Crocodylus niloticus

En televisión aparecen como los más peligrosos depredadores de los ríos africanos, capaces de tomar animales tan grandes y fuertes como el ñu y la cebra, y de despedazarlos tras aplicar su famoso “giro de la muerte”. Es quizá el más conocido de las especies de cocodrilos, y la segunda especie más grande después del colosal cocodrilo de agua salada (Crododylus pororus).

Orden: Crocodilia.
Familia: Crocodylidae.
Género: Crocodylus.

Descripción

El cocodrilo del Nilo es un reptil semiacuático cuya anatomía va más allá de unos dientes afilados y una piel con escamas. Los machos tienen una longitud de entre 3.5 y 5 metros, y las hembras, notoriamente más pequeñas, pueden alcanzar casi 4 metros de largo. Sin embargo, algunos individuos machos han llegado a superar las medidas usuales; la máxima longitud es de 5.5 metros en machos maduros. El peso se sitúa entre los 225 y los 550 kilogramos. Los cocodrilos del Nilo más grandes han pesado poco más de 1,000 kilos.

El hocico es alargado y dentro de su boca alberga de 64 a 68 dientes cónicos afiladísimos que le permiten tener una capacidad de agarre muy precisa. El grado de presión de la mordida impide que la víctima, sin importar si es un pez o un ñu, pueda escapar de la boca. Pocos lo logran. Los ojos, de color verde, se localizan en la parte superior de la cabeza, así que puede nadar o espiar inmóvil mientras mantiene solo la vista fuera de la superficie del agua.

Características del cocodrilo del Nilo.

Cocodrilo del Nilo – Crocodylus niloticus.

Su piel escamosa presenta un color grisáceo o verde olivo con oscuras manchas que se extienden a lo largo del dorso y hasta la punta de la cola. A medida que se hace mayor de edad, las manchas de un cocodrilo del Nilo se tornan más tenues. La parte inferior del cuerpo es amarillenta o blanquecina.

Crocodylus niloticus se desplaza en el suelo arrastrando su región ventral, pero, a diferencia del gavial, puede caminar con las 4 patas sosteniendo su peso.

Distribución y hábitat

El cocodrilo del Nilo es una especie africana. Se distribuye a través de un área extensa que abarca la región subsahariana hasta el extremo sur del continente, en países como Chad, Camerún, Congo, Kenia, Ghana, Mozambique, Namibia, Tanzania, Togo, Uganda, Madagascar (zona oeste) y Zimbabue.

Sus hábitats son ríos, lagos, pantanos y otros cuerpos de agua dulce, pero puede tolerar aguas saladas.

Alimentación

Claro está, el cocodrilo del Nilo es una especie carnívora. Los individuos jóvenes se alimentan sobre todo de animales invertebrados, sobre todo acuáticos, y de insectos. Conforme crecen, añaden a su dieta peces, anfibios y reptiles, hasta que, completamente maduros, tienen la fuerza y la energía para cazar presas grandes como cebras, búfalos de agua, jirafas, ñus, impalas, aves y muchos otros tipos de animales.

Algunas veces relajan su comportamiento territorial y se organizan para cazar en grupo; esto es más frecuente cuando se trata de peces. En tales ocasiones el grupo rodea un área del cuerpo de agua para concentrar a las presas e impedir que huyan, y posteriormente comienzan a comer en orden de importancia, es decir, primero come el cocodrilo de mayor rango y después de él van los demás.

Es probable que estos animales almacenen alimentos para consumirlos más adelante, como sugiere el descubrimiento de cadáveres de presas bajo ramas y rocas en el agua. Curiosamente, al cocodrilo del Nilo le desagrada la carne descompuesta, entonces, debe comer antes de que el proceso de descomposición haga incomible lo que caza.

Comportamiento

Un individuo puede ser diurno o nocturno, aunque por lo general realiza sus principales actividades durante la noche. Como se mencionó, varios cocodrilos del Nilo pueden socializar e incluso cooperar para cazar. Las madres proporcionan excelentes cuidados a sus vástagos, pues los introducen en su boca de tal manera que no les producen ningún daño, y después los liberan en un sitio más seguro. Los machos defienden territorios que abarcan unos 50 metros en el agua.

Datos sobre los cocodrilos del Nilo.

Cebras y ñus intentando cruzar un río infestado de cocodrilos del Nilo. Reserva natural en Sudáfrica.

Reproducción

Los cocodrilos del Nilo machos son sorprendentemente buenos padres, pues ayudan a incubar los huevos y a defender, prácticamente con uñas y dientes, el sitio de anidación.

Los individuos alcanzan la madurez sexual alrededor de los 10 años de edad, cuando los machos miden cerca de 3 metros y las hembras unos 2 metros de longitud. Los machos se encargan de cortejar al sexo opuesto por medio de sonidos que emiten por la nariz o que producen al golpear el hocico en el agua. Si tienen suerte, las hembras los aceptan y permiten la cópula.

Poco después, las futuras madres cavan un agujero en el suelo de aproximadamente 50 centímetros de profundidad, en donde depositan de 40 a 60 huevos durante 80-90 días.

Amenazas y conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cataloga al cocodrilo del Nilo como especie de “Preocupación Menor”. En general, la especie está amenazada por la caza ilegal, la contaminación de su hábitat y su enredo en redes de pesca.

Fuentes

http://www.arkive.org/nile-crocodile/crocodylus-niloticus/

http://animals.nationalgeographic.com/animals/reptiles/nile-crocodile/

https://en.wikipedia.org/wiki/Nile_crocodile

https://seaworld.org/Animal-Info/Animal-Bytes/Reptiles/Nile-Crocodile