Género Cucurbita

Una calabacera es toda planta que produce frutos conocidos como calabazas, ayotes, pipianes y otros nombres. Existe un gran número de tipos de calabazas de formas, colores y tamaños tan variados que parecen ser incontables. La palabra “calabaza”, en su sentido amplio, designa a una baya de cáscara dura, pero generalmente se aplica a los frutos de muchas plantas de la familia Cucurbitaceae y del género Cucurbita. Otras cucurbitáceas son los pepinos, los melones, la sandía, el chayote, el porongo o calabaza de peregrino y algunas otras más. Algunas especies de Cucurbita son conocidas como calabacines, zapallos, zapallitos y demás nombres que varían según la región.

Las calabazas generalmente se consumen como verduras y son considerados como tal por muchas personas, pero botánicamente se clasifican como frutas debido a que tienen semillas.

Orden: Cucurbitales
Familia: Cucurbitaceae
Género: Cucurbita

Descripción

Las calabaceras son especies anuales o perennes (y pueden vivir hasta 30 años) y decumbentes (que permanecen extendidas en el suelo) o trepadoras. Algunas incluso adquieren la forma de un arbusto pequeño. Son capaces de alcanzar entre 5 y 15 metros de altura o de longitud y desarrollar tallos rugosos y duros, con zarcillos en forma de espiral. Algunas variedades pueden no tener zarcillos. Las hojas son grandes (hasta 25 centímetros de ancho), generalmente con 5 lóbulos y una forma semejante a la de un corazón. Su superficie de tonalidad verde está recubierta con unos cortos pelillos.

Las flores de las calabaceras tienden a ser amarillas o anaranjadas, y su diámetro oscila entre los 5 y los 8 centímetros. Cuentan con 5 pétalos fusionados, dispuestos de modo que la flor tiene forma de trompeta. Los frutos generalmente crecen a ras del suelo, debajo de las hojas o junto a ellas. Son bayas que se derivan de un ovario inferior en las que se ven restos del cáliz de la flor en el extremo. Algunas calabazas son grandes y de forma redonda y otras son alargadas. Su piel es dura o delgada, y en su interior alojan numerosas semillas de color claro y forma aplanada.

Las calabazas más conocidas pertenecen a las especies Cucurbita pepo, Cucurbita ficifolia, Cucurbita moschata, Cucurbita argyrosperma  y Cucurbita maxima.

Información sobre la calabacera.

Variedades de calabazas

Son considerados verduras por muchas personas, pero botánicamente se clasifican como frutas debido a que tienen semillas.

Distribución

El género Cucurbita es originario de las regiones tropicales y subtropicales de América. Sin embargo, evidencias arqueológicas sugieren que la domesticación de estas calabaceras se produjo desde hace más de 8,000 años por parte de los nativos americanos en una gran región que abarca desde Argentina y Chile hasta el sur de Canadá. Cucurbita pepo, Cucurbita ficifolia, Cucurbita moschata y Cucurbita argyrosperma se domesticaron en Mesoamérica, mientras que la domesticación de Cucurbita maxima se logró primero en Sudamérica. Cucurbita moschata es probablemente oriunda de México. Las calabazas fueron llevadas a Europa después de la colonización de América; ahí se cultivan desde el siglo XVI. Más tarde se introdujeron en China y otras partes de Asia.

Las plantas de calabaza crecen actualmente en zonas tropicales y subtropicales, preferentemente de veranos largos, secos y cálidos. Debido a las muchas especies y cuantiosísimas variedades, puede decirse que las calabaceras están distribuidas en muchos países del mundo. Importantes productores son México, Estados Unidos, Canadá, India, China e Irán.

Reproducción y variedades

Las calabaceras tienen flores unisexuales, es decir, flores que son únicamente femeninas o únicamente masculinas; las primeras tienen pistilos y las segundas poseen estambres. Pueden crecer en la misma o en diferentes plantas, por lo que una especie puede ser monoica o dioica. Las flores son polinizadas por insectos, especialmente abejas. Mientras más polen llega al pistilo, los frutos crecen más grandes y tienen más semillas.

Las plantas se propagan frecuentemente mediante semillas. Algunas veces las flores se polinizan artificialmente con un pincel. El suelo debe ser fértil y bien drenado, y las plantas necesitan protección contra las heladas. Ahora bien, en el mercado hay disponibilidad de una gran variedad de calabazas con diferentes usos, desde decorativos hasta alimentarios. “Lady Godiva” es una de las más conocidas de Cucurbita pepo; se caracteriza por su agradable sabor y sus grandes semillas. Cucurbita maxima tiene “Banana”, “Delicious”, “Marrow”, “Turban”, etcétera, y  Cucurbita moschata tiene “Cheese”, “Bell” y “Crookneck”, solo por mencionar algunas.

Usos de las calabazas.

Interior de un tipo de calabaza.

Usos

En Sudamérica, las semillas de calabaza se consumen para eliminar parásitos internos.

De las plantas de calabaza se aprovechan los frutos, las semillas, las flores, los tallos y las hojas, según las necesidades y las costumbres de una región. El fruto no suele comerse crudo, sino cocido en innumerables platillos y postres como sopas, cremas, pasteles, pudines, ensaladas y panes. Los jugos de calabaza también son populares en algunos países. Las semillas comestibles se pueden comer crudas, asadas, fritas o tostadas. En México, por ejemplo, se tuestan y consumen como aperitivo. Si se muelen, puede prepararse una salsa llamada en algunos lugares “pipián”. Tostadas, en Sudamérica se agregan a caramelos. El aceite se agrega a vinagretas o bien, se mezcla con otros ingredientes para conseguir un aliño para ensaladas.

Las calabazas son alimentos nutritivos. Contienen vitamina A, tiamina, riboflavina, niacina, folato, vitamina C, hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc y manganeso. Las semillas son ricas en fibra, vitaminas K y C, antioxidantes, vitaminas y minerales. Los nativos americanos ya las usaban en remedios que colocaban sobre heridas y las comían cuando padecían problemas urinarios y renales. Los chinos añadieron las calabazas a su medicina tradicional desde el siglo XVII; todavía las consideran símbolos de abundancia y prosperidad. En Sudamérica, sobre todo, las semillas se consumen para eliminar parásitos internos.

Muchas especies de cáscara dura se emplean en la elaboración de utensilios domésticos como recipientes para beber, lámparas, vasijas e instrumentos musicales. Las calabazas de Cucurbita pepo son las usadas para hacer las famosas lámparas de Halloween.

Amenazas y conservación

Las plantas de calabaza no están globalmente amenazadas, pero a veces son afectadas por insectos y otros organismos patógenos. Una elevada humedad atrae babosas que pueden perjudicar su crecimiento o matarlas, y algunos insectos pueden portar virus capaces de enfermarlas. Ciertas polillas, como Mamestra brassicae y Agrotis segetum, gustan comer las hojas.