Género Gossypium

Cada año, se fabrican millones de prendas de vestir, ropa de cama y otros productos con fibras de algodón, que se obtienen de plantas del género Gossypium, coloquialmente llamadas plantas de algodón o algodoneros. Este gran grupo alberga varias especies, pero las más importantes, aquellas de las que se obtienen las fibras utilizadas en la industria textil, son Gossypium arboreum, Gossypium herbaceum, Gossypium hirsutum y Gossypium barbadense.

De todas ellas, G. hirsutum es la especie que domina poco más del 90 por ciento de la producción mundial de algodón.

Orden: Malvales

Familia: Malvaceae

Género: Gossypium

Descripción

Las plantas de algodón son especies perennes herbáceas, arbustos, subarbustos o árboles pequeños. Las cultivadas generalmente se mantienen como plantas anuales (de ciclo biológico con duración de  año) a fin de evitar o controlar las plagas. Las características botánicas varían según la especie.

Las especies de cultivo miden alrededor de 1 o 2 metros de altura, con una raíz vertical de la que brotan muchas ramas. Tienen anchas hojas de 3 a 7 lóbulos y flores características de las malváceas: con 3 brácteas y pétalos delgados de color amarillo, blanco, e incluso azul y violeta. En algunas especies, como G. herbaceum, las hojas están salpicadas con oscuras glándulas aceitosas.

El fruto de las plantas es una cápsula que en su interior contiene semillas. Cuando el fruto se abre, las semillas aparecen rodeadas por pelos o fibras de color blanco o de un sutil beige; los largos se hilan y los cortos sirven para hacer felpa. G. arboreum y G. hirsutum producen fibras cortas, por lo que representan un bajo porcentaje de la producción mundial. En realidad, las fibras son restos de las paredes abundantes en celulosa que anteriormente rodeaban las células ciliadas gigantes en la superficie de las semillas.

Algodonero - Género Gossypium.

Campo de algodón.

Distribución

El género Gossypium pudo haberse originado a partir de un ancestro (que ahora no existe) en África Central. Se estima que dicho origen data de hace aproximadamente 5-10 millones de años atrás, y su cultivo se remonta a hace unos 7,000 años. Se ha encontrado evidencias de hilos de algodón en la aldea Mehrgarh, datados de la época del Neolítico. También se ha registrado evidencias de su cultivo en el valle del Indo. En el Nuevo Mundo, tejidos antiguos se hallaron cerca de Tehuacán, México, y datan del 5800-3600 a. C.

Tejidos antiguos de algodón se hallaron cerca de Tehuacán, México, y datan del 5800-3600 a. C.

Se acepta que la domesticación de las plantas sucedió en torno al 4500 a. C. Gossypium herbaceum, propia del sur de África y de la Península Arábiga, se introdujo en China y Egipto desde India en torno al año 500 a. C. y en 1774 en Estados Unidos. Gossypium arboreum se distribuye en Asia y África, G. barbadense es nativa de la Sudamérica tropical y Gossypium hirsutum se encuentra en Centroamérica, México, la región del Caribe y el sur de Florida (Estados Unidos).

En la actualidad, las especies se dividen en nativas del Nuevo Mundo y nativas del Viejo Mundo, y se distribuyen en las zonas áridas a semiáridas de las regiones tropicales y subtropicales. No obstante, algunas subespecies y variedades se adaptaron a lugares templados fuera de los trópicos, como Australia. Las plantas de algodón son propias de climas cálidos, pero necesitan buen suministro de agua para tener una buena producción.

Reproducción y variedades

Son especies que suelen propagarse por semillas. Las flores son polinizadas por insectos como los abejorros y las abejas, y pueden autofecundarse. Prefieren crecer en suelos profundos, permeables y ricos en materia orgánica, no arenosos ni calcáreos. Los requerimientos del cultivo dependen de la especie, la subespecie o la variedad.

Variedades importantes de G. hirsutum son “Carolina Queen”, “Cocker 410” y “108F”. De G. barbadense destacan “Ashmuni” y “Menufi”.

Usos del algodón.

Hilos de algodón.

Usos

El cultivo de las plantas de algodón es primordialmente por sus fibras, que hiladas, constituyen una de las fibras textiles más importantes del mundo. Se trata de uno de los cultivos agrícolas más rentables, pues supone bajos costos de producción y comercio extenso. Asimismo, las plantas son abundantes. En resumen, las fibras pueden tejerse en una gran variedad de telas, desde ligeras como la gasa hasta pesadas como la lona, y aceptar muchos tipos de tintes. Las prendas de vestir de algodón suelen ser suaves, frescas y cómodas, y en general, los productos hechos con la tela son resistentes y durables. Las fibras también tienen usos en la fabricación de películas fotográficas y de rayos X, así como en la de explosivos.

Por otra parte, tienen algunos usos medicinales. La hierba es ácida y un poco astringente, con efectos antibacterianos y antivíricos. El aceite de las semillas contiene gosipol, que estimula el útero, provoca contracciones e inhibe la formación de esperma. No se recomienda el consumo del aceite de las semillas, a menos que se elimine el gosipol. Las hojas se han usado para tratar gastroenteritis, aftas, quemaduras y llagas.

Los cultivos son susceptibles a plagas como el coralillo, el gusano cuerudo y el gusano alambre.

Amenazas y conservación

Los algodoneros no se encuentran en peligro de extinción ni globalmente amenazados, pero los cultivos comerciales son susceptibles a enfermedades y plagas como el coralillo, el gusano cuerudo y el gusano alambre, que atacan desde el suelo. El gorgojo del algodón (Anthonomus grandis) afecta los brotes y las flores al alimentarse de ellos, y el pulgón Aphis gossypii, en tanto se nutre de la savia, afecta el follaje y puede producir la muerte prematura de la planta.