Cerdo hormiguero

Orycteropus afer

Información y características

Animal que a simple vista resulta extraño para quien lo ve por primera vez. El cerdo hormiguero es un mamífero nativo de África miembro del orden Tubulidentata y de la familia Orycteropodidae. Es la única especie viva de dicho orden pero se sabe que existieron otras especies prehistóricas.

Descripción del cerdo hormiguero

Es del tamaño de un cerdo pequeño y de hecho es más o menos similar a uno desde la parte inferior de la cabeza. Mide de 105 a 130 centímetros y su peso se encuentra en el rango 60-80 kilogramos.

Su cuerpo es arqueado y robusto, con la cabeza, las orejas y el hocico alargados. Éste es tubular, flexible y con forma de nariz de cerdo. Tiene lengua larga y extensible y una cola gruesa con la punta estrecha. Posee también piel rosada muy gruesa, pelaje corto en la cabeza, el cuello y la cola y largo en el resto del cuerpo.

Tiene una postura digitígrada, es decir, apoya su cuerpo sólo en los dedos de las patas. Las 2 patas delanteras cuentan con 3 dedos y las traseras con 5 dedos; todos sus dedos tienen forma de pala en las puntas para ayudar a cavar eficazmente.

También te puede interesar… Tapir

Distribución y hábitat del cerdo hormiguero

Se distribuye por toda el África subsahariana, excepto en las selvas tropicales del centro y oeste. Se le puede encontrar desde Senegal hasta Etiopía y al sur de Sudáfrica.

Habita mayormente los pastizales y las sabanas de las regiones anteriores pero se adapta bien en una gran variedad de hábitats como bosques, praderas y zonas en las que su alimento esté presente. Sin duda prefiere lugares que tengan suelo arenoso y no rocoso, dado que este último resulta difícil de excavar.

Cerdo hormiguero-Orycteropus afer

Cerdo hormiguero-Orycteropus afer

Comportamiento del cerdo hormiguero

Es una especie eminentemente solitaria y tímida; realiza la mayor parte de sus actividades durante la noche y duerme durante el día. Sólo se reúne con otros cerdos de vez en cuando y para aparearse. Son vistos muy de vez en cuando pero se sabe que salen de la madriguera por las huellas y marcas de arañazos.

Un día en la vida del cerdo hormiguero inicia poco después de la puesta del sol al salir de su madriguera para ir en busca de su alimento. Lo primero que hace es husmear en la entrada para detectar posibles enemigos. Si “no hay moros en la costa”, corre y se aleja dando pequeños saltos. Mira de nuevo, esta vez más alejado de la madriguera y si no hay amenazas, repite los saltos y después se aleja al trote.

Alimentación del cerdo hormiguero

Se alimenta durante la noche y para buscar su comida se aleja unos 2-5 kilómetros de su madriguera. Come casi exclusivamente hormigas y termitas, por lo que es una especie formicívora.

Antes de comer balancea la nariz de lado a lado para captar el olor de los insectos. Cuando encuentra algún nido clava sus garras en él y atrapa a las hormigas o termitas con su lengua larga y pegajosa. Apenas mastica la comida y mientras se alimenta mantiene erectas las orejas para escuchar sonidos de los depredadores.

Reproducción del cerdo hormiguero

Cerdo hormiguero-Orycteropus afer

El cerdo hormiguero es maduro sexualmente alrededor de los 2 años de edad. Antes de aparearse, los genitales del macho secretan una sustancia almizclera. El período de gestación dura 7 meses y al nacer, son cuidados y alimentados por la madre hasta unos 3 meses después. Cuando el pequeño cerdo hormiguero tiene ya 6 meses es capaz de independizarse.

Normalmente las crías del norte de África nacen entre octubre y noviembre y los cerdos de Sudáfrica dan a luz entre mayo y junio. El cerdo hormiguero vive unos 18 años en estado salvaje y aproximadamente 24 años en cautiverio.

Amenazas del cerdo hormiguero

El cerdo hormiguero está catalogado como especie de “Preocupación Menor” (Least Concern) en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Aunque no se encuentra realmente en peligro, tiene como amenazas a sus depredadores naturales (leones, leopardos, hienas y serpientes pitón) y al hombre.

Suele sufrir las consecuencias de las actividades humanas como la agricultura, pues se ocupan extensiones de tierra que son su hábitat natural. El uso de plaguicidas también le perjudica cuando elimina importantes fuentes de alimento para su supervivencia.