Crocodylus acutus

El cocodrilo americano o cocodrilo narigudo, es un reptil de tamaño mediano que ocupa gran extensión del continente del Nuevo Mundo.

Descubrimientos han revelado que esta especie se híbrida con otros cocodrilos de la zona, como por ejemplo, con Crocodylus moreletii (cocodrilo de Morelet) en Belice y en Yucatán y con Crocodylus rhombifer (cocodrilo cubano) en Cuba. Tal hecho no se considera en los actuales esfuerzos de conservación que existen hacia Crocodylus acutus, lo que podría derivarse en acciones fallidas y poco convenientes para sus condiciones.

Descripción

Su tamaño obliga a tener precaución. El promedio de longitud de los adultos es entre 2.5 y 4 m, y en peso oscilan entre 173 y 382 kg, siendo los machos los representantes de las medidas más grandes. Las crías por su parte son de 27 cm de largo y pesan tan solo 60 g.

Crocodylus acutus es una criatura de cuerpo fornido, extremidades cortas, fuerte y larga cola, piel escamosa cubierta de ligeros escudos osificados desde la espalda hasta la cola y una poderosa mandíbula con 14-16 piezas dentales largas y muy afiladas en cada lado.

Su cola les proporciona el impulso para desplazarse a 32 km/h en el agua.

Está muy bien adaptado al entorno acuático, pues posee membranas nictitantes que protegen los ojos y puede bloquear la entrada a la tráquea y cubrir los oídos para evitar el ingreso de agua. Su cola les proporciona la fuerza y el impulso para poder desplazarse por unos minutos a 32 km/h en el agua.

La coloración de las crías de cocodrilo americano es verde olivo con manchas oscuras a lo largo del cuerpo. De adultos, algunos conservan el verde olivo con manchas negras pero otros lucen de color gris.

Algunas características observables para distinguir un cocodrilo americano de un aligator americano, es que el primero tiene un hocico en forma de V y al cerrar la mandíbula pueden notarse sus dientes inferiores.

Características del cocodrilo americano.

Cola del cocodrilo americano.

Hábitat y distribución

Es el cocodrilo más distribuido en América.

Es el cocodrilo más distribuido en América. Abarca el extremo sur de Florida, Estados Unidos, la costa del Pacífico en México, las islas caribeñas como Cuba, República Dominicana y Jamaica, Belice, Colombia, Nicaragua y Venezuela. Puede encontrarse a 1,200 m sobre el nivel del mar y una subpoblación aislada se localizó en la cuenca del Río Grijalva en México.

El cocodrilo americano se produce en hábitats costeros como lagunas, manglares y cuerpos de aguas salobres y aguas dulces, donde las temperaturas son tropicales. Este reptil es extremadamente susceptible al frío y los cambios climáticos tienen efectos perjudiciales en sus poblaciones.

Comportamiento

Son solitarios la mayor parte del tiempo y prefieren mantenerse alejados de los disturbios, pero muestran agresividad cuando sienten alguna amenaza cercana. Llevan a cabo sus actividades durante la noche y en las horas diurnas toman “baños de sol” manteniendo la peculiar mandíbula abierta para conservar calor. Durante la estación seca entran en un estado letárgico donde suelen enterrarse en el barro y pueden pasar varios días sin comer.

Son capaces de hacer vocalizaciones para comunicarse. Pueden hacer desde sonidos hasta movimientos corporales como golpeteos de la cola contra el agua para cuestiones de territorialidad. Mayormente en temporadas de reproducción se identifican sonidos infrasónicos donde se observan vibraciones en el agua, esto, para atraer o acosar compañeros.

Alimentación

Su dieta es carnívora y el pescado ocupa un importante porcentaje, pero abarcan otros animales como aves, pequeños mamíferos, tortugas terrestres, ranas y cangrejos. Las crías comienzan alimentándose con insectos.

Su forma de caza no es tan diferente a sus otros parientes. Permanecen inmóviles hasta que la víctima esté cerca y luego la sostienen para ahogarla. Su ciclo digestivo completo tiene una duración de 72 horas y se les ha visto ingerir pequeñas piedras para poder procesar mejor el alimento.

Descripción del cocodrilo americano.

Cocodrilo americano – Crocodylus acutus.

Reproducción

Su madurez sexual es alcanzada a los 2.5 metros de longitud aproximadamente y se reproducen entre abril y mayo. Pueden pasar hasta dos meses de cortejo entre el macho hacia la hembra, y cuando ella se decide por una pareja sexual, realiza señales audibles y de contacto físico. Durante la temporada de apareamiento, un cocodrilo macho es muy agresivo y compite con otros individuos masculinos para competir.

La hembra prepara un agujero o un montículo arenoso o lodoso para depositar sus huevos, que van desde 30 hasta 60 de ellos, los cuales demoran de 80 a 90 días para eclosionar. La madre se encarga de darles calor y protegerlos de posibles peligros.

La expectativa de vida de Crocodylus acutus es entre 60 y 70 años, pero en perfectas condiciones podrían vivir hasta 100 años. Las crías tienen un alto índice de mortalidad, pues solo 1 de cada 4 alcanzan los 4 años de vida.

Amenazas y conservación

Estado de conservación: Vulnerable.

Los huevos y las crías de cocodrilo americano tienen numerosos enemigos naturales pese a la protección parental que reciben. Como ejemplos podemos mencionar a los mapaches, coatíes, zorros, zorrillos, coyotes, cangrejos, hormigas, buitres, iguanas que actúan ante cualquier descuido.

Su estado de conservación se mantiene como Vulnerable desde el 2009. En los años 30 su piel era muy requerida para la industria de la moda, pero en los años setenta, fue protegida oficialmente. No obstante, la caza sigue siendo un problema en la actualidad.

Otro problema que los afecta directamente es la sobrepesca que ha contribuido a la disminución poblacional de este reptil.

Actualmente existen áreas protegidas donde se conserva al cocodrilo americano lejos del peligro y donde poco a poco los números de individuos ascienden.