El árbol del pan

Artocarpus altilis

Características e información

Es una gran planta oriunda de las islas del Pacífico. La palabra artocarpus tiene raíces griegas: artos significa “pan”, y carpus significa “fruta”. Esta especie tropical, aunque relativamente poco conocida, ha tenido un papel importante en la alimentación de los habitantes de la zona del Pacífico, y en la actualidad se cultiva en varios países.

Orden: Rosales
Familia: Moraceae
Género: Artocarpus

Descripción

El árbol tiene una considerable altura: alcanza hasta 25 o 26 metros, pero por lo general mide unos 15 metros. Tiene múltiples ramas y hojas alternas grandes y de un verde brillante que miden hasta 30 centímetros de longitud. Son hojas divididas en 7-9 lóbulos pinados, es decir, que comparten un eje central.

Desarrolla flores masculinas alargadas, y femeninas con forma de mazo. En ambos casos se trata de inflorescencias, de las cuales las masculinas se desarrollan primero. Por otra parte, el fruto es lo más apreciado de toda la planta, puesto que es comestible y se le atribuyen muchas propiedades útiles para el hombre. Son frutos por lo general de unos 30 centímetros de largo, redondos, amarillos a verdes, con una superficie exterior rugosa y una pulpa amarilla. Algunas variedades cultivadas no tienen semillas, pero otras pueden tener varias.

Todas las partes contienen un jugo blanco lechoso.

El árbol del pan - Artocarpus altilis

Distribución

El origen del árbol del pan puede estar en el norte de la isla de Nueva Guinea. Esto parece ser así ya que los ancestros de los hombres de la Polinesia hallaron la especie ahí hace unos 3,500 años. Posteriormente, el cultivo se extendió por el sureste de Asia y varias islas del Pacífico, y ahora se cultiva en aproximadamente 90 países del mundo.

Artocarpus altilis prospera en suelos profundos bien drenados, en tierras bajas o a elevaciones de hasta 1,550 metros. Puede crecer en bosques pantanosos y en selvas tropicales de hoja perenne. Ciertas variedades de cultivo son capaces de sobrellevar el agua salobre.

Reproducción

Las flores masculinas y femeninas crecen en un mismo árbol, por lo que se trata de una especie monoica. Unos días después de que surjan las inflorescencias masculinas, emergen las flores femeninas y pueden ser polinizadas por murciélagos de la fruta hasta unos 3 días después. No obstante, las variedades cultivadas pueden producir frutos sin polinización natural.

El fruto resultante es en realidad un falso fruto o un fruto agregado, compuesto por varios aquenios (frutos secos rodeados por materia carnosa), llamado sincarpo. Las variedades cultivadas suelen carecer de semillas en su interior, si bien algunas son cultivadas precisamente por sus semillas.

El árbol del pan - Artocarpus altilis

Usos

El fruto del árbol se ha consumido de un sinfín de maneras en toda la región del Pacífico durante miles de años, en donde era un alimento básico cuando la tripulación de James Cook llegó a llegó a las islas del Pacífico en el siglo XVIII. Es rico en agua, almidón y azúcares, con cantidades pequeñas de vitamina C, potasio, cinc, tiamina y otras vitaminas y minerales. Los frutos maduros se comen crudos, de lo contrario, son puestos a cocer. Las semillas son también comestibles.

Con las hojas y la savia se preparan remedios contra la diarrea y las infecciones causadas por hongos. La raíz puede hacerse puré y sustituir al taro en la elaboración de un alimento llamado poi. Los usos del fruto son múltiples, así como las formas de cocinarlo. Por ejemplo, se puede acompañar con carne y frutas. La madera, por otra parte, es ligera y resistente, por lo que resulta útil para hacer canoas y otros artefactos pequeños.

Amenazas y conservación

El árbol no ha sido evaluado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, pero al parecer no está globalmente amenazado.