Cervus elaphus

Su nombre alterno es ciervo europeo. Esta especie de cérvido es uno de los mejor reconocidos y se distingue por su anatomía esbelta y elegante. Posee varias subespecies repartidas en muchas partes del mundo.

Se le conoce popularmente como ciervo rojo a causa del evidente color rojizo de su pelaje, que es más intenso durante el verano.

Orden: Artiodactyla
Familia: Cervidae
Género: Cervus

Descripción

El cuerpo de un ciervo rojo macho es un 10 por ciento más grande que el de una hembra, y puede pesar el doble. Ellos llegan a alcanzar 1.75-2.50 metros de longitud de la nariz a la cola y de 160 a 240 kilogramos de peso. Por su parte, las hembras usualmente miden de 1.60 a 2.10 metros de longitud y pesan entre 120 y 170 kilos. La altura de los adultos varía de 95 centímetros a 1.30 metros. Poseen potentes músculos traseros que les permiten levantarse en 2 patas para demostrar su dominio ante otros ciervos o buscar alimento en ramas altas. Sus orejas y su cola son cortas; esta última se recubre de pelaje esponjoso.

Además de su altura, los machos destacan por algo muy importante: la posesión de unas astas que emergen de la cabeza y que alcanzan dimensiones sorprendentes. Estas cornamentas óseas pueden medir hasta 1 metro de ancho, 70 a 115 centímetros de longitud y de 1 a 5 kilogramos de peso. Su velocidad al crecer es tal, que en un solo día pueden aumentar hasta 2.5 centímetros.

Información sobre el ciervo rojo.

Ciervo rojo – Cervus elaphus.

El ciervo rojo tiene un bonito pelaje de tono rojizo, más intenso durante el verano. El resto del año su cuerpo exhibe tonos marrones excepto en el rostro y parte del cuello, que lucen grisáceos, y en la entrepierna, la región ventral, las orejas y la parte interna de las extremidades, cuyo color es crema a blanco.

 

En América solo se halla al oeste de Estados Unidos y al sur de Canadá.

Distribución y hábitat

Cervus elaphus tiene una amplia distribución, pero antaño era aún más amplia. En la actualidad está presente en gran parte de Europa hasta Asia Central y el norte de África. Su distribución incluye las islas británicas, Cerdeña y algunas otras islas del mundo. En América solo se halla al oeste de Estados Unidos y al sur de Canadá, aunque hubo un tiempo en que poblaba un área más grande del continente.

Está presente en Alemania, Austria, Bélgica, China, Bulgaria, Lituania, Mongolia, Luxemburgo, Turquía, Eslovenia, Polonia, Noruega, Ucrania, Pakistán y Reino Unido, entre otros. Por el contrario, se considera extinto de México, Líbano, Albania y otros 5 países. Se le reintrodujo en Marruecos, Grecia y Kazajistán y algunas poblaciones se introdujeron en países de donde no es nativo, como Australia, Portugal, Argentina y Nueva Zelanda.

Anatomía del ciervo rojo.

Ciervo rojo macho.

Sobrevive en varios tipos de hábitats situados al nivel del mar y a hasta 2,500 metros de elevación: praderas, bosques abiertos de hoja caduca, prados alpinos, pastizales, zonas montañosas y, en general, bosques. La vegetación de su entorno, no demasiado densa pero sí abundante, le ayuda a pasar desapercibido ante sus múltiples depredadores.

Alimentación

El ciervo rojo es un herbívoro rumiante, es decir, una vez que la comen e ingieren, regurgitan la comida y la ingieren de nuevo. Esto facilita la digestión de sus alimentos fibrosos.

Su dieta está conformada en su mayor parte por hierbas, juncias y vegetación leñosa como el zumaque y el arce rojo. Incluye también tréboles, dientes de león, áster y, en algunas ocasiones, ciertos hongos.

Comportamiento

Es posible que se trate del cérvido más ruidoso del mundo.

Es una especie social y suele convivir diariamente con sus congéneres. Por ello, forma grupos compuestos por unos cuantos individuos o hasta 400 de ellos. Los grupos tienen un sistema de dominancia matriarcal. A veces se separan en grupos de un solo sexo, y otras forman agrupaciones temporales o harenes conformados por varias hembras y un solo macho.

El ciervo rojo tiende a ser tranquilo y nada agresivo con otras especies de animales. Se le ha visto convivir pacíficamente y compartir territorios con venados cola blanca (Odocoileus virginianus), e incluso permite que aves como las grajillas occidentales (Corvus monedula) se alimenten de las garrapatas que encuentran sobre su piel. Pero a veces el comportamiento territorial sale a relucir. Esto sucede durante la temporada de reproducción, cuando los machos se tornan agresivos y tienen la necesidad de competir entre ellos para ganarse el derecho a aparearse con una hembra.

Es posible que se trate del cérvido más ruidoso del mundo. Chillidos, gruñidos y rugidos son vocalizaciones que usan con mucha frecuencia para comunicarse entre sí. Asimismo, sus sentidos de la vista, el olfato y el oído están muy desarrollados y están  implicados en su comunicación.

Características del ciervo rojo.

Ciervos rojos machos en una batalla de astas.

Reproducción

El macho de Cervus elaphus alcanza su madurez sexual a los 16 meses de edad, pero prefiere no aparearse hasta obtener el tamaño pertinente para enfrentarse a otros machos por las hembras. En la temporada reproductiva se suscitan varias batallas entre ellos, en las que luchan y atacan con sus duras astas. La pelea termina cuando un individuo se rinde y huye, pero en casos más graves el perdedor termina con graves heridas o muerto.

Entre finales de septiembre y noviembre macho y hembra se aparean, y después de un período de gestación de 240-262 días, la hembra da a luz una o, muy rara vez, dos pequeños cervatillos de unos 15 kilogramos de peso y pequeñas manchas claras en el dorso. Su falta de coordinación se supera con el paso del tiempo.

En estado natural y sin disturbios tiene una expectativa de vida de hasta 20 años, pero realmente suele vivir menos debido a las numerosas amenazas que enfrenta. Los machos tienden a vivir menos años que las hembras, puesto que las batallas con otros machos son arriesgadas y llegan a ser letales.

Estado de conservación: “Preocupación Menor”.

Amenazas y conservación

El ciervo rojo es una especie de “Preocupación Menor”, tal como aparece listada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Sus depredadores más comunes son el puma (Puma concolor), el oso pardo (Ursus arctos), el oso negro americano (Ursus americanus), el lobo gris (Canis lupus), el coyote (Canis latrans) y el lince rojo (Lynx rufus). Sus amenazas de origen antropogénico (de causa humana) son la caza para obtener su carne, piel, órganos y cornamenta, y la pérdida de hábitat debido a la conversión de las tierras en terrenos agrícolas y zonas urbanas.

 

Fuentes

http://www.iucnredlist.org/details/41785/0

http://animaldiversity.org/accounts/Cervus_elaphus/

http://www.arkive.org/red-deer/cervus-elaphus/

http://naturalhistory.si.edu/mna/image_info.cfm?species_id=33

https://en.wikipedia.org/wiki/Red_deer