Estructura básica del cuerpo humano

La cabeza, el cuello, el torso, las piernas, los pies, los brazos y las manos son las partes básicas de un cuerpo humano, aquellas visibles a simple vista y que dan al humano su figura típica. No obstante, debajo de la piel se halla todo un universo de órganos, tejidos, huesos y sustancias indistinguibles que una vez embonados entre sí y en diferentes niveles, componen la “máquina” humana.

Solo una mano se forma de varios tipos de huesos, de músculos, de tendones, de células y de átomos. Ahora, imagina la cantidad de células y microorganismos presentes en todo el cuerpo. ¡Millones!

Una sola mano se compone de hasta 27 huesos diferentes.

La Anatomía humana se encarga de describir y relacionar cada parte de la morfología. El cuerpo de una persona es muy diferente al del resto de los animales, pues los humanos tienen la facultad de ejecutar una gran variedad de movimientos, de dominar sus necesidades fisiológicas, y por supuesto, de pensar de forma racional gracias a un complejo cerebro. A continuación, conoce la estructura básica del cuerpo humano:

anatomia_cuerpo_humano_624

Cabeza y cuello

La cabeza es la porción superior del cuerpo, asentada sobre el cuello, que contiene los ojos, la boca, las orejas y la nariz, además de todas las estructuras que componen a todos estos y por supuesto, el cerebro. Es una de las partes más importantes, ya que sin ella un cuerpo definitivamente no puede sobrevivir.

El cráneo es la estructura ósea compuesta por más de 20 huesos que protege al cerebro y forma las cavidades de los ojos, la nariz, la boca y los oídos. Todos los huesos del cráneo están unidos por unas articulaciones denominadas suturas, que aparecen como líneas en los individuos jóvenes pero que eventualmente se unen.

El maxilar inferior es el hueso que forma la mandíbula (el único hueso del cráneo que puede moverse); en los recién nacidos consiste en dos mitades pero al poco tiempo se fusiona hasta reducirse a uno. Los huesos más importantes de la cabeza son el frontal, el temporal, el parietal y el occipital; este último en la zona inferior de la parte trasera de la cabeza.

El cuello une la cabeza con el torso y en su interior contiene el esófago, la tráquea, la laringe, la tiroides y la paratiroides. En su estructura, es la región cervical de la columna vertebral y está conformada por 7 vértebras, de las cuales la primera se llama atlas y la segunda, axis.

Los músculos de la cabeza permiten al rostro expresar diversos estados emocionales y realizar funciones elementales como abrir la boca para alimentarse y cerrar los ojos para dormir.

Torso o tronco

Es la región central del cuerpo de la que proceden los brazos, las piernas y el cuello; se constituye básicamente por el tórax y el abdomen. El primero corresponde al pecho de una persona y contiene las costillas que a su vez protegen los pulmones y el corazón. Consiste en 12 vértebras torácicas, 12 pares de costillas y el esternón. El abdomen se encuentra en la zona inferior del torso por delante de la pelvis. La región dentro del abdomen es la cavidad abdominal.

El hueso más largo del cuerpo humano es el fémur.

La columna vertebral es la estructura que sustenta el tronco y supone una base elemental para su vida al cumplir con las tareas de proteger la médula espinal y contener la médula ósea. Se compone de 32-35 vértebras. Los varones tienen una columna más larga que las mujeres: son unos 70 centímetros en contraste con los 60 centímetros femeninos.

En el torso se concentran importantes órganos: los reproductores, algunos excretores como los riñones, el hígado, el bazo, los intestinos, el estómago, etcétera.

Brazos y manos

Corresponden a las extremidades del cuerpo. Los brazos constan de 3 huesos largos: húmero, radio y cúbito, mientras que las piernas tienen la tibia, el peroné y el fémur como huesos largos. Son partes sin las cuales una persona puede sobrevivir, pero su falta dificulta el desplazamiento.

Como curiosidad, el hueso más largo del cuerpo humano es el fémur.

Piernas y pies

Son los extremos de brazos y piernas, cuyos dedos están protegidos por uñas. Se ven pequeños, pero solo el pie y el tobillo se componen de 26 huesos diferentes, mientras que las manos cuentan con 27.

En definitiva, la estructura del cuerpo humano no tiene igual en ninguna otra especie de animal, y es mucho más compleja de lo que parece.