Alimentos Transgénicos.

Los alimentos transgénicos o genéticamente modificados (GM) son, básicamente, alimentos derivados de organismos que fueron modificados en su material genético (ADN) a través de la introducción de un gen de un organismo diferente, algo que nunca podría obtenerse de forma natural por apareamiento y/o recombinación genética.

Se cree que en un futuro no tan distante, la modificación genética podría alterar el contenido nutrimental de lo que consumimos, de manera que se reduzca su potencial alergénico o se mejore la eficiencia de los sistemas productores de alimentos. Para esto, todo alimento GM debe ser evaluado antes de comercializarse en el mercado.

Alimentos químicamente modificados.

Las empresas de giro transgénico se refieren a sí mismas como una manera de crear agricultura sustentable con la meta de satisfacer necesidades actuales y preservar el planeta para el futuro ante una enorme demanda de alimentos. Asimismo, señalan que la calidad de vida de agricultores y consumidores se verá beneficiada con este avance tecnológico.

En documentación publicada por Greenpeace, se dice que actualmente las cosechas transgénicas de todo el mundo representan menos del uno por ciento de la superficie total cultivable.

Ventajas y desventajas de los alimentos transgénicos.

Los GM son vistos, desde algunos puntos de vista, como una gran promesa para poder alimentar a la población mundial en crecimiento. No obstante, el precio por esto podría ser muy caro, pues los riesgos son potencialmente grandes al exponer a todos los ecosistemas a la devastación.

Ventajas.

Entre las ventajas que se exponen de la llamada biotecnología vegetal, se mencionan las siguientes:

– Resistencia de los cultivos ante inclemencias del tiempo, como sequías o salinidad de los suelos.

– Protección contra plagas de insectos, hongos y otros patógenos.

– Disminución de malezas.

– Incremento en la calidad de los alimentos, pues podrían aumentarse nutrientes importantes como proteínas y vitaminas para evitar el hambre y la desnutrición en países subdesarrollados. De hecho, se toma en cuenta como una futura solución al problema de hambruna en África y otras latitudes con altos índices de sequías.

Ventajas y desventajas transgénicos.

Desventajas.

Ahora, la contraparte expone las inquietudes de aprobar en todo el mundo el manejo de los cultivos con esta biotecnología. Se señala qué:

– En la Unión Europea es considerada la peor solución de la historia.

– Existe un riesgo potencial de desarrollar alergias o envenenarse por agroquímicos.

– Es posible la transferencia de genes. Esto se refiere a la posible transferencia de genes modificados de alimentos GM a células humanas que alterarían el funcionamiento del organismo. Estos riesgos no han sido evaluados y se desconoce hasta qué nivel podrían llegar a afectar.

– Si esta transferencia de genes también incluyera genes de resistencia a antibióticos, algunos medicamentos dejarían de tener efecto en enfermedades infecciosas, lo que arriesgaría de forma mayúscula la salud de la población mundial.

– No hay que descartar el cruce de cultivos. Es decir, que las plantas genéticamente modificadas se crucen con especies silvestres. Esto violaría la seguridad alimentaria de los países que no aprueban este tipo de prácticas. Una propuesta es que se separen los campos de cultivo para evitar estas situaciones.

– Estudios no aprueban sus resultados. La revista científica Food and Chemical Toxicology dedicada a estudios de toxicología, publicó los resultados de una prueba realizada a ratas, donde tras dos años de ser alimentadas con productos transgénicos, mostraron debilidad hepática y susceptibilidad a tumores.

Lo que opina la OMS y la FAO de los transgénicos.

Según publicaciones en la página oficial del la Organización Mundial de la Salud, esta junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), ya han evaluado los protocolos para las pruebas de alimentos GM y hasta el momento ningún aspecto es considerado de riesgo para la salud.

No obstante, se respeta la decisión de cada nación para aprobar la comercialización de esta práctica tecnológica. Las autoridades nacionales pueden exigir una prueba de evaluación de riesgos por medio de las directrices del Codex Alimentarius.

Con relación a la posible transferencia de genes de resistencia a antibióticos, la OMS afirma que la probabilidad de que esto suceda es muy baja, pero recomienda el uso de biotecnología más segura que no involucre el bloqueo al efecto de los antibióticos.

¿Cuáles son las consecuencias de los alimentos transgénicos?

Detrás de la modificación genética, existen efectos inesperados y riesgos potenciales que hasta el momento nadie ha podido determinar de manera certera si podrían desarrollarse tras un continuo consumo o incluso poco tiempo de consumo.

