Atún de aleta azul

Thunnus thynnus

Información y Características

Un pez altamente codiciado y sobreexplotado. Se le conoce con otros múltiples nombres: atún rojo, atún cimarrón, atún rojo del Atlántico, atún rojo gigante, jurel, atún azul y atún azul común.

Descripción del atún de aleta azul

Es la más larga de todas las especies de atún y de hecho rivaliza en tamaño con otros peces como el marlín. Mide entre 2 y 2.5 metros de longitud y su peso se encuentra entre los 225 y 250 kilogramos. El color de su cuerpo es azul metálico en la parte superior, mientras que la inferior es plateada.

También te puede interesar… Pez espada

Este pez de sangre caliente posee una cabeza cónica y puntiaguda y ojos más bien pequeños. Cuenta con dos aletas dorsales, la primera color amarillo o azul; y la segunda color marrón oscuro casi rojizo. Detrás de la segunda aleta dorsal hasta la cola hay de 7 a 10 aletas más pequeñas color amarillo y negro. Las aletas anales inician detrás de la segunda dorsal y tienen 3 quillas en el pedúnculo caudal.

Sobresale por su agilidad al nadar: alcanza los 72.5 kilómetros por hora. Por ello se le ha nombrado “el pináculo de la evolución del pez”.

Distribución y hábitat del atún de aleta azul

Se le encuentra en los océanos Atlántico y Pacífico y en el mar Mediterráneo. En cuanto a su hábitat, el atún de aleta azul vive en dichas aguas tropicales, subtropicales y templadas, y prefiere una profundidad moderada que ronda los 1,000 metros desde la superficie del agua marina.

Comportamiento del atún de aleta azul

Su comportamiento gregario se manifiesta en el hecho de la migración. En relación a esto, se sabe que el atún rojo efectúa una migración trófica para buscar alimento y una migración para desovar. Si no es temporada de desove puede formar grupos de alimentación en el Atlántico y el Pacífico.

Al iniciar la época reproductiva los adultos vuelven a la región donde nacieron. Por ejemplo, los peces que nacieron en el mar Mediterráneo regresan allí para desovar entre junio y julio.

Un solo atún de aleta azul realiza varias migraciones desde el oriente del océano Atlántico hasta el occidente, y desde el occidente hasta el oriente en el transcurso de 1 año.

Alimentación del atún de aleta azul

El atún rojo es un gran y poderoso depredador carnívoro. Consume peces, crustáceos, zooplancton, moluscos y otras especies de invertebrados.

Las presas favoritas de este pez incluyen a la sardina, el arenque, la anchoa, el lanzón, el espadín, la caballa, el calamar, la anguila, el pulpo, la esponja marina y la medusa.

Reproducción del atún de aleta azul

Entre los 4 y 8 años de edad, el atún de aleta azul ya puede reproducirse. Sin embargo, existen diferencias significativas en cuanto a esta edad si se toma en cuenta el origen del atún, puesto que los ejemplares de las aguas del este maduran unos 3 o 4 años antes que los atunes del Atlántico oeste.

Machos y hembras producen esperma y huevos al mismo tiempo, por lo que muchos individuos se aparean sincrónicamente. Por cada período de desove la hembra pone alrededor de 10 millones de huevos que eclosionan después de 2 o 3 días aproximadamente.

Las larvas miden de 3 a 4 milímetros y cuando alcanzan un peso que esté entre los 40 y 80 kilogramos, pueden alejarse de la zona de origen y separarse en bancos de peces de acuerdo con su tamaño. Mientras tanto, no son objeto de ningún cuidado parental.

Atún de aleta azul – Thunnus thynnus

Amenazas del atún de aleta azul

De acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el atún de aleta azul se encuentra clasificado como especie “Endangered”, es decir, está en peligro de extinción. Esto implica que por obvias razones la población de atunes está reducida y sigue en descenso.

La sobreexplotación pesquera con fines mercantiles tiene gran parte de la responsabilidad de la situación del atún de aleta azul. Su carne suave y delicada provoca que sea deseada y muy cotizada.

Miles de atunes son cazados siendo aún jóvenes y con ello se evita la reproducción para compensar la caza de unos. El norte del océano Atlántico está particularmente afectado por esto.

Afortunadamente existen esfuerzos para repoblar las aguas y evitar la caza indiscriminada. Un ejemplo de ello es la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico, que realiza constantemente investigaciones y propuestas en pro de la especie.