Características del cerebro humano

Este órgano, objeto de cuantiosas metáforas que aluden a su importancia central en el cuerpo humano, es la parte más voluminosa y conocida del encéfalo y por lo tanto forma parte del sistema nervioso central.

La forma de la cabeza humana es más redonda y grande que la de muchos animales, signo del gran tamaño de su cerebro. Este presenta una forma parecida a la de una nuez, con un tono gris pálido o rosáceo. Su composición es similar al del cerebro de otros mamíferos, pero a diferencia de estos, posee una corteza más desarrollada, hecho que permite un sinfín de posibilidades para el ser humano en los ámbitos científico, social, cultural, etcétera.

El cerebro se constituye en 4 lóbulos: parietal, occipital, temporal y frontal.

Todo el encéfalo humano pesa alrededor de 1.4-1.5 kilogramos y su volumen está en torno a los 1,130 centímetros cúbicos en las mujeres, mientras que en los hombres es de aproximadamente 1,260 centímetros cúbicos. Contiene unos 100,000 millones de células nerviosas, de las cuales destacan las neuronas. Estas componen la materia gris, mientras que sus fibras nerviosas, llamadas dendritas y axones, son la materia blanca. Como es una parte muy delicada, está protegida por, además del cráneo, 3 membranas llamadas meninges: la duramadre, la aracnoides y la piamadre.

Ahora bien, el cerebro corresponde a un 85 por ciento del peso del encéfalo y envuelve a este de forma que sobresale por los demás órganos que se encuentran debajo, como el cerebelo y la médula espinal.

Partes del cerebro humano

Estructura del cerebro humano

El encéfalo de un individuo tiene 4 grandes áreas:

1. Cerebro

El cerebro se constituye en 4 lóbulos: parietal, occipital, temporal y frontal. Cada una de ellas posee funciones características. El frontal se ubica en la zona delantera, detrás de la frente, e intermedia aspectos del pensamiento abstracto, el habla, el aprendizaje, las emociones, la resolución de problemas y la conducta; el occipital se ocupa de la visión o interpretación de imágenes visuales; el parietal interviene en el procesamiento del lenguaje y en la integración de la información sensorial, entre otros; por último, el lóbulo temporal  interviene en funciones de audición, lenguaje, habla y memoria auditiva y visual.

El cerebro es el centro de control del cuerpo y de la mente. Es lo que nos hace personas y no solamente especies.

El cerebro es fácilmente reconocible por su corteza plegada, con varios surcos, y su forma de nuez. Dicha corteza se compone de materia gris. Está físicamente dividido en dos hemisferios: el izquierdo y el derecho, conectados por un cuerpo calloso y que se mantienen en continua comunicación.

No se trata de un órgano completamente macizo, ya que una vista lateral da cuenta de la cavidad que se halla en su parte inferior.

2. Cerebelo

Se localiza debajo del cerebro y es la segunda porción más grande del encéfalo. Se compone de materia gris y blanca. Se ocupa de coordinar los movimientos de los músculos y de controlar la capacidad de equilibrio y las posturas por medio de la transmisión de información a distintas partes del encéfalo. También tiene una corteza con pliegues, y por dentro muestra cisuras.

3. Tronco encefálico

Está conectado al cerebro y consta de mesencéfalo, puente de Varolio y médula oblonga. Su trabajo es controlar los reflejos y las funciones vitales como la respiración, la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca, la digestión, etcétera.

4. Diencéfalo

En el centro del encéfalo, yace el diencéfalo compuesto por dos secciones importantísimas: el tálamo y el hipotálamo. El hipotálamo controla la secreción de hormonas y por lo tanto juega un papel vital en el mantenimiento constante de las condiciones internas del cuerpo.

Funciones del cerebro humano

Como parte primordial del encéfalo y por ende del sistema nervioso, el cerebro es el centro de control del cuerpo y de la mente. Todos los procesos que permiten al ser humano existir en un plano más allá de la supervivencia, son muestra de un avanzado cerebro que tiene más capacidades de las que se creen. Es el órgano que lo hace persona y no solamente especie.