Riesgos de los alimentos transgénicos.

La Universidad de Harvard explica con un ejemplo: el arroz ha sido modificado con el fin de reducir concentraciones de la proteína glutelina. Esta disminución se relacionó con un aumento de polainas, compuestos que podrían afectar la calidad nutricional del arroz generando alergias en quienes lo consumen.

Esta misma casa de estudios señala que los alimentos transgénicos dañan la biodiversidad, pues se promueve el uso de pesticidas demasiado tóxicos para muchos animales, además de que la introducción de genes y organismos creados por el hombre, afectaría la convivencia ecológica con especies naturales.

Un estudio diferente realizado por La Academia Nacional de Ciencias de EE.UU, concluye que las plantas GM son muy similares a otras plantas naturales y que no existe prueba real de que tengan un impacto negativo en la salud de las personas. No tuvieron problema alguno al asegurar que los transgénicos son igual de sanos que el resto de alimentos.

Esto podría tener dos caras. Si hablamos de la calidad nutricional de los alimentos comercializados en la actualidad, también existen muchas dudas y puntos a debatir. No sabemos si se refieren a que los transgénicos no son peores de lo que comemos hoy en día, o en verdad pueden ser igual de nutritivos que un maíz o un arroz no expuestos a este proceso.

Retomando los análisis planteados por La Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, tampoco encuentran discusión en tema de ecología, pues plantean que no se reduce la diversidad vegetal o de poblaciones de insectos en los campos. Pero en donde sí se hallaron impactos preocupantes fue en la agricultura, pues sus informes revelaron que hay ciertos tipos de insectos que ya evolucionaron para resistir los nuevos pesticidas. Esto mismo se ha visto con algunos tipos de malezas que se fortalecieron ante sustancias herbicidas.

¿Qué es Monsanto?

Monsanto fue fundada en St. Louis, Missouri por John Francis Queeny y es una de las compañías más controvertidas de los últimos tiempos. Es el mayor productor de semillas transgénicas en el mundo y vende herbicidas como Roundup, popular para controlar las malezas en los cultivos.

Monsanto. Riesgos a la salud.

Como se mencionó anteriormente, algunos científicos confirman que los transgénicos son igual de sanos que el resto de los alimentos, pero otro porcentaje de especialistas habla sobre el temor de que el consumo de estos productos provoque una serie de reacciones negativas en el organismo humano, pudiendo ser desde alergias, hasta graves problemas intestinales o tumores cancerígenos.

Numerosas protestas alrededor del mundo se han suscitado como manera de evitar que más empresas aprueben operaciones de Monsanto en sus plantas agrícolas.

Los principales mercados de Monsanto son Estados Unidos, Brasil, Argentina y Canadá, pero otros países también cuentan con menores alianzas. Como muestra de ello, gran porcentaje del maíz, soya, canola y algodón que se consume y utiliza en Norteamérica, es transgénica.

La decisión por consumir alimentos transgénicos no es sencilla. Existe una frase emitida por Venkatraman Ramakrishnan, premio Nobel de Química de 2009 que consume transgénicos asegurando que no ha tenido ningún problema de salud: “La resistencia a los transgénicos proviene de gente que no ha conocido el hambre”, declaró.

La contraparte, es que países desarrollados como Alemania, Grecia, Italia, Holanda, Bulgaria, entre otras naciones que forman parte de la Unión Europea, rechazan de manera contundente a los organismos genéticamente modificados. No obstante, Alemania les ha abierto sus puertas meramente para la investigación.

Como parte de la polémica que nos compete a todos, organizaciones medioambientales han propuesto una solución para quienes no deseen incorporar esta alimentación a su estilo de vida. Se sugiere que en cada producto con componentes modificados, se pueda leer una leyenda informativa que especifique su origen transgénico. Dicho aviso deberá exigirse como requisito antes de ser comercializado y así la población mundial sabrá lo que está consumiendo.

 

 

Fuentes

https://chge.hsph.harvard.edu/genetically-modified-foods

http://www.who.int/topics/food_genetically_modified/en/

http://www.who.int/foodsafety/areas_work/food-technology/faq-genetically-modified-food/en/

http://learn.genetics.utah.edu/content/science/gmfoods/

http://olca.cl/articulo/nota.php?id=105757

https://elpais.com/elpais/2016/05/17/ciencia/1463506219_758061.html