Almendro

Prunus dulcis

Información y características

El almendro es el árbol que produce las almendras y es, por tanto, una especie de importante valor comercial y cultural. Está emparentado con los árboles de melocotón,  cereza y ciruela y con las rosas; en algunas regiones es más apreciado por sus bellas flores.

Orden: Rosales
Familia: Rosaceae
Género: Prunus

Descripción

El árbol donde crecen las almendras es una especie arbustiva de hojas caducas, cuya altura es de 4 a 10 metros y de hasta 30 centímetros de diámetro del tronco, así que se trata de un árbol mediano. A partir de las ramas delgadas crecen hojas lanceoladas con márgenes ligeramente dentados, de 7.6 a 12.7 centímetros de longitud y unos 4-5 centímetros de ancho.

Las flores son blancas o rosadas y crecen de forma unitaria o en pares. Miden 3-5 centímetros de diámetro y cada una posee 5 pétalos. Por otra parte, los frutos redondos semejan pequeños duraznos verdes, pero en su interior guardan 1 o 2 semillas cubiertas por una cáscara. Los frutos miden alrededor de 3.5-6 centímetros de longitud.

Distribución

Esta planta es nativa del suroeste asiático, específicamente de una región del este del Medio Oriente, hacia el río Indo, caracterizada por un clima mediterráneo. Con el tiempo se extendió hasta el norte de África y el sur de Europa y más tarde “cruzó” fronteras marítimas y llegó hasta América. En la actualidad es un árbol que puede crecer en muchas partes del mundo pero curiosamente California, un estado norteamericano de donde el almendro no es nativo, es ahora el mayor productor mundial de almendras, mientras que la zona mediterránea le sigue los pasos muy de cerca.

La historia del cultivo del almendro es casi tan larga como la historia de la civilización humana. Desde el siglo X a. C. China ya conocía el árbol y en el siglo V a. C. los griegos lo valoraban sobre todo por la propiedad para prevenir la intoxicación. Los faraones del Antiguo Egipto eran obsequiados con panes que tenían almendras, los romanes las arrojaban sobre los recién casados e incluso en la Biblia se les menciona como símbolo de esperanza.

Almendro - Prunus dulcis

Reproducción y variedades

Esta especie es monoica, a saber, posee flores masculinas y femeninas en la misma planta. El problema es que la mayoría de los almendros no son compatibles entre sí (son autoestériles), por lo que es importante que existan otros árboles cerca para que se logre la polinización y fecundación, y así los frutos se desarrollen.

La polinización natural es favorecida por acción de abejas y otros insectos, y unos 7 u 8 meses después de la floración, los frutos maduran. Por lo general estos crecen sobre las ramas laterales. Los almendros cultivados tardan cerca de 3 o 4 años en producir frutos y su mejor período de producción suele ser a los 6-7 años.

Existen 2 variedades principales: una de almendras dulces (Prunus dulcis variedad dulcis), y otra de almendras amargas (Prunus dulcis variedad amara), siendo las primeras las preferidas por su sabor agradable y sus múltiples usos. La variedad amarga es, como puedes suponer, de amargo sabor y de efectos negativos si el cianuro que contiene no es eliminado antes de consumirlo. Variedades de cultivo son “Davey”, “Peerless”, “Thompson” y “Carmel”, entre otras.

Usos

Del almendro se utilizan las semillas, que a su vez producen un fino aceite con múltiples utilidades. Hablemos primero de este: es dulce, emoliente y con propiedades laxantes, comúnmente agregado a cremas hidratantes y de otros tipos de la industria cosmética. Con él se elaboran emulsiones para medicamentos, aceites de masaje y varios preparados para la piel. Es un efectivo tratamiento para la piel seca. El aceite amargo es usado en la cocina como aromatizante comercial de alimentos como pasteles, dulces y helados. Al aceite se atribuyen propiedades para tratar cálculos renales y biliares, así como estreñimiento. Algunos estudios indican que combate el colesterol y previene enfermedades cardíacas.

Almendro - Prunus dulcis

Las semillas dulces tienen buen sabor y pueden consumirse tostadas como tentempié. Se les suele añadir a postres y a platillos diversos, y con ellas se elaboran los deliciosos mazapanes. Son muy nutritivas: contienen grasas poliinsaturadas Omega 6 así como aceite Omega 3 y son ricas en manganeso, fósforo, potasio, calcio, vitamina E, tiamina y niacina.

Amenazas y conservación

Los cultivos de almendro son altamente vulnerables a numerosas plagas y enfermedades causadas por hongos y bacterias. Entre estos padecimientos se puede mencionar la roya, la podredumbre marrón, el enrollamiento de hoja, el tumor de cuello, el cancro bacteriano y la hoja plateada. Todo esto afecta el crecimiento, la producción y la supervivencia de la planta, lo que conlleva pérdidas económicas. No obstante, no se le considera una especie en peligro de extinción.