Género Capsicum

Ardor, lagrimeo, moqueo, súbito calor… ¿Por qué a alguien le gustaría experimentar estas reacciones? Sin embargo, a millones de personas no les importa, con tal de disfrutar el sabor de un chile o de un alimento preparado con él.

El chile, ají o pimiento es el fruto de las plantas del género Capsicum, que incluye alrededor de 20-27 especies, de las cuales 5 son domesticadas, además de las variedades de cada una. La especie más cultivada es Capsicum annuum, conocida generalmente como chile, pimiento o ají morrón. Curiosamente, algunas variedades carecen de la sustancia que dota a muchas de un característico sabor agrio y picante.

La palabra capsicum parece provenir del latín capsa, que significa “caja”, tal vez en alusión a la forma de algunos de los frutos del género.

Orden: Solanales
Familia: Solanaceae
Género: Capsicum

Descripción

Las plantas de chile son bajas y arbustivas, si bien las características varían mucho según la especie y variedad. Algunas son anuales y otras son perennes. Crecen de forma vertical y tienen muchos tallos delgados. Generalmente, miden alrededor de 1 metro de altura. Tienen hojas simples, ovaladas y de extremo frecuentemente puntiagudo, de un verdes oscuro o claro. Su superficie es lisa. Las flores se desarrollan solas o en grupos en cortos tallos; son pequeñas y la mayoría tiene 5 pétalos que muestran un color blanco a amarillo.

Después de la floración aparecen frutos con semillas de hasta 15 centímetros de largo que se clasifican como bayas: son los chiles, ajíes o pimientos. Pueden ser alargados y puntiagudos, redondos o cilíndricos, anchos o delgados, así como de colores muy diversos que incluyen el rojo, el amarillo, el anaranjado, el verde y el púrpura. Por ejemplo, Capsicum frutescens “Tabasco” desarrolla chiles muy pequeños, erectos y de color rojo brillante al madurar, mientras que Capsicum annuum var. annum “Jalapeño” produce característicos chiles alargados, cilíndricos y ligeramente doblados, de un color verde opaco.

Pimientos, chiles o ajíes.

Chile morrón o pimiento morrón – Capsicum annuum.

El sabor agrio y picante de muchos chiles se debe a la capsaicina, una sustancia que está presente como una forma de defensa contra los mamíferos y otros animales herbívoros. Las aves son inmunes a ella, y gracias a esto ellas pueden propagar las semillas. Las variedades sin capsaicina son conocidas en algunos lugares como chiles dulces. La capsaicina es un irritante, pues produce ardor cuando entra en contacto con los tejidos y aumenta el flujo sanguíneo a la zona.

Distribución

Todas las especies de chile son nativas del continente americano, si bien se han desarrollado cultivares propios de ciertas zonas del mundo. Según evidencias arqueológicas, los chiles forman parte de la dieta humana desde el 7500 a. C. Las plantas se domesticaron por primera vez en México hace más de 6,000 años. Eventualmente se convirtieron en cultivos importantes durante la época precolombina, con presencia en toda el área de Mesoamérica, en parte del resto de Norteamérica, en Centroamérica y en la mayor parte de Sudamérica.

Cristóbal Colón fue uno de los primeros europeos en conocer los chiles. Se cree que el primer hombre que describió los chiles y sus efectos fue el médico Diego Álvarez Chanca en 1493, que viajó con Cristóbal Colón hacia América. Posteriormente, los portugueses introdujeron las plantas en India y África desde Sudamérica. Al principio se cultivaron como una curiosidad, pero después se descubrió su poder como especia y como sustituto de la pimienta negra.

Actualmente, las plantas se cultivan en gran parte del mundo, especialmente en las regiones cálidas y templadas.

La especie más cultivada es Capsicum annuum, conocida como chile o pimiento morrón.

Reproducción y variedades

El género Capsicum cuenta con 20-27 especies, pero las más cultivadas son Capsicum annuum, Capsicum frutescens, Capsicum chinense, Capsicum baccatum y Capsicum pubescens; cada una con sus respectivas variedades. Capsicum annuum var. annuum tiene un gran número de cultivares dulces y picantes, mientras que Capsicum chinense tiene algunos de los cultivares más picantes, como el chile habanero (Capsicum chinense “Habanero”). Otras variedades populares son Capsicum annuum var. “Chile serrano”, Capsicum annuum var. annuum “Jalapeño” y Capsicum frutescens “Tabasco”. No se sabe exactamente el número de variedades y cultivares, pero son miles.

Las plantas de chile son polinizadas por insectos. Muchas pueden autopolinizarse, si tienen órganos sexuales masculinos y femeninos en la misma flor. El cultiva se logra mayormente por semillas, y se requieren suelos fértiles y bien drenados. No son plantas resistentes a las heladas, y prosperan en regiones o sitios con una temperatura mínima de 18-21 ºC. Por lo general, se recogen antes de su maduración, cuando el color suele ser verde.

Variedades de chiles.

Variedades de ajíes: colores, olores y sabores.

Usos

Las especies del género Capsicum tienen muchos usos. Los culinarios se extienden hasta a las variedades dulces. Los chiles son ricos en vitamina C, vitamina A y contienen cantidades significativas de minerales como el hierro y el potasio. Son parte esencial de la gastronomía de México, de la India y del sureste asiático, y en muchas partes de América existen platillos preparados con ellos. Pueden consumirse frescos, secos o cocidos e incluso en postres y bebidas. Generalmente se les usa como verdura. Los chiles maduros secos sirven para elaborar paprika o polvo de cayena, y encurtidos pueden comerse como aperitivos o acompañando platillos.

Los chiles son ricos en vitamina C, vitamina A, hierro y potasio.

Gracias a sus propiedades, tienen algunos usos medicinales. Las variedades picantes tienen efectos tónicos y antisépticos, y pueden aumentar la sudoración y estimular los sistemas circulatorio y digestivo. Contribuyen a aliviar resfriados, problemas digestivos y asma. Aplicados sobre la piel son un remedio para esguinces, neuralgias, artritis y lumbago. Pero hay que tener cuidado: pueden causar dermatitis por contacto y en exceso, irritar la mucosa del estómago. En ciertos países, la oleorresina de las plantas está sujeta a restricciones legales.

El bonito follaje, las flores y los frutos han llegado a ser apreciados como elementos ornamentales, por lo que las plantas pueden ser parte de jardines.

Amenazas y conservación

Estas plantas no se encuentran globalmente amenazadas, pero, dado que muchas son poco resistentes, son susceptibles a enfermedades causadas por hongos, bacterias e insectos. Los escarabajos, las moscas blancas, las arañas rojas y los áfidos gustan de posarse y alimentarse en las hojas y otras partes, dañando estas. Algunas bacterias que suelen atacar las especies son Xanthomonas campestris y Ralstonia solanacearum.