puede medir hasta 30 metros de altura. El tronco es robusto y frecuentemente mide entre 30 y 45 centímetros de diámetro; en su base abultada suele observarse raíces delgadas y enrevesadas. Por lo regular, no posee ramas laterales. Las hojas de 4-6 metros de longitud son pinnadas, es decir, cuentan con varios foliolos a lo largo del eje principal. Se trata de un árbol de hoja perenne: a pesar de que pueden caerse, siempre crecen otras y el árbol nunca está desnudo a lo largo del año.

Pequeñas florecillas masculinas y femeninas crecen en inflorescencias en las axilas de cada hoja. Las flores son pequeñas, pero las masculinas lo son más. Su color es amarillo claro, y despiden una suave fragancia. Después de la floración aparecen los cocos, frutos considerados drupas y no nueces, como su nombre en inglés puede sugerir (nut, en la palabra coconut, con la que se designa al coco, significa “nuez”). De forma redonda, consiste en una sola semilla fibrosa, o drupa seca, con 3 capas: el epicarpio o capa exterior de color verde o amarillo, el mesocarpio o capa media y el endocarpio o capa interna, que rodea la semilla.

Características de las palmas cocoteras.

Interior de un coco.

Distribución

El cocotero es nativo de regiones tropicales y subtropicales del mundo, pero su origen exacto es discutido. Los científicos piensan que hay 2 opciones: o se originaron en el continente americano, o en la región del Indo-Pacífico, quizá en el archipiélago indio o la Polinesia. El hecho de que existan más variedades de Cocos nucifera en el hemisferio oriental parece reforzar la creencia de que se produjo primero en la región del Indo-Pacífico.

En el presente, la planta está distribuida principalmente en los trópicos y es muy común en la zona caribeña, las costas del Atlántico en Sudamérica y África y las islas del Pacífico. Extrañamente, se ha encontrado cocos germinados en las costas de Noruega. Prospera en suelos arenosos y tolera muy bien la alta salinidad. Debido a que la semilla es sumamente resistente, es capaz de flotar por largas distancias y llegar a sitios muy alejados entre sí.

Reproducción y variedades

El cocotero es monoico, pues tiene flores femeninas y masculinas en la misma planta. La polinización ocurre gracias a insectos, y pese a poder autopolinizarse, por lo general esto ocurre por polinización cruzada, lo que significa que las flores femeninas requieren el polen de las flores masculinas de otras plantas y no de sí mismas.

Si bien la especie es única, tiene muchas variedades. Algunas de ellas son “Heyerdahl”, “West Coast Tall”, “Hainan Tall”, “King Coconut” y “Macapuno” o “Kopyor”.

Usos del coco.

Aguas de coco.

Usos

Como bien se mencionó, el cocotero tiene gran variedad de usos que aprovechan desde la madera hasta los frutos y las flores. La madera es muy resistente y duradera; por tal motivo, se corta para fabricar muebles y cajas, mientras que con las raíces se puede obtener un colorante y remedios para tratar la diarrea y la disentería. De las inflorescencias no abiertas se obtiene una bebida exótica llamada tuba, que si se deja fermentar se torna alcohólica. Con las hojas se fabrican muchos artículos de limpieza y también sirven como decoración.

Cuando la solución intravenosa escaseaba en los hospitales durante la II Guerra Mundial, los médicos llegaron a usar agua de coco.

El coco es la parte más usada. La fibra de su cáscara se emplea para hacer cuerdas, felpudos, sacos, bolsas, redes de pesca, esteras y algunos enseres domésticos más. El agua del coco, de color claro y sabor agradable, es una bebida muy refrescante que se toma directamente del fruto o en recipiente. Se compone de un 95.5 por ciento de agua, 0.1 por ciento de proteínas, menos de 0.1 por ciento de grasas y 4 por ciento de carbohidratos, entre otros. Se valora por su gran contenido energético y de electrolitos así como de algunos minerales, lo que la hace idónea para beber después de hacer deporte. En algunas regiones se consume para tratar males de los riñones. Cuando la solución intravenosa escaseaba en los hospitales durante la II Guerra Mundial, los médicos llegaron a usar agua de coco.

La carne puede ser dura y fibrosa o suave y de un color muy claro. Contiene una alta cantidad de grasas saturadas, además de carbohidratos, manganeso, hierro, fósforo y zinc. Se come cruda o en diversos platillos y postres. De ella se obtiene la leche de coco y el aceite de coco, usados tanto en la cocina como en muchos productos cosméticos para suavizar e hidratar piel y cabello.

Amenazas y conservación

Hasta la actualidad, el cocotero no es una planta globalmente amenazada ni está en peligro de extinción. No obstante, es vulnerable a enfermedades provocadas por organismos como Bipolaris incurvata, Phytophthora palmivora, Phaeochoropsis mucosa, Phytophthora palmivora y Macrosporium cocos.