Barack Obama y Xin Jingping, presidentes de Estados Unidos y China, respectivamente, anunciaron el miércoles 12 de noviembre un acuerdo para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero durante una conferencia celebrada en Pekín, donde Obama asistió para el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Asia-Pacific Economic Cooperation, APEC).

El acuerdo marca un momento relevante en la historia de ambos países, ya que son dos de los mayores emisores de los mencionados gases. Con esto, China se comprometió por primera vez a obtener hasta el 20 por ciento de su energía con base en fuentes sin emisión de carbono para cerca del 2030, a la vez que Estados Unidos reducirá sus niveles de emisión del mismo gas en un 26-28 por ciento por debajo de los niveles de 2005, para el año 2025.

También puede interesarte… El Cambio Climático o por qué actuar para no padecer: ONU

En particular, el presidente chino manifestó que su país tiene toda la intención de lograr el objetivo, quizá antes del 2030. Este compromiso ante el mundo ha sido esperado durante mucho tiempo, ya que Pekín es una de las ciudades más contaminadas y China uno de los países que más carbono emite, como muchas imágenes han evidenciado. En 2008, el país asiático produjo el 23 por ciento del total mundial de emisiones de dióxido de carbono (CO2) mientras que Estados Unidos produjo el 19 por ciento. En 2010, el nivel de emisiones mundiales alcanzó su punto más alto hasta entonces.

Las principales economías del mundo parecen estar poniendo más atención al problema del cambio climático. Antes fue la Unión Europea y ahora China y Estados Unidos. Cierto es que este acuerdo constituye más una especie de “empuje“que una solución sustancial. 2025 y 2030 son años aún lejanos, y los porcentajes que se pretenden reducir parecen ser bajos para un planeta cuyo clima está cambiando rápidamente.

Rajendra K. Pachauri, presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), expresó que es un suceso alentador pero que está lejos de representar una reducción significativa para evitar lo peor del cambio climático, ya que los efectos son más notorios en el presente. Por su parte, los funcionarios de Estados Unidos creen que el compromiso puede impulsar las negociaciones para la resolución de un acuerdo, ahora sí, global.

La noticia puede resultar no más que uno de los tantos intentos de solución, pero representa un avance al involucrar dos países que constantemente están en la mira. Habrá que seguir atentamente el desarrollo del acuerdo e imprimir una buena dosis de apremio.

Fuentes:

http://www.reuters.com/article/2014/11/12/us-china-usa-climatechange-idUSKCN0IW07Z20141112

http://www.epa.gov/climatechange/ghgemissions/global.html

http://data.worldbank.org/indicator/EN.ATM.CO2E.PC/countries?display=graph