Águila calva

Haliaeetus leucocephalus

Información y características

Este majestuoso animal es el ave nacional de Estados Unidos y símbolo de la libertad para muchos de sus ciudadanos; por eso, se le conoce también como águila americana. Es la segunda ave más grande de América del Norte, por detrás del cóndor californiano. Es muy popular y su imagen ha aparecido en numerosas películas, carteles y libros relacionados con la cultura americana.

Descripción del águila calva

Su nombre proviene de la particularidad de la cabeza, que está cubierta con plumas blancas. Ambos sexos son idénticos en el color de su plumaje marrón en la parte central del cuerpo, y blanco en la cola y la cabeza mientras que el águila calva joven se caracteriza por su morfología emplumada de color enteramente marrón. El pico es grande y de un tono amarillo al igual que las patas y el iris de los ojos.

También te puede interesar… Lechuza

Posee una cola redondeada y largas alas. En comparación con otras aves, el águila calva hembra es significativamente más grande que el macho. En líneas generales la envergadura de este animal se encuentra entre los 1.8 centímetros y los 2.3 metros, con un peso de entre 3 y 6.3 kilogramos.

A menudo el águila calva joven puede ser confundida con el águila real debido a la semejanza del color de sus plumas. No es sino hasta los 4 o 5 años de edad que alcanza la madurez sexual y sus plumas blancas salen a relucir.

Águila calva-Haliaeetus leucocephalus

Distribución y hábitat del águila calva

Se le encuentra en América del Norte en las regiones que abarcan los países de Alaska, Canadá, Estados Unidos y el norte del territorio mexicano. En casos excepcionales se han avistado algunos ejemplares en las Bermudas, Belice, Puerto Rico, Irlanda y las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Reside cerca de los lagos, ríos, costas, tundras y praderas húmedas así como en bosques y montañas. Escoge zonas que tengan alimento disponible y árboles de gran altura pero eso sí, evita cualquier lugar que tenga indicios de actividad humana o sea cercano a grandes ciudades.

Comportamiento del águila calva

Esta ave rapaz es diurna y solitaria pero ocasionalmente se une a otras en período de anidación y por consiguiente, se forman grupos de hasta 400 aves. Los hábitos de migración, por otra parte, varían en relación con la zona en donde viven.  Las águilas calvas de Canadá viajan al sur de los Estados Unidos en el invierno y en cambio, las aves que habitan Yellowstone sólo migran en su propio territorio. Utilizan para situarse puntos de referencia como ríos y sierras.

Excepcional al vuelo, se eleva sobre corrientes térmicas y alcanza una velocidad de 50 a 70 kilómetros por hora.

Alimentación del águila calva

Se le llegado a considerar brusca y oportunista. En efecto, acostumbra quitar la comida a otros animales, pero así es su naturaleza. Es un ave carnívora cuya dieta se compone primordialmente de peces como la trucha, las anguilas, el bagre, el salmón, el bacalao y la caballa. Para capturarlos no se sumerge, sino que se posa cerca de la superficie del agua y los atrapa con sus fuertes garras.

También consume aves y mamíferos pequeños como garzas, gansos, ardillas y ratones, y en el invierno cambia su alimento usual por carroña de animales grandes.

Águila calva-Haliaeetus leucocephalus

Reproducción del águila calva

Se sabe que es monógamo, por lo que se aparea con una sola pareja por el resto de su vida en tanto ésta no muera o desaparezca; si es así, buscará nueva compañía.

Para cortejar a la hembra, el macho utiliza su majestuoso vuelo para atraerla. Hace volteretas, persecuciones y demás maniobras hasta que logra unirse con ella. Generalmente el macho y la hembra construyen juntos su nido y la hembra pone 1-3 huevos que se incuban durante unos 35 días; sin embargo, el período de incubación es mucho más corto en las águilas calvas del norte. Después de la eclosión la cría permanece con sus padres entre 8 y 18 semanas.

Amenazas del águila calva

En vista de su baja fecundidad y otras amenazas como la caza, la pérdida de su hábitat y el envenenamiento con plaguicidas, la población de águilas calvas disminuyó drásticamente y estuvo a punto de extinguirse en la segunda mitad del siglo XX.

Actualmente está clasificada como de “Preocupación Menor” (Least Concern) en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.