Definición de biomasa

En su acepción más abstracta, la biomasa es la masa total de un ecosistema. En otras palabras, se refiere a todo el material biológico basado en el carbono, hidrógeno y oxígeno y que se deriva de los organismos vivos. Está compuesta con base en una mezcla de moléculas orgánicas que contienen átomos de oxígeno, nitrógeno y pequeñas cantidades de átomos alcalinos y alcalinotérreos. La palabra se utiliza más a menudo para referirse a las plantas o a cualquier material derivado de ellas, pero sí incluye al material obtenido de los animales.

También te puede interesar… ¿Qué son los recursos naturales?

Las fuentes de la biomasa pueden ser los residuos forestales, la madera, los residuos agrícolas, los bosques, los residuos de la ganadería, los granos y semillas y las aguas residuales.

En el mundo, se producen alrededor de 146 millones de toneladas anuales. Esta asombrosa cantidad es eco de los múltiples usos que el ser humano da a la biomasa desde hace milenios.

Planta de proceso de biomasa

Tipología de la biomasa

Aunque se refiere a la masa total de un ecosistema específico, la biomasa puede clasificarse según su origen o distribución, esto es, en biomasa vegetal, biomasa heterótrofa, biomasa de especies, biomasa terrestre, biomasa oceánica y biomasa global.

Ahora bien, esta no es la única clasificación que puede hacerse de la biomasa. Existe una tipología genérica que la divide en biomasa de residuos y en biomasa para cultivo de energéticos, cuya función es producir para usar como combustible o fuente de energía. También hay que considerar la existencia de la madera virgen, de la silvicultura y de las actividades enfocadas a la transformación de la materia.

 

Distribución de la biomasa

La biomasa está contenida en cualquier ecosistema o bioma del planeta, pero evidentemente, la masa media por unidad de superficie o por unidad de volumen puede disminuir o aumentar según las condiciones de la región.

Utilidades de la biomasa

Es casi imposible nombrar todas las utilidades de la biomasa, pero pueden resumirse si se toma como base su principal uso: su conversión a fuente de energía. Puede utilizarse directamente por medio de la combustión para producir calor pero también de forma indirecta, es decir, sus materiales pueden convertirse en otro tipo de energía, como los biocombustibles. La leña fue uno de los primeros materiales derivados de la biomasa que sirvió al hombre para hacer fuego y calentarse o cocinar, pero en la actualidad el número de materiales es muy vasto. Tan es así, que la biomasa representa aproximadamente el 15 por ciento del suministro total de energía en el mundo y un 35 por ciento en los países desarrollados.

Biomasa procesada

Importancia de la biomasa como recurso renovable

Su forma biológica de producción le otorga la categoría de recurso renovable. Pero esto es a condición de que su tasa de uso no sea más rápida que la de su reposición. La energía que se obtiene a partir de la biomasa se considera también renovable debido a que incrementa la eficiencia energética y su disponibilidad no se afecta en tanto la de la biomasa tampoco.