Infraorden Caridea

El término “camarón” se aplica a varias especies de crustáceos emparentados con los cangrejos y las langostas. La palabra a veces se toma como sinónimo de “gamba” ya que no es un término formal o científico, pero en algunos países se les diferencia por ciertos aspectos. Por ejemplo, muchos crustáceos llamados gambas son más grandes, y en algunas partes solo se llama camarón a las especies marinas.

Orden: Decapoda
Suborden: Pleocyemata
Infraorden: Caridea

Descripción

La anatomía de los camarones es muy parecida a la de las langostas. Tienen un cuerpo dividido en 3 partes: cefalotórax, abdomen y telson; esta última es una cola en forma de aleta que les sirve para nadar y no tiene apéndices, pero muy cerca se encuentran unas estructuras parecidas a palas llamadas urópodos, con los que pueden escapar rápidamente hacia atrás. La forma de su cuerpo semitransparente es estrecha y aplanada lateralmente. Poseen dos pares de antenas sensoriales y fuertes maxilas en el cefalotórax. Las antenas suelen ser largas, y pueden superar la longitud del cuerpo.

Todos los camarones cuentan con un caparazón articulado de quitina, una especie de cáscara gruesa que protege las branquias a través de las cuales obtienen oxígeno. Su exoesqueleto relativamente duro y resistente protege su suave carne. Como todos los decápodos, cuentan con 10 patas especializadas en la realización de diferentes funciones. Los apéndices del cefalotórax son 8 pares, de los cuales 5 son los pereiópodos necesarios para alimentarse y caminar. Los pleópodos o primeros 5 pares de apéndices abdominales son usados para la natación, aunque los dos primeros están adaptados para la reproducción.

Los camarones son pequeños, si bien el tamaño es variable entre las especies. Algunos no miden más de unos milímetros, como Periclimenes imperator, pero otros alcanzan hasta 20 centímetros de longitud. Pueden mostrar vivos colores como morado o rosado, o bien, ser blancos o semitransparentes.

Información sobre los camarones.

Carídeo (Caridea).

Distribución y hábitat

Según la región, los camarones pueden habitar aguas saladas, salobres y dulces en costas, estuarios, ríos y lagos, entre otros. La mayoría de las especies son animales marinos, y alrededor de una cuarta parte de las que se conocen son de agua dulce. Están ampliamente distribuidos alrededor del mundo, en todos los océanos, desde el ecuador hasta las regiones polares, y tienden a vivir en aguas poco o moderadamente profundas. Muchas son especies pelágicas, pero otras se consideran bentónicas, al habitar el fondo marino. Los camarones de agua salada pueden vivir a 5,000 metros o un poco más de profundidad.

Curiosamente, algunas especies viven en esponjas y otros invertebrados.

Alimentación

Casi todos son omnívoros, pues son capaces de consumir materia vegetal y animal.

Casi todos los camarones son omnívoros, pues son capaces de consumir materia vegetal y animal. Pueden comer gusanos poliquetos, pequeños peces, crustáceos, moluscos, ofiuroideos, algas, tejido necrótico de otros organismos, parásitos diversos y algunos otros organismos bentónicos que se mueven lentamente. Algunos consumen carroña y otros destacan por su hábito de comer los mencionados tejidos y parásitos de otros tipos de animales; a estos se les suele llamar camarones limpiadores.

Muchas especies se alimentan por filtración. En cambio, otras sujetan la comida con los 3 primeros pares de pereiópodos, la llevan a su cavidad bucal y después la mastican paulatinamente.

Comportamiento

Es común que los camarones se encuentren enterrados durante gran parte del día pero al atardecer salen de su estado casi inactivo para buscar alimento. Los individuos de la familia Alpheidae, denominados camarones pistola, usan su garra más grande para producir un chasquido que utilizan para cazar y alimentarse. Por su parte, Periclimenes imperator mantiene una relación simbiótica con pepinos y babosas de mar.

Tipos de camarones.

Captura de camarones.

Reproducción

La reproducción en los camarones es un poco compleja. Muchas especies tienen sexos separados (machos y hembras), aunque otras experimentan una fase masculina y después una fase femenina. En muchos casos la hembra adulta transporta los huevos hasta que libera crías en estado larvario o jóvenes, y en otros simplemente libera los huevos en el agua hasta que las crías emergen y se incorporan al plancton. Algunos experimentan un ciclo de vida que puede requerir agua salada y salobre.

Algunas especies se encuentran críticamente amenazadas.

Amenazas y conservación

Posiblemente la pesca es la principal amenaza de los camarones. Dado que son muy comunes en los ambientes acuáticos y fáciles de capturar y transportar, constituyen especies de alto valor económico comercializadas como alimento. Algunas personas los mantienen en acuarios como especies ornamentales o como método natural para eliminar algas, parásitos y desechos. Su estado de conservación es particular; por ejemplo, Palaemonetes cummingi  y Palaemonetes lindsayi se encuentran críticamente amenazados.